PI­ÑE­RA: OB­SER­VA­DO POR LA HISTORIA

EL EX PRE­SI­DEN­TE, NUE­VA­MEN­TE, SE PO­SI­CIO­NA EN­TRE LOS MÁS PO­DE­RO­SOS E IN­FLU­YEN­TES DE CHI­LE, LO HA­CE EN LA PO­LE POSITION DE UNA ELEC­CIÓN PRE­SI­DEN­CIAL Y CON LA OPOR­TU­NI­DAD (Y OBLI­GA­CIÓN) DE SER EL RE­FE­REN­TE EX­CLU­SI­VO DE LA DE­RE­CHA CHI­LE­NA DE LOS PRÓ­XI­MOS AÑO

Que Pasa - - SUMARIO - Por Pa­blo Or­tú­zar, in­ves­ti­ga­dor Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios de la So­cie­dad

Por Pa­blo Or­tú­zar

La obra Dis­cur­so de Gui­ller­mo Cal­de­rón re­tra­ta a la pri­me­ra Mi­che­lle Ba­che­let. Una versión in­ge­nua, con­ci­lia­do­ra y re­sig­na­da de ella que que­dó ca­si com­ple­ta­men­te des­pla­za­da por la ima­gen du­ra, de­ci­di­da y dis­tan­te de su se­gun­do go­bierno. Qui­zás por eso las úl­ti­mas pre­sen­ta­cio­nes de la obra Vi­lla, que an­tes se da­ba jun­to a Dis­cur­so, son en so­li­ta­rio. Cues­ta no sim­pa­ti­zar con es­ta ca­ra su­mer­gi­da hoy ba­jo la ca­ra an­tes su­mer­gi­da de la pre­si­den­ta. Cues­ta no con­mo­ver­se con ella. “A ve­ces las víc­ti­mas sen­ti­mos que nos me­re­ce­mos la vio­len­cia”. “Yo era ma­ri­po­sa y me con­ver­tí en cun­cu­na”. “Hu­bo crí­me­nes en con­tra de mi cuer­po, por eso es tan vio­len­to que ha­ble de mi cuer­po co­mo si fue­ra un pe­da­zo de car­ne”. “Me van a que­rer un día”. El de­seo de ven­gan­za, el do­lor, las ga­nas de per­do­nar, el mie­do a la trai­ción y las ga­nas de ser ama­da, to­do eso fue mez­cla­do ma­gis­tral­men­te por Cal­de­rón. No hay una obra equivalente so­bre Pi­ñe­ra. No hay una versión ro­mán­ti­ca de él. No hay un sue­ño ro­to. No hay mie­do a la trai­ción. No hay tor­tu­ra. Pe­ro hay har­to do­lor. Hay un cuer­po que qui­sie­ra es­con­der­se den­tro de un ce­re­bro.Y har­tas ga­nas de ser que­ri­do. Pi­ñe­ra es, bá­si­ca­men­te, un ni­ño tí­mi­do y ba­ji­to que con­vir­tió su ce­re­bro en una for­ta­le­za y el triun­fo ob­je­ti­va­men­te cuan­ti­fi­ca­ble en su úni­co pa­rá­me­tro. Igual que Ba­che­let, es hi­jo de la cla­se me­dia tra­di­cio­nal, mi­ra­da en me­nos por la oli­gar­quía san­tia­gui­na (en me­dio de la que se edu­có en el Ver­bo Di­vino). Igual que la pre­si­den­ta, su­fre cuan­do es se­ña­la­do su cuer­po, sus erro­res in­vo­lun­ta­rios al ha­blar, sus tics. Tra­ta de es­con­der­se. ¿Al­guien re­cuer­da sus tra­jes al co­mien­zo de su pri­mer go­bierno, va­rias ta­llas más gran­des que él? Y nun­ca, nun­ca de­ja de com­pe­tir. Zig­za-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.