GAS­TRO­NO­MÍA

Que Pasa - - GUÍA -

Su nom­bre alu­de a la du­na más gran­de de La­ti­noa­mé­ri­ca, ubi­ca­da en el co­ra­zón de Ata­ca­ma y cu­yos due­ños, aman­tes de las mo­tos, ven ca­da ve­rano co­mo ob­je­to de de­seo. Tras su­bir­la — o no—, sue­len pa­sar a la cos­te­ra Bahía In­gle­sa. Fue ha­ce un par de años, tras go­zar de su pe­cu­liar co­ci­na de sal­tea­dos, fri­tu­ras, sal­sas pe­rua­nas y orien­ta­les de si­tios co­mo El Pla­teo, que de­ci­die­ron emu­lar ese gus­to en La Dehe­sa. Otro desafío, qui­zá tan­to o más com­ple­jo que su­bir más de me­dio ki­ló­me­tro de are­na en dos rue­das, es que no ha si­do fá­cil cre­cer don­de se ins­ta­ló Me­da­no­so Roof­top con es­ta am­plia te­rra­za te­cha­da: un cen­tro co­mer­cial ( Pa­tio La Dehe­sa) de re­cien­te cons­truc­ción, don­de al me­nos un par de co­me­do­res ya ce­rra­ron sus puer­tas al po­co an­dar. Cer­ca y en otros mi­ni­malls las co­sas no an­dan me­jor. Al­go que, de al­gún mo­do, apor­ta mé­ri­to a una pro­pues­ta sus­ten­ta­da an­te to­do en la co­mo­di­dad. Es­pa­cios ba­jo te­cho, al ai­re li­bre; una gran me­sa pa­ra com­par­tir, si­llas al­tas, ba­jas, si­llo­nes que pue­den ser po­co ap­tos pa­ra co­mer, pe­ro ex­ce­len­tes si se quie­re de­par­tir con un tra­go en la mano. To­do se su­ma a pla­tos de por­cio­nes abun­dan­tes, buen pro­duc­to y, por lo ge­ne­ral, ron­dan­do sa­bo­res re­co­no­ci­bles. Por ejem­plo, en el Ce­bi­che de la ca­sa ($ 10.900), de bue­nos cu­bos de pes­ca­do, co­las de ca­ma­ro­nes, pul­po y, an­te to­do, con sa­zón fres­ca y co­me­di­da en pi­co­res. O un Fi­le­te asal­ta­do ($ 11.900), don­de pe­se a exa­ge­rar un po­co con la me­di­da de los tro­zos de car­ne, se tra­ta de un cor­te blan­dí­si­mo y dúc­til pa­ra una sal­sa de car­ne sa­bro­sa y bien ma­ti­za­da por to­ma­tes, ce­bo­lla y pa­pas fri­tas he­chas a la mi­nu­ta. La lis­ta es lar­ga en pla­tos, una sec­ción de sánd­wi­ches con in­gre­dien­tes a elec­ción, en­sa­la­das, apar­te de se­lec­cio­nes es­pe­cí­fi­cas que cam­bian a dia­rio, don­de pri­ma la in­ven­ti­va del chef ($ 14.900) y que pue­den re­sul­tar o no, co­mo cuan­do pre­sen­tó dos gran­des cor­tes de atún, pe­ro con una sal­sa de­ma­sia­do li­go­sa y agri­dul­ce. Un des­cal­ce apar­te de to­da ins­pi­ra­ción co­ci­ne­ra, pe­ro que no le ba­ja el per­fil a un si­tio don­de lu­ce la efi­cien­cia — bue­nos sus ju­gos en el área be­bes­ti­bles— y, so­bre to­do, su­po en­con­trar la ve­ta pa­ra des­ta­car y man­te­ner­se co­mo res­to­bar en un ba­rrio desea­do, pe­ro di­fí­cil de con­quis­tar.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.