SO­FO­FA Y CPC INS­TAN A EN­TRAR A LA BA­TA­LLA DE LAS IDEAS

POR PRI­ME­RA VEZ ME­DI­MOS LA IN­FLUEN­CIA DE LOS GRE­MIOS EN EL PAÍS Y EL RE­SUL­TA­DO RE­FLE­JÓ QUE SO­FO­FA Y CPC SON LOS OR­GA­NIS­MOS CON MA­YOR IN­CI­DEN­CIA. LOS TIMONELES ASE­GU­RAN QUE HOY EL PO­DER ES RE­LA­TI­VO, LI­MI­TA­DO Y FRAG­MEN­TA­DO.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Es­te­la Ló­pez

¿Cuá­les son los gre­mios em­pre­sa­ria­les más po­de­ro­sos e in­flu­yen­tes de Chi­le?

Cer­ca del me­dio­día del pa­sa­do miér­co­les, el lí­der de la So­fo­fa, Ber­nar­do La­rraín, en­tró a la ca­so­na de la Con­fe­de­ra­ción de la Pro­duc­ción y del Co­mer­cio (CPC) con ai­re triun­fal. Ha­ce me­nos de 24 ho­ras ha­bía en­ca­be­za­do el en­cuen­tro anual del gre­mio, al que asis­tió la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let, y eso lo te­nía de buen áni­mo. Al­fre­do Moreno, lí­der de la CPC, lo es­pe­ra­ba en el se­gun­do pi­so y lo re­ci­bió con afec­to. Pri­me­ro lo fe­li­ci­tó, y lue­go con­ver­sa­ron unos mi­nu­tos. Moreno qui­so es­tar a tono con su par y se qui­tó la cor­ba­ta. De pron­to, que­da­ron ves­ti­dos prác­ti­ca­men­te igua­les. En­ton­ces se sen­ta­ron, y se dis­pu­sie­ron a res­pon­der es­ta en­tre­vis­ta jun­tos. La com­pli­ci­dad en­tre am­bos lí­de­res gre­mia­les fue evi­den­te en ca­da res­pues­ta. Es cla­ro que coin­ci­den en las ba­ta­llas, que en­fren­ta­rán co­do a co­do, para va­li­dar al em­pre­sa­ria­do fren­te a la so­cie­dad y re­cu­pe­rar la con­fian­za mer­ma­da en los úl­ti­mos años. Só­lo en el plano po­lí­ti­co los timoneles no jue­gan de me­mo­ria. La­rraín, más atre­vi­do, pien­sa que el em­pre­sa­ria­do de­be in­vo­lu­crar­se en po­lí­ti­ca, mien­tras que Moreno aún con su im­pron­ta de can­ci­ller, le­van­ta de in­me­dia­to una mu­ra­lla en­tre los gre­mios y la po­lí­ti­ca par­ti­da­ria. — Uds. lle­ga­ron a di­ri­gir los dos gre­mios más im­por­tan­tes del país, plan­tean­do, a su mo­do, que los em­pre­sa­rios tie­nen que cam­biar de ac­ti­tud. Cuan­do las

