NI­CO­LÁS EY­ZA­GUI­RRE: EL PRI­MER MI­NIS­TRO

NI­CO­LÁS EY­ZA­GUI­RRE SE GRA­DUÓ CO­MO EL MÁS FIEL DE LOS MI­NIS­TROS DE BA­CHE­LET. ACEP­TÓ TRES CAR­TE­RAS Y HAS­TA EL FI­NAL SE HA MAN­TE­NI­DO A SU LA­DO, CA­SI INCÓLUME. ES­TE AÑO IRRUM­PE CO­MO LA PERSONA QUE MÁS IN­FLU­YE EN LAS DE­CI­SIO­NES DE LA MAN­DA­TA­RIA, DESTRONANDO DE

Que Pasa - - SUMARIO - Por Víc­tor Hu­go Moreno

Ni­co­lás Ey­za­gui­rre no lo du­dó en nin­gún se­gun­do. Cuan­do la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let lo lla­mó para que se hi­cie­ra car­go del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, su res­pues­ta fue un sí ro­tun­do. No hu­bo mar­gen de du­da. Es un pues­to que le aco­mo­da: lo su­yo son los nú­me­ros, las ci­fras, más que la po­lí­ti­ca. De todos mo­dos, y pe­se a su ale­gría ini­cial y di­fí­cil de di­si­mu­lar, ha­bía sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos, pues el que se iba, Ro­dri­go Val­dés, era su ami­go y ha­bían con­so­li­da­do una só­li­da du­pla en­tre La Mo­ne­da y Tea­ti­nos 120. Am­bos con pen­sa­mien­tos eco­nó­mi­cos más o me­nos si­mi­la­res —aun­que Val­dés es un pun­to más neo­li­be­ral que Ey­za­gui­rre—, es­ta­ban em­po­de­ra­dos ba­jo la idea de ha­cer ter­mi­nar es­te go­bierno de la me­jor for­ma po­si­ble. Pe­ro Val­dés ca­yó en el in­ten­to: no aguan­tó las di­fe­ren­cias con la pre­si­den­ta; mien­tras Ey­za­gui­rre —sin chis­tar— se que­dó has­ta el fi­nal. Ya no tie­ne na­da que per­der. Así, es­te año ante la pre­gun­ta: ¿Quié­nes son las per­so­nas que más in­flu­yen hoy en las de­ci­sio­nes de la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let? el aho­ra je­fe de las ar­cas fis­ca­les aso­ma por pri­me­ra vez en el pri­mer lu­gar con un 31,1%, destronando del pri­mer pues­to (de las dos edi­cio­nes pa­sa­das) a la je­fa del ga­bi­ne­te pre­si­den­cial, Ana Lya Uriarte, quien al­can­za en es­ta opor­tu­ni­dad el 28,8% de las pre­fe­ren­cias. Mien­tras que en la ter­ce­ra posición apa­re­ce un clá­si­co den­tro de es­te se­lec­to e in­flu­yen­te gru­po: el je­fe

¿Quié­nes son las per­so­nas que más in­flu­yen hoy en las de­ci­sio­nes de la pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let?

