Cua,cua,cua

Jus­to cuan­do el tre­men­do pa­to de hu­le se pin­cha en la Quin­ta Nor­mal, se re­cuer­dan es­tas aves en el ha­bla chi­le­na: “hue­vo pa­to”, “dar­se un pa­to”, “pa­gar el pa­to” o “es­tar pa­to”, en­tre mu­chas.

Que Pasa - - POSTEOS - Por Vi­cen­te Un­du­rra­ga @vi­cen­teun­du­rra­gar

Ha­ce fal­ta un Eso­po chi­leno que dé cuen­ta de la re­le­van­cia del pa­to en la iden­ti­dad na­cio­nal. Se echa de me­nos a un fa­bu­lis­ta crio­llo aho­ra que el gi­gan­tes­co pa­to de hu­le ins­ta­la­do en la la­gu­na de la Quin­ta Nor­mal se pin­chó al cho­car con un car­tel me­tá­li­co que de­cía “Prohi­bi­do ba­ñar­se”: al per­der ai­re se do­bló so­bre sí mis­mo co­mo esos hua­sos bo­rra­chos que tras las ra­ma­das van dor­mi­dos arri­ba de sus ca­ba­llos con­fia­dos en que es­tos sa­brán lle­var­los a ca­sa. He­re­de­ro del ex­hi­bi­cio­nis­mo XXL de la Pe­que­ña Gi­gan­te, el me­ga­pa­to desató un car­na­val de me­mes y re­ve­ló que, tal co­mo se lla­ma el fes­ti­val ar­tís­ti­co del que for­ma par­te, fue “he­cho en ca­sa”, o sea que la fa­mo­sa chi­lean way con­du­ce irre­me­dia­ble­men­te al gua­teo. Jun­to ala del Re­loj de Flo­res he­cho añi­cos en Vi­ña, la del pa­to la­cio que­da­rá co­mo la ima­gen más chis­to­sa y pe­no­sa del 2017. Es­ta­mos lle­nos de pa­tos ( y de sa­pos, ga­lli­nas, bui­tres y ga­tos de cam­po, pe­ro eso es otro cuen­to): el ha­bla chi­le­na abun­da en expresiones co­mo “hue­vo pa­to”, “dar­se un pa­to”, “pa­gar el pa­to” o “es­tar pa­to” –que es cuan­do a al­guien no le que­da ni un pe­so, cues­tión que aho­ra les pa­sa­rá a to­dos por­que el go­bierno anun­ció la eli­mi­na­ción de las mo­ne­das de $1y $5, esa cha­lla inú­til–. Pe­ro el pa­to ocu­pa mu­cho más que un lu­gar anec­dó­ti­co: na­da por la la­gu­na de la chi­le­ni­dad a sus an­chas. Có­mo se ex­pli­ca sino que el úni­co ban­co no pri­va­do, el del Es­ta­do, ten­ga ha­ce una dé­ca­da co­mo ros­tro a un pa­to hin­cha­pe­lo­tas co­mo él so­lo pe­ro que los ge­ren­tes han man­te­ni­do por su po­pu­la­ri­dad. El Eso­po que nos fal­ta qui­zá di­ría que el pa­to lo ha­ce pa­ra fi­de­li­zar a la cla­se me­dia y así evi­tar­le caer en las ga­rras de la ban­ca pri­va­da, re­pre­sen­ta­da en la fá­bu­la por la zo­rra y la rata. El pa­to ins­pi­ra con­fian­za. Por eso pro­ta­go­ni­za tan­tos mo­nos ani­ma­dos y cuen­tos y can­tos in­fan­ti­les, por eso la per­sis­ten­cia del pa­to de hu­le en las ti­nas y del Pa­to Pu­ri­fic en las co­ci­nas. Aho­ra bien, es cier­to que la so­cie­dad chi­le­na lla­ma a los de­lin­cuen­tes pa­tos ma­los. Pe­ro el pa­to ma­lo, co­mo el zo­rro en las fá­bu­las an­ti­guas, no an­da por ahí dis­fra­za­do de ma­lan­dra, sino de bue­ni­to. Son, di­ría nues­tro Eso­po, los tí­pi­cos pa­tos ma­los de cue­llo y cor­ba­ta, em­pa­ren­ta­dos con los de so­ta­na y los de de­lan­tal blan­co y bis­tu­rí. A to­dos ellos, los chi­le­nos han de­ci­di­do úl­ti­ma­men­te ofren­dar­les la más na­cio­nal de las se­ñas: el nun­ca bien pon­de­ra­do Pa­to Yá­ñez, ese de­li­ca­do ges­to con­sis­ten­te en re­unir am­bas ma­nos a la al­tu­ra de la zo­na pél­vi­ca pa­ra con ellas di­bu­jar un co­ra­zón en medio del cual son apre­sa­dos y sa­cu­di­dos fes­ti­va­men­te los ge­ni­ta­les pa­ra ex­pre­sar­le al otro al­go así co­mo “lo que ha­ces y di­ces me res­ba­la co­mo agua por es­pal­da de pa­to”. El po­der no es ajeno a es­to. De quien man­da pe­ro ya tie­ne sus días con­ta­dos se