cosas fun­cio­nan bien, no hay áni­mo de cam­biar. Pe­ro acá ¿cuál fue el pun­to de quie­bre? —Al­fre­do Moreno (A.M.): Hay una cla­ri­dad ab­so­lu­ta de que hoy to­das las ins­ti­tu­cio­nes es­tán cues­tio­na­das. La con­fian­za en lo que se ha­ce es mu­cho me­nor de la que te­nía­mos. Los te­mas que han su­ce­di­do en ma­te­ria de co­rrup­ción, de fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca o lo que sea, han afec­ta­do. La so­cie­dad hoy es mu­cho más com­ple­ja y tie­ne una posición más crí­ti­ca de to­das las cosas que su­ce­den. —Ber­nar­do La­rraín (B.L.): To­das las ins­ti­tu­cio­nes han si­do em­pla­za­das a cam­biar por la so­cie­dad y, por su­pues­to que hay pe­rio­dos en que se par­te con una cier­ta per­ple­ji­dad. Eso nos pa­só a todos. Yo ten­go una con­fian­za muy gran­de en la em­pre­sa por­que creo que, en com­pa­ra­ción con el Es­ta­do y con otras di­men­sio­nes de la so­cie­dad, cam­biar es­tá en su ADN. —Los dos han plan­tea­do que los em­pre­sa­rios de­ben ten­der puen­tes, sa­lir de los ni­chos tradicionales. ¿Tie­nen que sa­lir a la are­na pú­bli­ca? —A.M.: De to­das ma­ne­ras. Te­ne­mos que ex­pli­car­le a la gen­te qué apor­ta el em­pre­sa­rio y las em­pre­sas, qué rol ju­ga­mos en la so­cie­dad. Pa­re­ce una pre­gun­ta sen­ci­lla, pe­ro es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ha­blar con ba­lan­ces, nú­me­ros, uti­li­da­des y ese len­gua­je no re­suel­ve ese pro­ble­ma. Te­ne­mos que es­tar en la ba­ta­lla de las ideas. Si te­ne­mos una nue­va idea de po­lí­ti­ca pú­bli­ca, pro­po­ner­la con la me­jor in­ten­ción y el in­te­rés de dis­cu­tir­la con otros sec­to­res. —B.L.: La con­fian­za mo­der­na se ba­sa en la trans­pa­ren­cia, res­pon­sa­bi­li­dad y em­pa­tía, mu­cho más que en la tra­yec­to­ria. Mu­chas ve­ces uno pien­sa que por la tra­yec­to­ria de los úl­ti­mos 20 años, que pue­de ser ex­tra­or­di­na­ria, me com­pré la con­fian­za ciu­da­da­na. Pe­ro mu­cho más re­le­van­te es mi com­por­ta­mien­to en el día a día. La con­fian­za se pue­de rom­per en 30 se­gun­dos. —Los ca­sos de co­lu­sión y fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de las em­pre­sas re­fle­jan eso.

—B.L.: Por su­pues­to. Por eso lo re­le­van­te es la ac­ti­tud con la cual se en­fren­tan los ca­sos. Si los en­fren­tas con dis­po­si­ción a co­rre­gir, con co­la­bo­ra­ción, con aper­tu­ra y trans­pa­ren­cia, eso es más re­le­van­te que pre­su­mir per­fec­ción. —¿La in­vi­ta­ción a los em­pre­sa­rios a sa­lir a la are­na pú­bli­ca se pue­de en­ten­der co­mo que tie­nen que ha­cer po­lí­ti­ca? —B.L.: Los em­pre­sa­rios te­ne­mos el le­gí­ti­mo de­re­cho de par­ti­ci­par en el de­ba­te de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y eso im­pli­ca in­ter­ac­tuar con el mun­do po­lí­ti­co, con los go­bier­nos, con la opi­nión pú­bli­ca y con otros mun­dos. —A.M.: Es­tar en la po­lí­ti­ca par­ti­dis­ta na­da tie­nen que ha­cer los gre­mios. Pe­ro en la po­lí­ti­ca con ma­yús­cu­la, de lo que te­ne­mos que ha­cer co­mo país, es im­pres­cin­di­ble que sí es­te­mos. Hoy ve­mos que el Es­ta­do es com­ple­ta­men­te in­ca­paz de res­pon­der a la mag­ni­tud de los

“To­das las ins­ti­tu­cio­nes han si­do em­pla­za­das a cam­biar y por su­pues­to que hay pe­rio­dos de cier­ta per­ple­ji­dad. Eso nos pa­só a todos”, con­fie­sa Ber­nar­do La­rraín, pre­si­den­te de la So­fo­fa.

desafíos que te­ne­mos co­mo país. En mu­chos pro­ble­mas pú­bli­cos, el sec­tor pri­va­do, las uni­ver­si­da­des, la so­cie­dad ci­vil, po­de­mos re­sol­ver pro­ble­mas que a ve­ces el Es­ta­do no tie­ne la fuer­za para ha­cer­lo ni con la ur­gen­cia que se re­quie­re. — ¿ Qué cam­bios son los que pre­ten­den im­pul­sar?

—A.M.: Es­ta­mos lle­van­do a las or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les a una nue­va reali­dad, más cer­ca­na a la gen­te, cam­bian­do al em- pre­sa­rio que siem­pre tra­ba­ja­ba ha­cia den­tro por al­guien que es­tá en con­tac­to con sus tra­ba­ja­do­res y las co­mu­ni­da­des. Eso re­quie­re cam­bios en el len­gua­je, ser más cui­da­do­so con com­por­ta­mien­tos de la em­pre­sa, y re­le­var que lo que ha­ce­mos los em­pre­sa­rios es vi­tal en la so­cie­dad. —B.L.: El rol de los gre­mios es ser una pla­ta­for­ma don­de se vi­si­bi­li­za lo que ha­cen las em­pre­sas y tam­bién pue­den ser ar­ti­cu­la­do­res de es­fuer­zos pri­va­dos de em­pre­sas. El gre­mio tie­ne que ir mos­tran­do el ca­mino de am­pliar las fron­te­ras de la ac­ti­vi­dad em­pre­sa­rial, que uni­da con la so­cie­dad ci­vil pue­de en­fren­tar desafíos so­cia­les. El gre­mio tie­ne que asu­mir un rol pú­bli­co co­lec­ti­vo y rom­per la iner­cia de que só­lo se de­ben ha­cer cosas in­di­vi­dua­les. —¿Se han en­con­tra­do con crí­ti­cas sus­tan­cia­les o ba­rre­ras al in­ten­tar ins­ta­lar es­tos cam­bios? —B.L.: Por su­pues­to que hay ba­rre­ras, hay

