La fo­to del 22 de oc­tu­bre

Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner, Eli­sa Ca­rrió, Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer y María Eu­ge­nia Vidal son ca­ras de la elec­ción de “me­dio tér­mino” del do­min­go pró­xi­mo.

Que Pasa - - POSTEOS - Por An­drea La­gos A. Edi­to­ra Qué Pa­sa

Una mu­jer al día mue­re por fe­mi­ci­dio en Ar­gen­ti­na. En Chi­le, es ha­lla­da muer­ta una mu­jer ca­da ocho días (por la mis­ma ra­zón). Esa es la pro­por­ción y así lo ex­hi­ben los me­dios, en es­pe­cial la te­le­vi­sión que—a con­se­cuen­cia de es­te fa­tí­di­co ín­di­ce— se ha te­ñi­do de ro­jo. La in­no­va­ción mul­ti­pli­ca la tra­ge­dia fe­me­ni­na con el groo­ming. Una chi­ca de 12 años cree que co­no­ce a “otra” en Fa­ce­book, pe­ro en reali­dad es un “otro”, adul­to y abu­sa­dor. Peor, ese hom­bre ter­mi­na ase­si­nán­do­la. Así es co­mo aca­bó sus días la ni­ña Mi­cae­la Or­te­ga el año pa­sa­do, en ma­nos de Jo­nat­han Lu­na ( 27), que es­tá en un jui­cio oral por el cri­men. Mu­chos de los te­mas de la elec­ción que viene en Ar­gen­ti­na se re­la­cio­nan con las mu­je­res. Y va­rios de los pro­mi­so­rios ros­tros de la ca­rre­ra que cul­mi­na el 22 de oc­tu­bre son fe­me­ni­nos. Un re­no­va­do

