HAM­BRE DE PO­DER

Por Da­niel Gó­mez Yia­na­tos

Que Pasa - - SUMARIO - Por Da­niel Gó­mez Yia­na­tos Director de Co­mu­ni­ca­cio­nes de Gru­po Et­che­berry

En The Foun­der, re­cién es­tre­na­da en Net­flix, se cuen­ta la his­to­ria de có­mo Ray Kroc se adue­ñó de la mar­ca, la fór­mu­la y el ne­go­cio de los her­ma­nos McDo­nald. Aquí, en Chi­le, un país don­de pe­li­gro­sa­men­te ca­da vez se ha­ce más no­to­rio el cul­to a la pi­lle­ría, el per­so­na­je de Mi­chael Kea­ton, cu­ya in­ter­pre­ta­ción con­fir­ma el es­ta­tus ac­to­ral que al­can­zó con Bird­man, nos pue­de in­ter­pe­lar en lo más pro­fun­do. Ray Kroc di­jo al­gu­na vez que su ape­lli­do so­na­ba co­mo el croar de una ra­na y que hu­bie­se si­do im­po­si­ble usar­lo co­mo el nom­bre de un res­to­rán que co­pia­ra el mo­de­lo del pri­mer McDo­nald´s, ubi­ca­do en San Ber­nar­dino, Ca­li­for­nia. En The Foun­der, re­cién es­tre­na­da en Net­flix, se cuen­ta la his­to­ria de có­mo Kroc se adue­ñó de la mar­ca, la fór­mu­la y el ne­go­cio de los inocen­tes her­ma­nos McDo­nald, quie­nes, des­pués de pro­bar suer­te en la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to en Holly­wood, de­ci­die­ron, a co­mien­zos de los 50, rom­per con el es­que­ma de los po­pu­la­res dri­ve-in y ju­gár­se­la por la co­mi­da rá­pi­da solicitada al me­són. En una can­cha de tenis y ra­yan­do con ti­za, di­bu­ja­ron el cir­cui­to pa­ra pre­pa­rar, efi­cien­te y sa­bro­sa­men­te, el pri­mer com­bo de McDo­nald´s. Lue­go apa­re­ce­ría Kroc (Mi- chael Kea­ton), pa­ra pro­po­ner­les un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial vía fran­qui­cias. Y así se ter­mi­na­ría que­dan­do con to­do. Pro­ba­ble­men­te, des­de The So­cial Net­work, la ma­gis­tral cin­ta de Da­vid Fin­cher y Aa­ron Sor­kin so­bre el ori­gen de Fa­ce­book, no apa­re­cía una pe­lí­cu­la tan des­pia­da­da so­bre la éti­ca que sue­le acom­pa­ñar al des­pe­gue de los gran­des ne­go­cios. Kroc fue el que vio en los ar­cos do­ra­dos el te­cho de un nue­vo tem­plo, tan sim­bó­li­cos co­mo las cru­ces de las catedrales. No­tó que McDo­nald´s po­dría con­ver­tir­se en un si­nó­ni­mo de EE.UU., in­vo­can­do la per­sis­ten­cia, la su­pera­ción y la unión de la fa­mi­lia. Pe­ro él no era el fundador, sino un ti­po con una exis­ten­cia as­pi­ra­cio­nal en Illi­nois que lle­na­ba su vi­da con em­pren­di­mien­tos de cor­ta du­ra­ción y que, por me­ra cu­rio­si­dad, cru­zó la Ru­ta 66 pa­ra co­no­cer el lo­cal de los McDo­nald. “Los con­tra­tos son co­mo los co­ra­zo­nes: na­cen pa­ra rom­per­se”, di­ce en una de sus tan­tas dis­cu­sio­nes con los her­ma­nos. El director John Lee Han­cock, con ha­bi­li­dad, ubi­ca al es­pec­ta­dor en un lu­gar neu­tral y qui­zás no sean po­cos quie­nes, en su fue­ro ín­ti­mo, ter­mi­nen sim­pa­ti­zan­do con Kroc. Qui­zás ahí es­tá la ma­yor gra­cia de la cin­ta: nos ubi­ca en el mis­mo tran­ce de los pro­ta­go­nis­tas, con to­das sus du­das, mie­dos y ex­pec­ta­ti­vas. En Chi­le, el per­so­na­je de Kea­ton nos in­ter­pe­la. La trai­ción es­tá a la or­den del día, tan­to en la po­lí­ti­ca co­mo en el mun­do de los ne­go­cios. Pue­de haber di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes y las con­se­cuen­cias pue­den ser dis­tin­tas. En al­gu­nos ca­sos, se cae de­re­cha­men­te en lo de­lic­tual. Exis­te ham­bre com­par­ti­da dan­do vuel­tas. El per­so­na­je de Kea­ton di­ce: “Na­da es más co­mún que hom­bres in­te­li­gen­tes que fra­ca­san”, y lue­go com­ple­men­ta con: “Com­pe­tir es una gue­rra”. Hoy, cuan­do la sen­si­bi­li­dad mi­llen­nial se ha­ce es­pa­cio in­clu­so den­tro del Fren­te Am­plio, es­tas afir­ma­cio­nes pa­ra­dó­ji­ca­men­te pue­den tum­bar o mo­ti­var por igual. Son los ries­gos del ham­bre por el po­der.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.