“LA CEN­TROIZ­QUIER­DA ES UN MO­DE­LO DE PAÍS QUE LE HA­CE BIEN A CHI­LE”

Que Pasa - - POLÍTICA - Por Vic­tor Hu­go Mo­reno // Fo­tos: Ma­bel Mal­do­na­do

PAU­LA NAR­VÁEZ ES­TÁ EN SU ÚL­TI­MA GRAN CRU­ZA­DA CO­MO VO­CE­RA: DE­FEN­DER EL LE­GA­DO DE LA PRE­SI­DEN­TA SIN MA­TI­CES Y APOS­TAR POR LA UNI­DAD DE LA CEN­TROIZ­QUIER­DA PA­RA PROYECTARLA. ACLA­RA, ADE­MÁS, QUE SIN ALEUY EN LA SUB­SE­CRE­TA­RÍA DE IN­TE­RIOR NO EXIS­TE NIN­GÚN VA­CÍO DE PO­DER.

Pau­la Nar­váez (45), psi­có­lo­ga y PS, res­pon­de ca­da pre­gun­ta con se­gu­ri­dad, des­plan­te y, a ve­ces, en­vol­vien­do ideas po­lí­ti­cas en con­cep­tos aca­dé­mi­cos. Mi­ra di­rec­to a los ojos cuan­do se sien­te in­có­mo­da pa­ra cap­tar la aten­ción. No le tiem­bla la voz. Por el con­tra­rio, des­de que lle­gó a ocu­par las de­pen­den­cias de la Se­cre­ta­ría Ge­ne­ral de Go­bierno (Se­ge­gob) ha­ce ca­si un año, qui­so mos­trar su im­pron­ta: un nue­vo tra­to con la Nue­va Ma­yo­ría (NM), apro­ve­chan­do su ex­pe­rien­cia de diá­lo­gos in­ten­sos y que se ex­tien­den has­ta la ma­dru­ga­da, ca­rac­te­rís­ti­cos de la cul­tu­ra so­cia­lis­ta. Ha in­ten­ta­do dar a co­no­cer “las bue­nas no­ti­cias”, aun­que mu­chas ve­ces no se pu­bli­quen en nin­gu­na par­te. Aho­ra es­tá em­pe­ña­da en de­fen­der sin clau­di­car el le­ga­do de la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let. Su ofi­ci­na es só­lo un lu­gar de tra­ba­jo. Exis­ten es­ca­sos ob­je­tos per­so­na­les. So­bre una me­sa hay una fo­to del ex Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Sal­va­dor Allen­de. Llega a Pa­la­cio ca­da ma­ña­na a las 7: 30 a.m., pa­ra ir­se de no­che. Tie­ne po­co tiem- po pa­ra es­tar con sus me­lli­zas de tres años, pe­ro no se que­ja. Pa­ra Nar­váez es la reali­dad de la mu­jer chi­le­na que tra­ba­ja y es ma­dre y se sien­te co­mo una más de ellas. Pau­la Nar­váez es cer­ca­na a la pre­si­den­ta: la co­no­ce des­de su pri­mer go­bierno y se acer­ca­ron más cuan­do el 2011 la mi­li­tan­te PS cur­sa­ba un pos­gra­do (en Was­hing­ton, DC) y lue­go se mu­dó a la Gran Man­za­na a tra­ba­jar en ONU Mu­je­res. En 2014 fue nom­bra­da je­fa de ga­bi­ne­te, pe­ro tu­vo que sa­lir del car­go pa­ra dar a luz a sus hi­jas, ocu­pan­do un rol de ase­so­ra en el Se­gun­do Pi­so has­ta el 18 de no­viem­bre de 2016, día en que arri­bó a su úl­ti­mo y más im­por­tan­te car­go: mi­nis­tra. La vo­ce­ra es, pa­ra la pre­si­den­ta, su me­jor in­tér­pre­te, al­go así co­mo su es­cu­de­ra.

—¿Es muy di­fe­ren­te ser je­fa de ga­bi­ne­te a ser vo­ce­ra? Exis­te una es­pe­cie de mi­to­lo­gía en torno a la fi­gu­ra del je­fe de ga­bi­ne­te, co­mo un ser ca­si su­pre­mo.

—Uno cum­ple un rol muy im­por­tan­te co­mo je­fa de ga­bi­ne­te, que al­guien po­dría con­si­de­rar­lo un rol muy sen­ci­llo cuan­do se ha­bla de lle­var la agen­da pre­si­den­cial, pe­ro eso tie­ne una se­rie de co­rre­la­tos. Es una re­la­ción dia­ria y per­so­nal, pe­ro es un rol aco­ta­do: Ella tie­ne co­mo prin­ci­pa­les ase­so­res a sus mi­nis­tros de Es­ta­do y, es­pe­cial­men­te, a su co­mi­té po­lí­ti­co.