Con­gre­so asu­mi­rá el 10 de di­ciem­bre y se ele­gi­rá un ter­cio del Se­na­do (por 6 años) y a la mi­tad de los dipu­tados (por 4 años). El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri con­fía en ga­nar una ma­yo­ría par­la­men­ta­ria pa­ra li­be­ra­li­zar el país tras dé­ca­das de jus­ti­cia­lis­mo con po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas y un Es­ta­do muy gran­de. Só­lo le que­dan dos años de su man­da­to y, un buen re­sul­ta­do de su alian­za Cam­bie­mos es aún in­cier­to. En las pri­ma­rias de agos­to le fue bien en pro­vin­cia, pe­ro peor en las gran­des ur­bes. La opo­si­ción, el jus­ti­cia­lis­mo, el kirch­ne­ris­mo y de­más fuer­zas pe­lea­ron muy bien los vo­tos en Bue­nos Ai­res, Ca­pi­tal, Cór­do­ba, San­ta Fe y el Gran Men­do­za. La ex pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez ( 2007- 2015), y viuda del ex pre­si­den­te Nés­tor Kirch­ner ( 2003- 2007), no se ju­bi­ló. Tam­po­co es­pe­ró en ca­sa que un fis­cal la en­car­ce­la­ra por en­cu­bri­mien­to de la in­ves­ti­ga­ción del aten­ta­do a la AMIA ( Aso­cia­ción Mu­tual Is­rae­li­ta Ar­gen­ti­na) du­ran­te su go­bierno. La me­jor de­fen­sa de CFK es el ata­que. Los ha­llaz­gos que la sin­di­can co­mo au­to­ra de la­va­do de di­ne­ro o en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to en su man­da­to, se­rán más di­fí­ci­les de pro­bar con el fue­ro se­na­to­rial que po­dría ga­nar si es ele­gi­da por la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res es­te mes. El dia­rio La Na­ción ade­lan­tó que el can­di­da­to Es­te­ban Bull­rich (ofi­cia­lis­mo, Cam­bie­mos) su­pe­raría al kirch­ne­ris­mo por 2,5%. Si se man­tie­ne la ten­den­cia, Es­te­ban Bull­rich con­se­gui­ría una vic­to­ria con po­co más del 40% de los vo­tos con­tra al­re­de­dor del 37% de Cris­ti­na. Eli­sa “Li­li­ta” Ca­rrió (60). de Va­mos Jun­tos, es una ex ra­di­cal alia­da aho­ra al mo­vi­mien­to de Ma­cri. La tam­bién ex can­di­da­ta a Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca es la fa­vo­ri­ta pa­ra ga­nar co­mo dipu­tada na­cio­nal (Bue­nos Ai­res) con más de un 52%, por so­bre el kirch­ne­ris­mo (Uni­dad Ciu­da­da­na) del ex mi­nis­tro de Hacienda, Mar­tín Lous­teau. Ca­rrió es una mu­jer gran­de con un vo­za­rrón abra­za­dor, ho­mo­lo­ga­ble con la ima­gen de una Mer­ce­des So­sa, pe­ro ru­bia y no de iz­quier­das. Es la en­car­na­ción de la ma­dre, una pro­yec­ción cá­li­da que el pre­si­den­te, un tec­nó­cra­ta mi­llo­na­rio, ni se acer­ca a pro­yec­tar. Mar­ga­ri­ta Stol­bi­zer (62), es abo­ga­da dipu­tada na­cio­nal por la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res y li­de­ra su par­ti­do GEN. Ha­ce equipo con el ex pe­ro­nis­ta Ser­gio Mas­sa. Su fu­tu­ro en la se­na­to­rial (Bue­nos Ai­res) es in­cier­to, pe­ro ella so­la es un sím­bo­lo de la mu­jer su­fri­da. Tu­vo por años el sín­dro­me de Gui­llain-Ba­rré, que le pro­vo­có pa­rá­li­sis. Só­lo con te­ra­pia de reha­bi­li­ta­ción lo­gró vol­ver a mo­ver­se. La fi­gu­ra es­te­lar, so­bre mu­chas, no es can­di­da­ta: María Eu­ge­nia Vidal, una es­pe­cie de je­fa de cam­pa­ña, es la go­ber­na­do­ra de Bue­nos Ai­res. La tri­gue­ña de 44 años, se­pa­ra­da y con 3 hi­jos, es po­li­tó­lo­ga. Su­ce­so­ra de Ma­cri en la go­ber­na­ción de Bue­nos Ai­res, ha de­bi­do mu­dar­se a vi­vir con sus ni­ños a una ba­se mi­li­tar por la se­gu­ri­dad de sus hi­jos. Vidal es la ca­ra que pre­fie­re mos­trar Cam­bie­mos. Pe­se a que Ma­cri tie­ne me­nos de 60 años, su dis­tan­cia y apa­rien­cia for­mal con­tras­tan con la cer­ca­nía y juventud es­pon­tá­nea de la go­ber­na­do­ra. Vidal es la fi­gu­ra sim­bó­li­ca del ofi­cia­lis­ta que va a los shows de no­ti­cias de me­dia tar­de. Es un imán que con­cen­tra a los no­te­ros. Miel pa­ra las abe­jas de la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na y la fa­rán­du­la que se cru­za con la po­lí­ti­ca. El fe­nó­meno tras­an­dino es que no más del 20% con­si­de­ra “bue­na” la si­tua­ción del país ( ma­la, un 33%). Sin em­bar­go, el 47% cree que el pró­xi­mo año es­ta­rá “me­jor” ( La Na­ción Po­liar

quía Con­sul­to­res. Oc­tu­bre). Y esa es la es­pe­ran­za de Ma­cri. La fe en el fu­tu­ro que es­ta vez, es­tá te­nien­do ca­ra de mu­jer.

La Fer­nán­dezno ex se pre­si­den­ta­ju­bi­ló. (2007-2015)Tam­po­co Cris­ti­na es­pe­ró en ca­sa que un fis­cal la en­car­ce­la­ra por en­cu­bri­mien­to de la in­ves­ti­ga­ción del aten­ta­do a la AMIA (or­ga­ni­za­ción ju­día) du­ran­te su go­bierno. La me­jor de­fen­sa de CFK es el ata­que”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.