Chan­ta la mo­to (un tema país)

Los mo­to­que­ros —sin si­len­cia­dor— y los di­chos del pre­si­den­te de la Bol­sa de Co­mer­cio, Juan An­drés Ca­mus, asus­tan y ge­ne­ran rui­dos inú­ti­les.

Que Pasa - - POSTEOS - Por Vi­cen­te Un­du­rra­ga @vi­cen­teun­du­rra­gar

Dos ele­men­tos es­tán pro­du­cien­do en Chi­le mu­cho rui­do y te­mor: las mo­tos sin si­len­cia­dor y Juan An­drés Ca­mus. Im­pro­vi­sa­dos es­pe­cu­la­do­res po­lí­ti­cos de tono apo­ca­líp­ti­co hay en to­dos los ban­dos, qué du­da ca­be, pe­ro la co­ro­na del úl­ti­mo tiem­po se la lle­va Ca­mus, pre­si­den­te de la Bol­sa de Co­mer­cio de San­tia­go y uno de los fun­da­do­res de la ex­tin­ta Cel­fin Ca­pi­tal. Ca­mus di­jo que, de no ga­nar Pi­ñe­ra, es al­ta­men­te pro­ba­ble que ha­ya “un co­lap­so en el pre­cio de las ac­cio­nes”. Vi­nien­do eso de al­guien que ha de­di­ca­do su vi­da a la mul­ti­pli­ca­ción del di­ne­ro, lo que es­tá pre­co­ni­zan­do es ca­si el aca­bo­se. En to­do ca­so, es un opor­tu­nis­mo ex­tre­mo y una ri­di­cu­lez ma­yús­cu­la que el dipu­tado PS Leo­nar­do So­to, in­vo­can­do na­da me­nos que la Ley de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do, ha­ya in­ter­pues­to una que­re­lla cri­mi­nal con­tra Ca­mus por sus de­cla­ra­cio­nes. Pa­re­ce due­lo de pa­ya­sos sin pe­lu­ca. Se­rán ma­ni­pu­la­do­ras, se­rán men­te­ca­tas, se­rán des­cri­te­ria­das, se­rán ra­to­ni­les, pe­ro las pa­la­bras de Ca­mus no son cri­mi­na­les. Tam­po­co son de­sin­te­re­sa­das, pues se sa­be que pu­so unos mi­llon­ci­tos pa­ra la cam­pa­ña de Pi­ñe­ra, con el cual tie­ne cer­ca­nía y ami­go­tes en co­mún, co­mo Jor­ge Errá­zu­riz, que se hi­zo fa­mo­so ha­ce unos años por reivin­di­car pú­bli­ca­men­te la co­di­cia. Pe­ro el mis­mo Pi­ñe­ra sa­lió a cri­ti­car los di­chos de Ca­mus: “No me gus­ta que an­ti­ci­pen ca­tás­tro­fes”, di­jo. Y es que, da­do el car­go que os­ten­ta, la pa­la­bra “co­lap­so” pro­nun­cia­da por Ca­mus ha­ce un rui­do inú­til y asus­ta, y en ese sen­ti­do no se di­fe­ren­cia en na­da de esas mo­tos sin si­len­cia­dor que a su pa­so al­te­ran ner­vios, ac­ti­van alar­mas, asus­tan pe­rros, des­pier­tan gua­guas y des­ve­lan a vie­jos, im­pac­tan­do los pre­ca­rios equi­li­brios do­més­ti­cos. Cuán­to in­flu­ye el rui­do de las mo­tos en el es­trés na­cio­nal, es­pe­cí­fi­ca­men­te en quie­nes vi­ven en ciu­da­des, es al­go de lo que no nos in­for­man ni el INE ni la CEP ni la CA­DEM. Se­gu­ra­men­te mu­cho. No hay que ser es­pe­cia­lis­ta pa­ra sa­ber que una par­te im­por­tan­te de quie­nes an­dan en mo­to elu­den uti­li­zar el si­len­cia­dor que la ley exi­ge, aun­que los en­ten­di­dos di­cen que en Chi­le la nor­ma es me­nos es­tric­ta que en otros paí­ses en vías de ci­vi­li­za­ción. Y no es que no le pon­gan si­len­cia­dor: tras pa­sar las prue­bas de ho­mo­lo­ga­ción y las re­vi­sio­nes téc­ni­cas, se lo qui­tan (“es­ca­pe li­bre” le lla­man) por­que ha­cer ru­gir el mo­tor en la vía pú­bli­ca, su­po­nen, au­men­ta su vi­ri­li­dad y su pro­yec­ción iden­ti­ta­ria. In­clu­so, hay bár­ba­ros que de­re­cha­men­te le agre­gan un tro­na­dor, que es un dis­po­si­ti­vo mo­di­fi­ca­dor de so­ni­do, he­cho pa­ra que la mo­to me­ta tal o cual ti­po de rui­do. Y na­die di­ce ni ha­ce na­da: es una in­dig­na­ción ca­lla­da la que se ex­pe­ri­men­ta, no