—¿Se fue que­dan­do so­la en el ca­mino la pre­si­den­ta, sa­can­do de su la­do a per­so­nas que eran de su ple­na con­fian­za, pa­ra co­lo­car a otros y así man­te­ner los equi­li­brios y de­jar con­ten­tos a los par­ti­dos que la apo­yan?

—En Chi­le ten­de­mos a in­ter­pre­tar la reali­dad co­mo al­go es­tá­ti­co. To­do se trans­for­ma per­ma­nen­te­men­te. Y en el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca, que tie­ne su pro­pia di­ná­mi­ca, tam­bién se pro­du­cen trans­for­ma­cio­nes y los equi­pos se mo­di­fi­can. La pre­si­den­ta tie­ne un equipo es­tre­cho, leal, muy com­pro­me­ti­do con su pro­gra­ma de go­bierno, que nos ha­ce sen­ti­do a to­dos. La pre­si­den­ta di­fí­cil­men­te po­dría es­tar so­la.

— ¿Y qué pa­sa con esas lla­ma­das “dos al­mas” de La Mo­ne­da, los que es­tán por las trans­for­ma­cio­nes sin ma­ti­ces y quie­nes pre­fie­ren ma­yor gra­dua­li­dad y mo­de­ra­ción?

—No soy par­ti­da­ria de man­te­ner ca­li­fi­ca­cio­nes que se ha­cen sin mu­cha re­fle­xión. No hay go­bierno don­de no ha­ya ma­ti­ces dis­tin­tos, don­de se po­nen én­fa­sis di­fe­ren­tes. No es ra­ro pen­sar que un mi­nis­tro del área so­cial ten­ga su in­te­rés más pues­to en có­mo lle­var ade­lan­te esos pro­gra­mas so­cia­les y que uno del área eco­nó­mi­ca, que evi­den­te­men­te tie­ne que com­pa­ti­bi­li­zar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Ade­más, de­be­mos en­ten­der que es­te go­bierno na­ce de una coa­li­ción de sie­te par­ti­dos y, evi­den­te­men­te, no hay un or­den mo­no­lí­ti­co; pe­ro de­be­mos de­cir al­go. Es­ta­mos en un ré­gi­men pre­si­den­cial y la úl­ti­ma pa­la­bra es de la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca y to­dos los

Te­ne­mos una ins­ti­tu­cio­na­li­dad que fun­cio­na y que es in­de­pen­dien­te de las per­so­nas. No exis­te un va­cío de po­der (en la Sub­se­cre­ta­ría del In­te­rior). Hay un su­bro­gan­te

mi­nis­tros y las au­to­ri­da­des te­ne­mos que en­ten­der que eso es así.

—Esas di­fe­ren­cias pue­den lle­gar a ex­tre­mos, co­mo la abrup­ta sa­li­da de Ro­dri­go Val­dés de Hacienda. ¿Do­lió en al­go su par­ti­da? ¿Se re­sin­tió al­go con su sa­li­da?

—Pe­ro es que es­to es po­lí­ti­ca. En la po­lí­ti­ca pa­sa que las per­so­nas en al­gún de­ter­mi­na­do mo­men­to pue­den de­ci­dir no con­ti­nuar y eso es así. En lo per­so­nal, uno es­ta­ble­ce re­la­cio­nes de afec­to, pe­ro no hay que con­fun­dir: lo im­por­tan­te es la con­ti­nui­dad en el tra­ba­jo y eso tie­ne que es­tar ga­ran­ti­za­do, por­que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad es muy re­le­van­te. La pre­si­den­ta to­ma de­ci­sio­nes y aho­ra tie­ne un equipo eco­nó­mi­co que rá­pi­da­men­te se ha subido al tren que iba avan­zan­do y con re­sul­ta­dos que es­tán a la vis­ta.

—¿Cuál ha si­do el prin­ci­pal én­fa­sis que ha in­ten­ta­do dar a su ges­tión?

—Ha­cer una de­fen­sa de los lo­gros del go­bierno y a sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas y a lo que ha si­do el pro­gra­ma de go­bierno de la pre­si­den­ta Ba­che­let, dar­le va­lor. Hay que ha­cer una de­fen­sa po­lí­ti­ca del go­bierno.

—Pe­ro esa de­fen­sa tam­bién la tie­ne que ha­cer den­tro de su mis­mo con­glo­me­ra­do con tan­ta di­fe­ren­cia que se ob­ser­va ahí aden­tro.