dis­tin­tas im­pre­sio­nes. Al­gu­nos in­ter­pre­ta­ban que el rol del gre­mio era só­lo reac­cio­nar a lo que pro­po­nía tal o cual go­bierno, y que era ma­lo si era pro­po­si­ti­vo. Hay que per­der ese com­ple­jo y pro­po­ner po­lí­ti­ca pú­bli­ca. —A.M.: Dé­ja­me agre­gar un pun­to. Las per­so­nas es­tán acos­tum­bra­das a una cier­ta for­ma, pe­ro veo una dis­po­si­ción ex­ce­len­te en las em­pre­sas a cam­biar. Es evi­den­te que hay que ha­cer las cosas de una ma­ne­ra dis­tin­ta, pe­ro no es 100% cla­ro có­mo hay que ha­cer­las. Hoy hay un mo­men­to pro­pi­cio y una dis­po­si­ción a en­con­trar el ca­mino más ade­cua­do. —Pe­ro en los em­pre­sa­rios “his­tó­ri­cos” hay una re­sis­ten­cia a cam­biar, no sa­lir a la are­na pú­bli­ca y un an­he­lo de man­te­ner­se en el ni­cho de los ne­go­cios. ¿Se tra­ba­ja con ese mun­do o se le ig­no­ra pen­san­do que en al­gún mo­men­to se van a su­mar? —B.L.: Por su­pues­to que es di­fí­cil sa­lir del área de con­fort a la cual uno es­tá acos­tum­bra­do, pe­ro por ra­zo­nes exó­ge­nas se evo­lu­cio­na y cam­bia. Nos pasa a todos, no quie­ro apun­tar con el de­do. Fi­nal­men­te, las dis­tin­tas ge­ne­ra­cio­nes em­pre­sa­ria­les han en­fren­ta­do desafíos com­ple­jos y los han sor­tea­do con mu­cho éxi­to. —Cuan­do tú, Ber­nar­do, lle­gas­te a la So­fo­fa, se ins­ta­ló es­ta idea de que un gru­po de jóvenes lle­ga­ba a cam­biar­lo to­do. ¿Esa idea per­sis­te? —B.L.: Las ins­ti­tu­cio­nes son fuer­tes des­de su historia. No hay du­da de que no fue fá­cil para quien le to­có li­de­rar es­te gre­mio cuan­do se pro­du­jo un quie­bre de la ca­de­na que for­ma­mos en­tre la po­lí­ti­ca, em­pre­sa y so­cie­dad ci­vil. Aho­ra son tiem­pos dis­tin­tos y hoy nos to­ca a no­so­tros li­de­rar es­tos cua­tro, dos años que vie­nen. —A.M.: La dis­po­si­ción a co­la­bo­rar y ser par­te de es­te cam­bio es gran­de y de to­das las ge­ne­ra­cio­nes. —¿Los gre­mios han per­di­do po­der en el úl­ti­mo tiempo? —B.L.: To­das las ins­ti­tu­cio­nes, fren­te a una so­cie­dad que evo­lu­cio­nó y se em­po­de­ró, tu­vi­mos una pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad y al te­ner me­nos con­fian­za, so­mos me­nos in­ci­den­tes. —A.M.: Pe­ro hoy día el po­der es tan re­la­ti­vo... An­tes uno hu­bie­ra di­cho que un Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, un mi­nis­tro, te­nían un po­der in­men­so. Hoy día esos po­de­res es­tán más li­mi­ta­dos. —B.L.: Hoy el po­der es­tá más frag­men­ta­do