di­ce que pa­de­ce el sín­dro­me del pa­to co­jo. Se apli­ca a los pre­si­den­tes en re­ti­ra­da, pe­ro tam­bién a los ge­ren­tes y je­fes cu­ya fae­na hue­le a gla­dio­los. Ba­che­let lo­gró la du­do­sa ha­za­ña de mo­ver­se co­mo pa­to co­jo des­de el ini­cio, pe­ro aho­ra sor­pren­de al tran­si­tar la rec­ta fi­nal con el pa­so fir­me de un pa­to re­cio que sa­be que ten­drá que en­tre­gar­le el po­der al peligroso Ri­co McPa­to. La fá­bu­la na­cio­nal no es­ta­ría com­ple­ta sin la irrup­ción del sór­di­do Pa­ti­to Chi­qui­to, pro­ta­go­nis­ta del hit de Los Hua­sos Quin­che­ros que di­ce: “El Pa­ti­to Chi­qui­to no pue­de na­dar / por­que en el agua sa­la­da se pue­de aho­gar / el pa­ti­to le de­cía ¡ Ay ma­mi­ta, ten­go frío! / Y la ma­má le res­pon­día / Con ma­mi­ta, pa­ti­to, na­da va a pa­sar”. Es­to nos lle­va, fi­nal­men­te, al asun­to de la ma­dre, fi­gu­ra esen­cial en cual­quier par­te, pe­ro muy en es­pe­cial en es­te país de pa­tu­dos po­lle­ru­dos. Aquí Eso­po ten­dría que pa­sar­se a la cró­ni­ca pi­ca­res­ca pa­ra dar cuen­ta de la om­ni­pre­sen­cia ma­ter­na en la vi­da del chi­leno medio. En 2014, co­men­tan­do los tí­tu­los de las te­le­se­ries de TVN, al­guien tui­teó: “Pri­me­ro Vuel­ve tem­prano, lue­go No abras la puer­ta, ¿ cuál ven­drá des­pués? ¿ Pon­te cha­le­co?”. Al­ti­ro se vi­ra­li­zó por­que el hu­mo­ris­ta de oca­sión ha­bía de­tec­ta­do en el in­cons­cien­te del equi­po guio­nis­ta el dis­cur­so de la Ma­dre So­bre­pro­tec­to­ra Na­cio­nal. Lue­go sur­gie­ron in­ge­nio­sos con tui­teos co­mo “Lá­va­te los dien­tes” o “Có­me­te to­do”, e in­clu­so al­gu­nos des­afi­na­dos con frases co­mo “No pres­tes el ...”, pe­ro nin­guno con­si­guió el efec­to có­mi­co del pri­me­ro, y no só­lo por se­gun­do­nes, sino por­que la fra­se pa­ra que el chis­te fue­se per­fec­to era esa: “Pon­te cha­le­co”. Ape­nas dos pa­la­bras que, jun­tas, ac­ti­van tan­to re­cuer­do en el chi­leno pro­fun­do: la bue­na ma­dre, el ca­la­dor frío chi­leno del otoño, del in­vierno y de una par­te de la pri­ma­ve­ra, la iner­cia de frases que se re­pi­ten co­mo un man­tra por par­te de las ma­dres, pe­ro tam­bién el afec­to protector de las mis­mas que ins­ta a re­em­pla­zar, ya que se va a sa­lir de ca­sa, el te­cho por un cha­le­co, o sea por la­na, o sea por piel. Piel: ese su­ce­dá­neo pos­na­tal de la pla­cen­ta. Pla­cen­ta: úni­co ór­gano ver­da­de­ra­men­te efi­caz pa­ra co­bi­jar­nos an­te la hos­ti­li­dad del mun­do, al que fui­mos arro­ja­dos un día sin tiem­po ni si­quie­ra pa­ra de­cir “al agua pa­to”.[

El me­ga­pa­to desató un car­na­val de me­mes y re­ve­ló que, tal co­mo se lla­ma el fes­ti­val ar­tís­ti­co del que for­ma par­te, fue “he­cho en ca­sa”, o sea que la fa­mo­sa chi­lean way con­du­ce irre­me­dia­ble­men­te al gua­teo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.