—En la cen­troiz­quier­da te­ne­mos ex­pe­rien­cia de sa­ber lle­var y ca­na­li­zar nues­tras con­tro­ver­sias. Eso es­tá a la vis­ta, es his­tó­ri­co y for­ma par­te de la evi­den­cia que te­ne­mos co­mo país: la cen­troiz­quier­da se ha sa­bi­do po­ner de acuer­do. Y eso so­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo en es­ta coa­li­ción, que es di­fe­ren­te de lo que fue la Con­cer­ta­ción, pe­ro que la ani­ma el mis­mo es­pí­ri­tu y es que la cen­troiz­quier­da pro­gre­sis­ta, ca­na­li­zan­do sus di­fe­ren­cias por el buen diá­lo­go en­tre no­so­tros, el buen tra­to, per­mi­te dar­le go­ber­na­bi­li­dad a Chi­le.

—Pe­ro esa uni­dad tie­ne, qui­zás, un cos­to que es fi­nal­men­te ce­der an­te las pos­tu­ras más opues­tas de la Nue­va Ma­yo­ría, so­bre to­do pen­san­do en la DC y el PC

—La reali­dad es­tá más mez­cla­da que las di­co­to­mías sim­plis­tas que se tra­tan de ha­cer. Hay mu­chas coin­ci­den­cias en nues­tros par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría en al­gu­nos én­fa­sis de las re­for­mas. Hay coin­ci­den­cias en el mun­do DC y PC en el plano edu­ca­cio­nal, por ejem­plo. Es­ta es una coa­li­ción que se ha sa­bi­do po­ner de acuer­do y que pue­de ex­hi­bir con tran­qui­li­dad y or­gu­llo los lo­gros que te­ne­mos. “No ha si­do fá­cil ni per­fec­to”, di­jo la pre­si­den­ta el 1 de ju­nio, y los re­sul­ta­dos es­tán a la vis­ta.

—Ese mis­mo 1 de ju­nio la pre­si­den­ta hi­zo un lla­ma­do a la uni­dad y a ir en una so­la lis­ta par­la­men­ta­ria de la Nue­va Ma­yo­ría. ¿No es un fra­ca­so que, pe­se a to­do ese acuer­do del que ha­bla, va­yan di­vi­di­dos a la elec­ción de no­viem­bre?

—Des­de el ini­cio se­ña­la­mos que nos ha­bría en­can­ta­do un can­di­da­to úni­co, de­fi­ni­do por pri­ma­rias, pe­ro tam­bién di­ji­mos que eso era una de­ci­sión au­tó­no­ma de los par­ti­dos y que so­mos res­pe­tuo­sos de eso. Es im­por­tan­te man­te­ner ese res­pe­to. Pe­ro tam­bién se pro­nos­ti­ca­ron las tra­ge­dias más enor­mes de es­te pro­ce­so y, si se mi­ra, no se ha pro­du­ci­do nin­gu­na de esas tra­ge­dias. Es­ta­mos a un mes de la pri­me­ra vuel­ta y he­mos sa­bi­do sor­tear la di­fi­cul­tad que sig­ni­fi­ca te­ner dos can­di­da­tos. Ha re­que­ri­do de ha­bi­li­da­des dis­tin­tas. Esa es la

Pi­ñe­ra ha ex­pre­sa­do que no cree en la gra­tui­dad de la edu­ca­ción, en el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, en la adop­ción ho­mo­pa­ren­tal, en la igual­dad de los hi­jos na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio, en la des­pe­na­li­za­ción del abor­to

gra­cia de ser po­lí­ti­co y de­di­car­se a es­to. Aquí no exis­ten re­ce­tas má­gi­cas ni tú pue­des apli­car a cir­cuns­tan­cias nuevas re­ce­tas del pa­sa­do.

—No es­tá na­da cla­ro ese acuer­do de la cen­troiz­quier­da pa­ra una se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial. El can­di­da­to Gui­llier lo es­tá tra­tan­do de for­zar, mien­tras que Ca­ro­li­na Goic (DC) es más rea­cia. ¿Se debe ha­cer un es­fuer­zo más de­ci­di­do en la Nue­va Ma­yo­ría?

— Es muy im­por­tan­te que los ciu­da­da­nos pro­gre­sis­tas que se van a re­en­con­trar en la se­gun­da vuel­ta ten­gan eco en los par­ti­dos po­lí­ti­cos de ese em­pu­je e im­pul­so. Los ciu­da­da­nos ne­ce­si­tan re­fe­ren­tes que con­vo­quen al en­cuen­tro pro­gre­sis­ta de la se­gun­da vuel­ta. Los par­ti­dos y di­ri­gen­tes de­ben es­tar a la al­tu­ra.

—¿Y qué su­ce­de si nin­gún ofi­cia­lis­ta pa­sa a la se­gun­da vuel­ta y Bea­triz Sán­chez, del Fren­te Am­plio, es la que lo con­si­gue ¿Ve la po­si­bi­li­dad de un acuer­do pro­gre­sis­ta en torno a Sán­chez?