de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de la pre­si­den­ta, Pe­dro Güell. ¿Có­mo ha lo­gra­do Ey­za­gui­rre man­te­ner­se fir­me jun­to a la pre­si­den­ta pe­se a in­clu­so dis­cre­par en mu­chas oca­sio­nes de las de­ci­sio­nes que se to­man?: leal­tad sin ma­ti­ces, ale­gan­do con fir­me­za, pe­ro acep­tan­do que la je­fa es una so­la, di­cen en Pa­la­cio, ha si­do la re­ce­ta. No hay más. Y su pa­so por es­te go­bierno ha tran­si­ta­do por va­rios de esos ca­mi­nos. En la prác­ti­ca, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre ac­tuó des­de el ini­cio del go­bierno (2014) co­mo un mi­nis­tro de Ha­cien­da en las som­bras. No fue nom­bra­do en el pues­to, bá­si­ca­men­te, por­que Al­ber­to Are­nas ha­bía si­do el más ac­ti­vo men­tor del pro­gra­ma de go­bierno y Ba­che­let le de­bía el car­go, se­gún co­men­tan fuen­tes de La Mo­ne­da; aun­que de todos mo­dos la voz del ex je­fe de Ha­cien­da del go­bierno de Ri­car­do La­gos era es­cu­cha­da por la man­da­ta­ria, quien ante cual­quier du­da de­ja­da por Are­nas no va­ci­la­ba en lla­mar­lo para oír su pa­re­cer. Pe­ro el des­tino del eco­no­mis­ta para es­te go­bierno era otro y en una de­ci­sión con­sen­sua­da con Ba­che­let re­suel­ve to­mar la car­te­ra de Edu­ca­ción para li­de­rar la ma­yor de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les pro­pues­tas en el pro­gra­ma: la edu­ca­cio­nal. Su apues­ta era bien con­cre­ta, sim­ple y di­rec­ta; pe­ro a la vez muy am­bi­cio­sa y com­ple­ja: si la re­for­ma se trans­for­ma­ba en el ma­yor éxi­to del go­bierno, Ey­za­gui­rre ten­dría la po­si­bi­li­dad de er­guir­se co­mo fi­gu­ra pre­si­den­cial para su­ce­der a Ba­che­let. Co­mo to­do po­lí­ti­co, la as­pi­ra­ción de di­ri­gir el país siem­pre es­tá la­ten­te y es­ta no es la ex­cep­ción. El pro­ble­ma es que el guión de esa historia tran­si­tó ha­cia otros ca­mi­nos más ne­bu­lo­sos y en­re­da­dos que ter­mi­na­ron por se­pul­tar ese na­tu­ral de­seo. Se­gún re­cuer­dan en Pa­la­cio, la idea de Ey­za­gui­rre para la re­for­ma era otra, so­bre to­do al mo­men­to de es­ta­ble­cer las prio­ri­da­des. Él pen­sa­ba que se de­bía par­tir por la edu­ca­ción pú­bli­ca y así dar for­ma al cam­bio es­truc­tu­ral que se plan­tea­ba para el sis­te­ma. Sin em­bar­go, la vi­sión del en­ton­ces mi­nis­tro del In­te­rior, Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo, y Al­ber­to Are­nas era otra: ha­bía que em­pe­zar ata­can­do el lu­cro. Y por esos años la opi­nión de esa du­pla era ley sa­gra­da y el en­ton­ces mi­nis­tro de Edu­ca­ción la acep­ta­ba y asu­mía. Ya en ese mo­men­to, y an­tes de asu­mir en la Seg­pres, Ey­za­gui­rre ale­ga­ba en torno a lo que la pro­pia Ba­che­let bau­ti­zó es­ta se­ma­na co­mo la lla­ma­da “he­mo­rra­gia le­gis­la­ti­va”. Se­gún afir­man cer­ca­nos al mi­nis­tro, él siem­pre pu­so el pun­to de que era un pro­gra­ma muy am­bi­cio­so, so­bre to­do en edu­ca­ción, re­fle­xión que ha­ría pú­bli­ca en una po­lé­mi­ca en­tre­vis­ta de El

Mer­cu­rio en sep­tiem­bre de 2015, don­de se con­fe­só sin fil­tro al de­cir que en la agen­da de edu­ca­ción se ha­bía pa­de­ci­do de ex­ce­so de am­bi­ción. En­tre­vis­ta que le cau­só un ti­rón de ore­jas de la pre­si­den­ta al día si­guien­te. Va­rias son las opor­tu­ni­da­des en que Ba­che­let ha te­ni­do que re­pren­der a su mi­nis­tro por sus de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas. La más re­cor­da­da: los pa­ti­nes, cuan­do

