TEA­TRO

Que Pasa - - GUÍA -

Por es­tos días hay en car­te­le­ra dos obras de tea­tro di­ri­gi­das por el no­ve­lis­ta, guionista y dra­ma­tur­go Mar­ce­lo Leo­nart (1970): No­che ma­pu­che, es­cri­ta por él mis­mo, y Flo­res de pa­pel, de su maes­tro Egon Wolff. Y aun­que en am­bas vea­mos con me­ri­dia­na cla­ri­dad la mar­ca de Wolff de fon­do, tam­bién apa­re­ce­rá, sin va­ci­la­cio­nes, el se­llo par­ti­cu­la­rí­si­mo del au­tor de no­ve­las co­mo La­cra o La pa­tria. Tra­zas que tie­nen que ver con el diá­lo­go en­tre po­lí­ti­ca y ar­te; con cier­tos te­mas re­cu­rren­tes, co­mo la vio­len­cia, el de­seo, la ex­clu­sión o el po­der. Y tam­bién con el ex­ce­so y el jue­go de ma­ni­queís­mos. En No­che ma­pu­che, Leo­nart ci­ta a Wolff en un epí­gra­fe: “Us­te­des han in­va­di­do mi ca­sa”. Y a con­ti­nua­ción in­di­ca que “es­ta obra debe ser re­pre­sen­ta­da con el de­li­rio de un sue­ño”. Al mo­do de Los in­va­so­res, en es­ta co­me­dia ne­gra el di­rec­tor po­ne el acen­to en la al­te­ra­ción de la zo­na de con­fort y el ex­tra­ña­mien­to fren­te a la apa­ri­ción de unos des­co­no­ci­dos en el en­torno co­ti­diano. Una pa­re­ja adi­ne­ra­da (No­na Fer­nán­dez y Pa­blo Sch­warz) cuen­ta a sus in­ter­lo­cu­to­res, en un fes­te­jo puer­tas aden­tro, la aven­tu­ra de ini­cia­ción se­xual de la mu­jer con un tra­ba­ja­dor ma­pu­che bur­la­do y cas­ti­ga­do por sus pa­tro­nes. El cua­dro lue­go se­rá el de un in­dio da­ko­ta enamo­ra­do de una hi­ja de co­lo­nos ame­ri­ca­nos. Al igual que en la pri­me­ra par­te, na­da ter­mi­na­rá bien. Y co­rre­rá la san­gre. Co­mo co­rre­rá tam­bién en la úl­ti­ma sec­ción de es­ta No­che ma­pu­che, don­de ve­re­mos re­crea­dos los epi­so­dios del ase­si­na­to de Matías Ca­tri­leo y del in­cen­dio en la ca­sa de los Luch­sin­ger-Ma­ckay. Leo­nart exa­cer­ba las mar­cas de cla­sis­mo, ra­cis­mo y vio­len­cia se­xual pa­ra pre­sen­tar­nos tres cua­dros car­ga­dos de con­sig­na reivin­di­ca­ti­va, co­pro­la­lia y hu­mor ne­gro. Po­de­mos ver la cru­de­za xe­nó­fo­ba y el chis­te en un mis­mo frag­men­to. Es Mar­ce­lo Leo­nart en su es- ta­do pu­ro, con ata­ques ver­bo­rrei­cos y en de­li­rio per­ma­nen­te. Nun­ca sa­be­mos si lo que ocu­rre fren­te a nues­tros ojos es reali­dad o sue­ño. No lo sa­ben tam­po­co los pro­ta­go­nis­tas. Y eso ge­ne­ra ali­vio y vér­ti­go, en un reite­ra­do vaivén. Al­go se­me­jan­te pa­sa en Flo­res de pa­pel, la pie­za que Egon Wolff es­tre­na­ra en 1970 con di­rec­ción de Luis Poi­rot. “Us­ted tie­ne su fan­ta­sía, yo ten­go mi reali­dad”, di­ce el Mer­lu­za (un bri­llan­te Ale­xis Mo­reno) a Eva (Ma­ria­na Lo­yo­la), tras ins­ta­lar­se me­dio a la fuer­za en su de­par­ta­men­to. Son dos se­res si­tua­dos en ve­re­das opues­tas, que se ven en­vuel­tos en un jue­go de per­ver­sión y cruel­dad. Sin em­bar­go, el pro­ce­so de des­com­po­si­ción de los per­so­na­jes en es­te ca­so ocu­rri­rá de ma­ne­ra más pro­gre­si­va. Hay cier­ta cal­ma y con­ten­ción al ini­cio, que po­co a po­co van rom­pién­do­se has­ta es­ta­llar en pe­da­zos. Acá tam­bién ha­brá un con­flic­to de cla­ses irre­so­lu­ble, co­mo en No­che ma­pu­che. Acá tam­bién es­ta­rá la fi­gu­ra del ex­tra­ño que vio­len­ta a los mo­ra­do­res. Acá tam­bién pre­sen­cia­re­mos el cho­que en­tre “ellos” y “no­so­tros”. Y aquí ve­re­mos, an­te to­do, la ba­tu­ta de Mar­ce­lo Leo­nart, im­pla­ca­ble y ra­di­cal, pa­ra re­cor­dar­nos con Wolff que “es­ta­mos con las tri­pas en las ma­nos”.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.