MÚ­SI­CA

Que Pasa - - GUÍAQP -

Con su pri­mer dis­co ho­mó­ni­mo pa­re­cía que Alv­vays es­ta­ba su­bién­do­se tar­de a una ola que Best Coast ya ha­bía mon­ta­do con mu­cha des­tre­za só­lo un par de años antes: la del jan­gle pop se­sen­te­ro (ese que cul­ti­va­ban los Byrds) y la dis­tor­sión del pop ochen­te­ro, co­mo The Je­sus and Mary Chain. No ha­bía na­da nue­vo en los po­bres Alv­vays, con su pop de gui­ta­rras dis­tor­sio­na­das y una voz fe­me­ni­na muy sua­ve. Sin em­bar­go, la ca­li­dad de las com­po­si­cio­nes se im­pu­so. Molly Ran­kin, su vo­ca­lis­ta, gui­ta­rris­ta y compositora, crea me­lo­días pe­ga­jo­sas y a la vez es con­ci­sa; na­da so­bra en la es­truc­tu­ra de sus can­cio­nes, así que to­dos ol­vi­da­mos que ya ha­bía mu­chas ban­das co­mo esa y en­ten­de­mos por qué Alv­vays pasó los úl­ti­mos tres años to­can­do en gran­des es­ce­na­rios co­mo Glas­ton­bury y Coa­che­lla, ade­más de com­po­ner An­ti­so­cia­li­tes, su se­gun­do dis­co, que aca­ban de lan­zar ha­ce unos días. En él, Alv­vays nos ofre­ce al­go pa­re­ci­do, pe­ro no igual. Te­ne­mos lo que ya nos gus­ta­ba: can­cio­nes tris­tes y ale­gres a la vez, co­mo un me­lan­có­li­co y ra­dian­te día de sol; las re­fe­ren­cias a la pla­ya y el mar, y las par­ti­cu­la­res y pe­ga­jo­sas me­lo­días vo­ca­les de Ran­kin (un se­llo), pe­ro tam­bién te­ne­mos la am­plia­ción de su so­ni­do y de re­fe­ren­tes, lo que puede no­tar­se es­pe­cial­men­te en que aho­ra sue­nan mu­cho más lim­pios, y tam­bién en los rit­mos. Ese con­tras­te es par­ti­cu­lar­men­te in­tere­san­te y bo­ni­to: el de la voz de Ran­kin, sua­ve co­mo para me­cer una cu­na, in­di­fe­ren­te a la ra­pi­dez y ener­gía con la que aho­ra co­rren el ba­jo y la ba­te­ría, co­sa que no pa­sa­ba en su pri­mer dis­co. Es­ta vez po­de­mos en­con­trar­nos con can­cio­nes co­mo “Plim­soll Punks”, mu­cho más punk (pe­ro aún pop: la mú­si­ca y la le­tra son una cla­ra re­fe­ren­cia a “Part Ti­me Punks” de Te­le­vi­sion Per­so­na­li­ties) o “Your Ty­pe”, que con sus gui­ta­rras y me­lo­día vo­cal —ve­ni­das del country y pa­sa­das por fil­tros— es qui­zás el mejor ejem­plo de lo que está ha­cien­do Alv­vays aho­ra: una sín­te­sis. Es­te se­gun­do dis­co de Alv­vays lo tie­ne to­do: rit­mo, dra­ma, ale­gría, es­truc­tu­ras re­co­no­ci­bles y ta­len­to vo­cal. ¿Qué más se le po­dría pe­dir al pop?[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.