¿QUÉ OCU­RRE EN LA CA­BE­ZA DE VIDAL?

Por Ja­vier Ro­drí­guez

Que Pasa - - SUMARIO -

– Ter­mi­né ado­lo­ri­do, pe­ro na­da, que­da po­co, ya me voy a re­ti­rar. Las pa­la­bras de Ar­tu­ro Vidal, en la zo­na mix­ta del Es­ta­dio Her­nan­do Siles de La Paz, don­de Chi­le, lue­go de 17 años, vol­vió a per­der pun­tos con­tra la dé­bil se­lec­ción bo­li­via­na ( lo di­cen los nú­me­ros: ocu­pan el pe­núl­ti­mo lu­gar de la ta­bla con 13 pun­tos, que se­rían 17 sin el cas­ti­go de la FIFA), po­dían atri­buir­se a la ca­len­tu­ra del mo­men­to. El me­dio­cam­pis­ta sa­lió en los úl­ti­mos mi­nu­tos, ado­lo­ri­do, y cuan­do ter­mi­nó el par­ti­do de­jó la can­cha llo­ran­do. La im­po­ten­cia era evi­den­te. Pe­ro lue­go vino es­to: “Per­dón Chi­le por es­tas 2 de­rro­tas!!! De­ja­mos to­do en el campo pe­ro no se pu­do. Se­gui­re­mos pe­lean­do!!! 2 par­ti­dos y el Mun­dial me que­dan, gra­cias por tan­to ca­ri­ño en to­dos es­tos años!!!”. Una pu­bli­ca­ción en la cuen­ta de Ins­ta­gram del ju­ga­dor que, sin du­da, sue­na a des­pe­di­da. ¿ Ha­brá si­do una de­ci­sión que el me­jor ju­ga­dor en la his­to­ria del país me­di­tó en Mu­nich an­tes de ve­nir o que apu­ró en Chi­le, lue­go del es­cán­da­lo en el ca­sino Mon­ti­ce­llo, aún no acla­ra­do? Se han he­cho va­rias in­ter­pre­ta­cio­nes de ese men­sa­je: que Vidal les habla di­rec­ta­men­te a Juan An­to­nio Piz­zi y a la pren­sa, que quie­re car­ta blan­ca al ve­nir a la se­lec­ción, que siem­pre ha res­pon­di­do y lo se­gui­rá ha­cien­do, que hay que es­pe­rar, que si cla­si­fi­ca­mos al Mun- dial el dis­cur­so cam­bia­rá. ¿Qué pa­sa por la ca­be­za de al­guien que, de a po­co, co­mien­za a ama­gar con re­nun­ciar? ¿La bús­que­da de un res­pal­do más fuer­te? ¿Que le pi­dan que no se va­ya? De­cir que Vidal es un ju­ga­dor más sen­si­ble que el res­to no se­ría un des­cu­bri­mien­to. Los ge­nios son dis­tin­tos, sus es­pí­ri­tus más vo­lu­bles que los del res­to. El ju­ga­dor car­ga con la mo­chi­la de cla­si­fi­car a Chi­le al Mun­dial y, por si fue­ra po­co, de ser el lí­der de un país que les pi­de que sean los ada­li­des de la mo­ral y las bue­nas cos­tum­bres y que es in­ca­paz de pe­dír­se­lo a sus re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos. Así, es di­fí­cil que no su­cum­ba. ¿Qué ocu­rre en la ca­be­za de uno de los me­jo­res vo­lan­tes del mun­do cuan­do en un cen­tro de más de 50 me­tros de­ci­de ca­be­cear, a pesar del gri­to de su ar­que­ro, y con­ver­tir un au­to­gol? La si­tua­ción de Vidal re­fle­ja fiel­men­te lo que pa­sa con la ge­ne­ra­ción más ga­na­do­ra en la his­to­ria del fút­bol chi­leno: es­tá per­di­da. Pi­san­do la del­ga­da lí­nea en­tre la evo­lu­ción o el es­tan­ca­mien­to. Y eso se vio cla­ra­men­te en los úl­ti­mos par­ti­dos con­tra Pa­ra­guay y Bo­li­via: fal­ta de chis­pa, ra­bia con­tra un enemi­go co­mún al que aún no po­nen nom­bre — que pro­ba­ble­men­te ter­mi­ne sien­do la pren­sa—, erro­res no for­za­dos que cues­tan pun­tos ( el au­to­gol de Vidal, el pe­nal in­fan­til de Mar­ce­lo Díaz) y, lo más preo­cu­pan­te, una pér­di­da de iden­ti­dad fut­bo­lís­ti­ca: Chi­le ya no es el equi­po que pre­sio­na arri­ba, que pro­vo­ca las equi­vo­ca­cio­nes del ri­val, que se ge­ne­ra múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des de gol. Otra vez, los nú­me­ros, que hoy tan an­gus­tia­dos nos tie­nen: Chi­le no ano­ta des­de el par­ti­do con­tra Aus­tra­lia en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes. Son cua­tro par­ti­dos sin go­les con­ver­ti­dos. De­ma­sia­do pa­ra una se­lec­ción con as­pi­ra­cio­nes ma­yo­res. Lo de Vidal sir­ve pa­ra ana­li­zar el con­tex­to ge­ne­ral. Un equi­po que se en­cuen­tra en el pun­to cla­ve, de de­ci­dir qué pro­po­ner. Se­gui­mos con 11 ti­tu­la­res irrem­pla­za­bles — se su­ma­ron Pedro Pa­blo Her­nán­dez y Pau­lo Díaz, uno de los po­cos plus que le ha da­do Piz­zi a la Ro­ja—, pe­ro no te­ne­mos más. Y los ju­ga­do­res ya no son esos vein­tea­ñe­ros con ham­bre de ir a de­mos­trar, a co­mer­se al ri­val. Hoy la ma­yo­ría jue­ga en Eu­ro­pa, pue­de de­cir que tu­vo una ca­rre­ra exi­to­sa, lle­gan ago­ta­dos por ex­te­nuan­tes tem­po­ra­das con sus clu­bes. No por na­da Ale­xis ha­bló de que “lle­ga el mo­men­to en que te can­sas”. La in­fluen­cia de su fa­lli­do tras­pa­so al Man­ches­ter City fue evi­den­te en es­tos par­ti­dos. El en­tre­na­dor de­be sa­ber adap­tar­se a eso y, tal co­mo hi­zo Sam­pao­li —an­tes de que em­pe­za­ra con la can­ti­ne­la del rehén y qui­sie­ra es­ca­par esos me­ses pre­vios a que se des­cu­brie­ran sus

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.