LOS CA­SOS

—Ber­nar­do, pa­re­ce que el pa­so por la So­fo­fa y el áni­mo de cam­bio te ha­ce ha­blar del ca­so de co­lu­sión de CMPC de for­ma más na­tu­ral... —B.L.: Mi­ra, yo creo que... Es­toy cla­ro que la co­lu­sión es la peor prác­ti­ca que se pue­de co­me­ter por par­te de una em­pre­sa, por­que nues­tra prin­ci­pal res­pon­sa­bi­li­dad es que los mer­ca­dos fun­cio­nen bien y que sean es­pa­cios de con­fian­za. Cual­quier persona que es­tá vin­cu­la­da con una crisis de esa na­tu­ra­le­za ten­dría que ser muy cie­ga si no ha­ce una au­to­crí­ti­ca, si no pien­sa qué cosas po­dría­mos ha­ber he­cho me­jor para evi­tar esa ma­la prác­ti­ca. Su­po­nía­mos que la em­pre­sa te­nía va­lo­res por­que es­ta­ban es­cri­tos en un có­di­go de éti­ca y en es­ta or­ga­ni­za­ción, que se com­ple­ji­za­ba y cre­cía de mil a 20 mil per­so­nas, no bas­ta­ba con eso. —A. M.: Eso es al­go que sir­ve para todos los ca­sos que han su­ce­di­do y que pue­den su­ce­der, que es­pe­re­mos sean los me­nos po­si­bles. Hay que pre­pa­rar­se y por eso es­ta­mos tra­ba­jan­do. Todos co­me­te­mos erro­res, ima­gí­ne­se cuán­tos erro­res co­me­te el Es­ta­do, las em­pre­sas gran­des, las per­so­nas, y no hay otra so­lu­ción más que re­co­no­cer el error, ver có­mo se com­pen­sa y so­lu­cio­na.

—Fue al­go que tam­bién su­ce­dió, Al­fre­do, cuan­do in­gre­sas­te al gru­po Pen­ta y se des­ta­pa­ron los ca­sos de fi­nan­cia­mien­to irre­gu­lar de la po­lí­ti­ca. —A.M.: Me ha to­ca­do ver cuál es el cos­to de si­tua­cio­nes co­mo es­ta. Es un cos­to enor­me para las per­so­nas, las em­pre­sas, para las fa­mi­lias. Por eso es muy im­por­tan­te que las em­pre­sas de­di­quen re­cur­sos y tiempo, que los principales eje­cu­ti­vos se in­vo­lu­cren por­que es­to, cuan­do su­ce­de, tie­ne un cos­to muy al­to.

RE­LA­CIÓN CON LA PO­LÍ­TI­CA

—¿Ba­jo qué có­di­gos se de­fi­ne la re­la­ción del em­pre­sa­ria­do con el mun­do po­lí­ti­co? — B. L.: Se de­fi­ne en el có­di­go que tan­to el mun­do po­lí­ti­co co­mo el em­pre­sa­rial po­de­mos le­gí­ti­ma­men­te par­ti­ci­par del de­ba­te de po­lí­ti­cas pú­bli­cas y even­tual- men­te ex­pre­sar di­fe­ren­cias con el go­bierno, y eso no pue­de in­hi­bir­nos para tra­ba­jar en con­jun­to. Te­ne­mos que ge­ne­rar una cul­tu­ra en Chi­le de ex­pre­sar di­fe­ren­cias con res­pe­to y que eso no sea una pie­dra en el ca­mino. Es sano que con­vi­van dis­tin­tas ten­den­cias po­lí­ti­cas y la al­ter­nan­cia en el po­der es ex­tre­ma­da­men­te po­si­ti­va para la ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca. —Hoy los em­pre­sa­rios no quie­ren ver­se in­vo­lu­cra­dos con la po­lí­ti­ca ni las cam­pa­ñas. ¿Es­tán los puen­tes cor­ta­dos? —A.M.: No, para na­da. Creo que la po­lí­ti­ca en Chi­le es­tá te­nien­do un pro­ble­ma igual al de las em­pre­sas, pe­ro mu­cho más agudo. Quie­nes ha­cen po­lí­ti­ca tie­nen un res­pal­do ciu­da­dano que es más dé­bil que el que tie­ne la em­pre­sa pú­bli­ca o pri­va­da. No­so­tros tam­bién te­ne­mos que ayu­dar, más allá de las po­si­cio­nes po­lí­ti­cas, a re­va­lo­ri­zar la ta­rea de los po­lí­ti­cos. Si la po­lí­ti­ca no fun­cio­na en un país, es im­po­si­ble que fun­cio­ne la eco­no­mía. Y si no te­ne­mos bue­nas per­so­nas que se de­di­quen a la po­lí­ti­ca —sean de iz­quier­da, de­re­cha o de cen­tro—, no hay ma­ne­ra de que el país sal­ga ade­lan­te. Al­guien tie­ne que ha­cer la ta­rea de di­ri­gir al país por­que, si no, que­da en ma­nos de opor­tu­nis­tas, de per­so­nas no pre­pa­ra­das, de per­so­nas que bus­can el be­ne­fi­cio per­so­nal y no el be­ne­fi­cio de la co­lec­ti­vi­dad. —B.L.: No po­de­mos es­tig­ma­ti­zar el trán­si­to des­de otras di­men­sio­nes a la po­lí­ti­ca, des­de el académico, des­de el em­pre­sa­rial. Esa es­tig­ma­ti­za­ción de que só­lo se pue­den de­di­car a la po­lí­ti­ca per­so­nas con un pa­sa­do exen­to de even­tua­les con­flic­tos de in­te­rés. Los con­flic­tos hay que re­sol­ver­los y trans­pa­ren­tar­los, pe­ro no se pue­de pre­ten­der que una persona que as­pi­ra a te­ner un car­go pú­bli­co es­té ca­ren­te de con­flic­tos de in­te­rés. Es im­por­tan­te que la po­lí­ti­ca ten­ga pro­ce­sos de re­cam­bio y hay cier­tas re­glas que es­tán in­hi­bien­do eso, por ejem­plo, el fi­nan­cia­mien­to es­ta­tal de la po­lí­ti­ca. La ley res­trin­gió el fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca por par­te de las em­pre­sas, per­fec­to. Pe­ro lo im­por­tan­te es tam­bién man­te­ner el in­cen­ti­vo para que nue­vas per­so­nas en­tren a la po­lí­ti­ca y te­ner una chan­ce de ga­nar­les a los in­cum­ben­tes.

