Hoy nues­tro rol ha cam­bia­do. Se tra­ta más de ha­cer co­ne­xio­nes, de lle­var ese dis­co

Que Pasa - - CULTURAQP -

exa­mi­na la fie­bre por lo re­tro en la que ca­yó el pop de cam­bio de si­glo. Y, fi­nal­men­te, apa­re­cie­ron Post­punk, el pri­mer libro im­por­tan­te so­bre el gé­ne­ro, y Co­mo un gol­pe de ra­yo, 700 pá­gi­nas so­bre el glam. Rey­nolds no es da­do a la nostalgia: aun­que vi­vió en pri­me­ra per­so­na una épo­ca efer­ves­cen­te de la es­ce­na in­gle­sa ( los ochen­ta y los no­ven­ta), siem­pre mira ha­cia ade­lan­te. Acá, en un ca­fé de Bue­nos Ai­res, se per­mi­te sin em­bar­go ha­cer un po­co de me­mo­ria.

***

—Ha­cia el 2000 te em­pe­zas­te a dar cuen­ta de que la mú­si­ca po­pu­lar ha­bía su­cum­bi­do a una atrac­ción fatal por su pro­pia his­to­ria y es­cri­bis­te el libro Re- tam­bién me lla­mó la aten­ción. Ha­bía, ade­más, mu­cha mú­si­ca que me gus­ta­ba y que se ba­sa­ba en la idea de la me­mo­ria o los fan­tas­mas: Ariel Pink, el se­llo Ghost Box en Gran Bre­ta­ña y mu­chos otros. Pa­re­cía una for­ma muy crea­ti­va y pro­vo­ca­do­ra de in­ter­ac­tuar con el pa­sa­do, y bue­na par­te de ello se ba­sa­ba en la idea del “fu­tu­ro per­di­do”.

—Des­de esa épo­ca, mu­chas ban­das sa­len a to­car dis­cos en­te­ros de su ca­rre­ra. ¿Cuál es tu opi­nión de es­te fe­nó­meno?

—Leí­do en con­jun­to con los otros fe­nó­me­nos con los que lo pu­se en sintonía para Re­tro­ma­nía, me re­sul­ta un po­co cho­can­te. Pe­ro tam­bién es cier­to que vi a Kraft­werk, en Los Ángeles, to­can­do Tran­sEu­ro­pa Express y The Man-Ma­chi­ne en una so­la no­che y fue al­go muy bueno. Son una ban- Lue­go sa­có el dis­co As­tral week Li­ve at the Holly­wood Bowl y para mi fue sa­cri­le­gio. Y, al mis­mo tiem­po, si yo hu­bie­ra es­ta­do en esa ciu­dad en ese mo­men­to, se­gu­ra­men­te hu­bie­ra ido. Es un sen­ti­mien­to pa­ra­do­jal el que me pro­du­ce es­te te­ma. Pe­ro, en el fon­do, yo ten­go una es­pe­cie de im­pe­ra­ti­vo éti­co: pre­fie­ro ver ban­das nue­vas. Si sal­go, co­sa que no ha­go muy fre­cuen­te­men­te, quie­ro ver qué co­sas nue­vas es­tán pa­san­do.

—Aquí, mu­chas ban­das só­lo lle­gan en fes­ti­va­les gran­des, con sets re­du­ci­dos. ¿Có­mo pen­sás esa cues­tión?

—Es al­go eco­nó­mi­co. El cos­to de traer a una ban­da co­mo Ar­ca­de Fi­re a re­co­rrer Ar­gen­ti­na o Chi­le es mu­cho más al­to que in­cluir­la en un fes­ti­val y que ven­gan por un par de ho­ras y se va­yan. Tam­bién los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.