SE­RIES

Que Pasa - - GUÍA -

Una Nue­va York su­cia y de­ca­den­te, don­de Ti­mes Squa­re es un pu­dri­de­ro ati­bo­rra­do de pros­ti­tu­tas, pro­xe­ne­tas y sue­ños ro­tos es la car­ne de The Deu­ce, la nue­va se­rie de Da­vid Si­mon ( The Wi­re) y Geor­ge Pe­le­ca­nos. Es­ta cró­ni­ca del au­ge de la in­dus­tria del porno en los años 70 es una his­to­ria que ocu­rre en las ca­lles, don­de el se­xo y la vio­len­cia van inevi­ta­ble­men­te de la mano. The Deu­ce tie­ne al­go de ese rit­mo fre­né­ti­co de Es­cán­da­lo ame­ri­cano, de Da­vid O. Rus­sell, o bien po­dría ser la pre­cue­la de Boo­gie Nights de Paul Tho­mas An­der­son, en que Mark Wahl­berg era una es­tre­lla del porno en la otra cos­ta, en Ca­li­for­nia. Pe­ro tam­po­co cae —al me­nos en su pri­mer ca­pí­tu­lo, dis­po­ni­ble en HBO Go, a la es­pe­ra de su de­but, el 17 de sep­tiem­bre— en esa tram­pa na­rra­ti­va que con­vier­te a es­te ti­po de pro­duc­cio­nes de épo­ca en un Wur­lit­zer de can­cio­nes y gran­des éxi­tos. The Deu­ce es una se­rie ci­né­fi­la, que tri­bu­ta — Mon­do Tras­ho, de John Wa­ters, y El con­for­mis­ta, de Ber­to­luc­ci, com­par­ten car­te­le­ra en la Nue­va York de ese en­ton­ces— y res­pi­ra ci­ne, un re­la­to co­ral cons­trui­do con mu­chas his­to­rias, don­de to­das —lo que no siem­pre ocu­rre— nos im­por­tan. Una es la de Ja­mes Fran­co, —un tan­to in­so­por­ta­ble en su hips­te­ris­mo del úl­ti­mo tiem­po— que aquí re­sul­ta per­fec­ta­men­te so­por­ta­ble en su pa­pel de Vin­cent Mar­tino, un bar­man que en un solo epi­so­dio de­ja a su es­po­sa, re­nun­cia a un tra­ba­jo en Brooklyn y sal­va de la quie­bra a un res­tau­ran­te co­reano en Man­hat­tan. Su es­tra­te­gia es sim­ple y con­tun­den­te: lo con­vier­te en una suer­te de ca­fé con pier­nas o, pa­ra ser más pre­ci­sos, en un bar con pier­nas, mien­tras de­be li­diar con los pro­ble­mas de su her­mano me­lli­zo, adic­to al jue­go y en­deu­da­do con me­dia Nue­va York. Su con­tra­par­te es Candy, in­ter­pre­ta­da por la gran Mag­gie Gy­llen­haal, una pros­ti­tu­ta que tra­ba­ja por su cuen­ta, sin ren­dir­le cuen­tas a na­die. Candy es una pro­fe­sio­nal, sa­be que es­to es un tra­ba­jo, pe­ro has­ta pue­de ser tier­na con un clien­te que es ca­si un ni­ño un po­co ma­yor que su hi­jo, que vi­ve jun­to a su abue­la. Candy no se que­ja, pe­ro in­tui­mos su do­lor y un gran per­so­na­je por ve­nir. Los des­ti­nos de Vin­cent y Candy se cru­za­rán con las vi­das al lí­mi­te de per­so­na­jes tan opues­tos co­mo un chu­lo ines­cru­pu­lo­so y ex­plo­ta­dor (Gary Carr) y una gua­pa y cán­di­da es­tu­dian­te (Mar­ga­ri­ta Le­vie­va) de Li­te­ra­tu­ra de NYU que es de­te­ni­da por com­prar dro­gas. The Deu­ce es am­bi­cio­sa, pro­me­te con­ver­tir­se en uno de los me­jo­res es­tre­nos del año y tie­ne la fór­mu­la ideal pa­ra des­in­to­xi­car­nos de tan­tos dra­go­nes y se­xo de ma­ti­né. Aquí no hay fan­ta­sía po­si­ble: só­lo un gol­pe de reali­dad, du­ro, in­có­mo­do y di­rec­to al co­ra­zón.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.