ELEC­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL

—¿Qué se jue­ga Chi­le en es­ta elec­ción? —A.M.: Yo creo que es­ta elec­ción es im­por­tan­te. En Chi­le, tu­vi­mos 30, 40 años de un cre­ci­mien­to co­mo no se co­no­ce en la historia, ni tam­po­co en nues­tro con­ti­nen­te, y des­pués só­lo se ha mi­ra­do la par­te me­dio va­cía de ese pro­gre­so. Si no te­ne­mos bue­nas re­glas, el re­sul­ta­do va a ser que, en vez de se­guir avan­zan­do, va­mos a em­pe­zar a cre­cer len­ta­men­te co­mo es­ta­mos aho­ra o po­de­mos em­pe­zar a re­tro­ce­der. —¿Qué can­di­da­to re­fle­ja ese re­tro­ce­so?

—A.M.: Los gre­mios no tie­nen can­di­da­tos. Lo que sí, es­pe­ro que la gen­te se in­vo­lu­cre y vo­te. Y bus­que aque­llas op­cio­nes que le pa­rez­can que van a pro­du­cir real­men­te el pro­gre­so. —B.L.: Los gre­mios no se pue­den pro­nun­ciar po­lí­ti­ca­men­te. Pe­ro sí uno pue­de de­cir que la elec­ción es im­por­tan­te. Es in­ne­ga­ble que hay que po­ner nue­va­men­te en el cen­tro al cre­ci­mien­to. Ya es­ta­mos vien­do có­mo cuan­do es­te se de­bi­li­ta, se frus­tran las ex­pec­ta­ti­vas. El cre­ci­mien­to es fun­da­men­tal y afor­tu­na­da­men­te vol­vió a es­tar en el cen­tro de la dis­cu­sión. —Aho­ra, da­do que los gre­mios van a tra­ba­jar con la persona que sal­ga ele­gi­da, ¿da lo mis­mo quién go­bier­ne? —A.M.: Nun­ca da lo mis­mo. Otra co­sa es que uno tra­ba­je con cual­quie­ra que la gen­te es­co­ja. Pe­ro ob­via­men­te, dis­tin­tas per­so­nas, co­mo re­pre­sen­tan dis­tin­tas ideas, el re­sul­ta­do... —B.L.: No da lo mis­mo. Es im­por­tan­te que los chi­le­nos va­ya­mos a vo­tar, para que sea­mos la ma­yor can­ti­dad los que eli­ja­mos quién va a ser el pró­xi­mo go­bierno.[

“Nun­ca da lo mis­mo (quien go­bier­ne). Otra co­sa es que uno tra­ba­je con cual­quie­ra que la gen­te es­co­ja”, aco­ta Al­fre­do Moreno, pre­si­den­te de la CPC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.