tam­bién co­mo mi­nis­tro de Edu­ca­ción en un pro­gra­ma de TV hi­zo la des­afor­tu­na­da me­tá­fo­ra de que para igua­lar la can­cha en edu­ca­ción ha­bía que ba­jar de la ca­rre­ra a los que iban más rá­pi­do, lo que le tra­jo una es­pe­ra­ble llu­via de crí­ti­cas por su re­cu­rren­cia a ana­lo­gías po­co cla­ras, y la lis­ta si­gue con más pie­zas de co­lec­ción. Y ante ello el mi­nis­tro siem­pre lle­ga a la mis­ma con­clu­sión se­gún des­cri­ben sus cer­ca­nos: que se ex­ce­dió y ha­bló de más. De he­cho, ha­ce po­cas se­ma­nas hu­bo otra en­tre­vis­ta de la cual se arre­pin­tió un po­co, cuan­do a tra­vés de La Ter­ce­ra prác­ti­ca­men­te anun­ció su re­ti­ro de la po­lí­ti­ca tras es­te go­bierno. Des­pués lo pen­só me­jor y con­clu­yó que era muy apre­su­ra­do anun­ciar eso, pe­ro ya no ha­bía na­da que ha­cer. El mi­nis­tro su­fre de in­con­ti­nen­cia ver­bal y ca­da vez que se anun­cia una en­tre­vis­ta su­ya, so­bre to­do en un me­dio es­cri­to, en La Mo­ne­da tiem­blan. Pe­ro Ba­che­let lo co­no­ce y lo per­do­na, in­clu­so cuan­do, de for­ma una vez más inapro­pia­da, la tra­tó de “gor­dis”. Ey­za­guii­rre es así, y a ve­ces su hu­mor ex­ce­de lo iró­ni­co y el do­ble sen­ti­do. Y la úl­ti­ma de es­tas re­pri­men­das pre­si­den­cia­les fue ha­ce po­co: todos los mi­nis­tros ya es­ta­ban arri­ba de la ta­ri­ma en el pa­tio de Los Na­ran­jos de Pa­la­cio, dis­pues­tos para la úl­ti­ma fo­to ofi­cial del 18 de sep­tiem­bre, cuan­do de pron­to se sien­ten ri­sas y la voz de Ba­che­let di­cien­do: Ni­co­lás eres un bru­to. Na­die sa­be bien qué fue lo que di­jo, pe­ro va­rios se ima­gi­nan que un chis­te blan­co pre­ci­sa­men­te no de­be ha­ber si­do. Lo cier­to es que Ba­che­let lo es­cu­cha y lo ne­ce­si­ta. Por eso ha acu­di­do a él ca­da vez que lo es­ti­ma ne­ce­sa­rio, lle­ván­do­lo al sa­cri­fi­cio al nom­brar­lo pri­me­ro en Edu­ca­ción (un fie­rro ca­lien­te) para lue­go tras­la­dar­lo a la Seg­pres, sa­bien­do las es­ca­sas ha­bi­li­da­des blan­das que tie­ne y la ma­la re­la­ción que con el tiempo ha cul­ti­va­do con los par­ti­dos po­lí­ti­cos; para aho­ra dar­le la úl­ti­ma ba­ta­lla en Ha­cien­da, don­de de al­gu­na ma­ne­ra u otra de­be­rá ha­cer mi­la­gros para cum­plir pro­me­sas co­mo la de la gra­tui­dad ya es­ta­ble­ci­da en la ley de in­clu­sión, pues­ta en du­da por la es­tre­chez pre­su­pues­ta­ria que hay para el pró­xi­mo año. Con to­do, Ey­za­gui­rre siem­pre es­tá y fi­nal­men­te se con­vir­tió en el pri­mer mi­nis­tro de Ba­che­let, más allá de cual­quier otro. En torno al fu­tu­ro del eco­no­mis­ta, la po­lí­ti­ca no es­tá den­tro de sus prio­ri­da­des. De he­cho, no se ha mos­tra­do in­tere­sa­do en la elec­ción pre­si­den­cial y su mi­li­tan­cia en el PPD es bas­tan­te po­co ac­ti­va, se­gún ex­pli­can des­de esa tien­da. La academia pue­de ser un es­pa­cio que se le abra, aun­que su otro ma­yor de­seo es ser al­gún día pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, se­gún co- men­tan des­de su en­torno más cer­cano. En es­ta lis­ta de in­flu­yen­tes pre­si­den­cia­le, tam­bién, siem­pre apa­re­cen las her­mé­ti­cas y a es­ta al­tu­ra mí­ti­cas fi­gu­ras del Se­gun­do Pi­so: Uriarte y Güell. La pri­me­ra es una fi­gu­ra de con­fian­za que hoy por hoy es par­te im­por­tan­te de los puen­tes de una que­bra­da re­la­ción en­tre la pre­si­den­ta y los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría. Ella es la men­sa­je­ra ca­da vez que ter­mi­nan los co­mi­tés po­lí­ti­cos de los lu­nes para lle­var­le a Ba­che­let las de­ci­sio­nes que allí se to­man, o más bien para tras­pa­sar­le las que­jas de los timoneles de los sie­te par­ti­dos que aún so­bre­vi­ven a la Nue­va Ma­yo­ría. Pe­ro cuan­do se pre­gun­ta en Pa­la­cio qué ha­cen es­tas per­so­nas del Se­gun­do Pi­so, na­die tie­ne una res­pues­ta con­cre­ta o na­die se atre­ve a de­cir­lo. Pe­ro lo cier­to es que Uriarte es más que la persona que le ma­ne­ja la agen­da. Es mu­cho más que eso y todos en el ofi­cia­lis­mo y en La Mo­ne­da se re­sig­na­ron ante ese po­der de la je­fa de ga­bi­ne­te, aun­que no es na­da per­so­nal, por­que la gran ma­yo­ría tie­ne bue­nas opi­nio­nes per­so­na­les de Ana Lya. Mien­tras que Güell ya todos sa­ben que es más que un pen­sa­dor de dis­cur­sos, ya que mar­ca las pau­tas y las ideas, y la pre­si­den­ta lo es­cu­cha. Aun­que en la úl­ti­ma cuen­ta pú­bli­ca del 1 de ju­nio le sa­lió al­go de com­pe­ten­cia, pues Val­dés ha­bría in­ter­ce­di­do bas­tan­te en la mo­de­ra­ción de al­gu­nas fra­ses, co­mo re­cuer­da una fuen­te con­sul­ta­da. Pug­na que siem­pre ha es­ta­do pre­sen­te en La Mo­ne­da en las lla­ma­das dos al­mas: las trans­for­ma­do­ras sin ape­lli­do, y las mo­de­ra­das con ma­ti­ces. Ba­che­let con­fía en es­te Se­gun­do Pi­so so­bre­vi­vien­do a to­do. Han si­do par­te de ese se­lec­to gru­po de los más fie­les y has­ta el fi­nal lo se­gui­rán sien­do.[

¿Có­mo ha lo­gra­do Ey­za­gui­rre man­te­ner­se fir­me jun­to a la pre­si­den­ta?: leal­tad sin ma­ti­ces, pe­ro siem­pre al­zan­do la voz es la re­ce­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.