pres­ti­gia­da, cu­yas víc­ti­mas, cla­ro, co­mo no sa­len a mar­char no tie­nen pren­sa; tal vez sea un problema ul­tra­bur­gués, pe­ro es te­rri­ble, pues no se pue­de dor­mir tras el pa­so de esas mo­tos ru­gien­tes, y a las gua­guas quién las ca­lla. Ra­ra vez se ve a los ca­da día más ro­bus­te­ci­dos teams de se­gu­ri­dad mu­ni­ci­pal de­di­cán­do­le tiem­po a fis­ca­li­zar es­to, mien­tras que cuán a me­nu­do es po­si­ble ver­los cur­san­do one­ro­sos par­tes a per­so­nas que, alen­ta­das por el al­cohol y la be­lla amis­tad, de­ci­den co­rear a al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da en un bal­cón can­cio­nes de Eros Ra­maz­zot­ti, Los Tres o qué im­por­ta quién. Con­si­de­ran­do que tie­ne un fa­mo­so her­mano mo­to­que­ro bueno pa­ra el tras­no­che, no fal­ta­rá el Ca­mus de iz­quier­da que al­ha­ra­quee con que si Pi­ñe­ra sa­le elec­to se pro­du­ci­rá un co­lap­so del si­len­cio y la paz noc­tur­nos. Es ob­vio que no to­dos quie­nes ma­ne­jan mo­tos son así. Mu­chos res­pe­tan la ley y, más im­por­tan­te, al otro: usan el si­len­cia­dor y el cri­te­rio. Aman la ve­lo­ci­dad y el vien­to en la ca­ra, qui­zá cier­ta cer­ca­nía con la muer­te: debe ser una ex­pe­rien­cia adre­na­lí­ni­ca an­dar so­bre dos rue­das motorizadas. Al­gu­nos se agru­pan y se los pue­de ver los fi­nes de se­ma­na en las afue­ras, por ejem­plo en la cues­ta La Dor­mi­da, ha­cien­do pin­to­res­cas ca­ra­va­nas: son los que ar­ti­cu­lan sus vi­das en torno a la mo­to, cues­tión muy no­to­ria en quie­nes cul­ti­van la es­té­ti­ca Har­ley: al­go de eso ho­me­na­jea­ba/pa­ro­dia­ba Co­co Le­grand en sus ru­ti­nas hu­mo­rís­ti­cas, hoy lla­ma­das stand-up co­medy por los alér­gi­cos al cas­te­llano. Oja­lá exis­tie­ran usua­rios más tran­qui­los, inofen­si­vos, in­clu­so ro­mán­ti­cos, co­mo ese mo­to­que­ro que qui­so y no pu­do ser el poe­ta Ro­dri­go Li­ra, quien pen­san­do en la mu­jer ama­da es­cri­bió que, de ser ne­ce­sa­rio, “ven­de­ría calzoncillos con tal de pa­gar las cuo­tas de la mo­to pa­ra pa­sear­la”. Que an­tes de ir­se Ba­che­let cree una co­mi­sión que, en torno a una me­sa con fru­ge­lés, reúna a ur­ba­nis­tas, in­ge­nie­ros en so­ni­do, po­li­cías, si­có­lo­gos so­cia­les, con­ser­jes y abo­ga­dos. Po­dría ema­nar de ahí un in­for­me ten­dien­te a man­te­ner a ra­ya un problema li­te­ral­men­te en­sor­de­ce­dor que ya se es­ca­pa de con­trol. “Chan­ta la mo­to” es una vie­ja ex­pre­sión chi­le­na que se usa pa­ra ba­jar­le los de­ci­be­les o la pre­po­ten­cia a un des­afo­ra­do. Que los mo­to­que­ros no pier­dan la cal­ma, que paren y mi­ren, que guar­den el tro­na­dor. Y que Juan An­drés Ca­mus chan­te la mo­to.[

Las mo­tos (sin si­len­cia­dor) al­te­ran ner­vios, ac­ti­van alar­mas, asus­tan pe­rros, des­pier­tan gua­guas y des­ve­lan a vie­jos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.