—No soy ana­lis­ta po­lí­ti­ca, soy mi­nis­tra de Es­ta­do: el es­ce­na­rio en que me pon­go y lo que es­pe­ra­mos co­mo go­bierno, por cier­to, es que sea un re­pre­sen­tan­te de nues­tra coa­li­ción quien pue­da con­ti­nuar pro­yec­tan­do los cam­bios de es­te go­bierno.

—¿Qué tan im­por­tan­te es pa­ra La Mo­ne­da la pro­yec­ción de la NM?

—Es re­le­van­te y fun­da­men­tal esa pro­yec­ción, por­que se tra­ta de un mo­de­lo de país que es­tá en jue­go y esa es una di­fe­ren­cia muy sus­tan­ti­va. Tie­ne que ver con que la po­lí­ti­ca se tra­ta de prin­ci­pios, de va­lo­res y de con­vic­cio­nes que se po­nen en jue­go. Cree­mos que lo que re­pre­sen­ta­mos co­mo cen­troiz­quier­da es un mo­de­lo de país que le ha­ce bien a Chi­le.

—Y en ese plano, ¿qué tan pe­li­gro­sa es la al­ter­na­ti­va de que sal­ga ele­gi­do Pi­ñe­ra pre­si­den­te?

— Se­bas­tián Pi­ñe­ra y la de­re­cha chi­le­na re­pre­sen­tan un mo­de­lo de país dis­tin­to, don­de cla­ra­men­te hay un re­tro­ce­so ha­cia un or­den con­ser­va­dor en lo va­ló­ri­co, muy li­be­ral en lo eco­nó­mi­co. Ca­da uno se las arre­gla fren­te al mer­ca­do.

—El lla­ma­do es­fuer­zo per­so­nal...

—Us­ted sa­be que el es­fuer­zo per­so­nal pue- de es­tar pla­ga­do de in­jus­ti­cias so­cia­les de las que hay que ha­cer­se car­go. Se­bas­tián Pi­ñe­ra ha ex­pre­sa­do que él no cree en la gra­tui­dad de la edu­ca­ción su­pe­rior. Y en el re­co­no­ci­mien­to de de­re­chos de las per­so­nas, Pi­ñe­ra no cree en el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio, no cree en la adop­ción ho­mo­pa­ren­tal. Su sec­tor, no só­lo él, se ha opues­to, a lo lar­go de la his­to­ria, al di­vor­cio, a la igual­dad de los hi­jos na­ci­dos fue­ra del ma­tri­mo­nio, a la des­pe­na­li­za­ción del abor­to en tres cau­sa­les. Nie­gan el con­cep­to de igual­dad de gé­ne­ro co­mo un de­re­cho. Son te­mas que es­tán a la vis­ta, que no in­ven­ta­mos no­so­tros. Hay dos mo­de­los de so­cie­dad en jue­go. Cree­mos en una so­cie­dad de de­re­chos, al­go que la opo­si­ción re­la­ti­vi­za, el rol so­cial del Es­ta­do al ga­ran­ti­zar los de­re­chos de los ciu­da­da­nos

—¿Cree que Pi­ñe­ra aca­ba­ría con to­do los lo­gros de es­te go­bierno y que, por eso, es­tán abro­chan­do con pre­mu­ra?

—Pa­ra eso debe ga­nar y te­ner las ma­yo­rías par­la­men­ta­rias ne­ce­sa­rias, y eso le fal­ta a Pi­ñe­ra (aún). No­so­tros he­mos he­cho las re­for­mas con la sos­te­ni­bi­li­dad que se re­quie­re, le­gal­men­te, son le­yes de la Re­pú­bli­ca.

—¿Era ne­ce­sa­rio ha­cer una mi­nu­ta des­de La Mo­ne­da (que cir­cu­ló en los par­ti­dos ofi­cia­lis­tas) pa­ra de­fen­der el le­ga­do de Ba­che­let y di­fe­ren­ciar­se de un go­bierno de Pi­ñe­ra?

—Des­de que la pre­si­den­ta lle­gó a Chi­le en 2013, la de­re­cha es­ta­ble­ció una prác­ti­ca per­ma­nen­te, una cam­pa­ña de des­pres­ti­gio del go­bierno de la pre­si­den­ta Ba­che­let. Ellos han he­cho cir­cu­lar mi­nu­tas pa­ra echar aba­jo cual­quier lo­gro de es­te go­bierno. To­do go­bierno tie­ne el de­ber de de­fen­der su obra. Por su­pues­to que pue­den exis­tir es­tos do­cu­men­tos que sis­te­ma­ti­cen de ma­ne­ra ob­je­ti­va esos lo­gros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.