BA­CHE­LET: CHI­LE­NA PRE­SI­DEN­TA

RE­PRE­SEN­TA AL CHI­LE NO EXI­TIS­TA NI AVASALLADOR. SU IMPERFECCIÓN ES LA CLA­VE DE SU EN­TE­RE­ZA. EN SUS GO­BIER­NOS LE HA TO­CA­DO BAI­LAR CON LA FEA, PE­RO, EN LA REC­TA FI­NAL, CAM­BIÓ LA MÚ­SI­CA Y AHO­RA SE LA VE BAI­LAN­DO LA PEGAJOSA ME­LO­DÍA DEL LE­GA­DO.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Vi­cen­te Undurraga

Se ha per­fi­la­do co­mo un es­tu­pen­do can­di­da­to para en­ca­be­zar, en el Mu­seo de Historia Na­tu­ral, una ex­po­si­ción in­ter­ac­ti­va so­bre la era ca­ver­na­ria. Nos re­fe­ri­mos a Jo­sé An­to­nio Kast –el Jemmy But­ton de lo ul­tra­mon­tano–, a cu­yo la­do po­dría es­tar, re­pre­sen­tan­do a la ca­ver­na ri­val, Eduar­do Ar­tés. Am­bos den­tro de una ca­ja de vi­drio gi­ra­to­ria ha­blan­do 24/7. En­tre esos ex­tre­mos sia­me­ses exis­te Chi­le, del que Ba­che­let es pre­si­den­ta co­mo me­jor pue­de. En 2013, Rafael Gu­mu­cio es­cri­bió: “Ella re­sul­ta un re­creo, un per­dón, una es­ca­pa­to­ria”. Es­ca­pa­to­ria a los ca­ver­na­rios que tan­to de­ter­mi­nan a es­te país y re­creo a esa ma­ne­ra tan chi­le­na de ha­cer po- lí­ti­ca: des­de arri­ba y des­de le­jos. Ba­che­let ha mos­tra­do una muy vi­li­pen­dia­da cer­ca­nía, que no es en sí mis­ma un de­fec­to ni una vir­tud sino, sim­ple­men­te, una ca­rac­te­rís­ti­ca com­pues­ta por de­fec­tos y vir­tu­des co­mo la im­pro­vi­sa­ción, la em­pa­tía, el atre­vi­mien­to, la in­for­ma­li­dad y cier­ta pro­pen­sión a lo errá­ti­co, al chas­ca­rro in­clu­so, im­pen­sa­ble en li­de­raz­gos tradicionales co­mo los de La­gos o Ayl­win ( Pi­ñe­ra, en es­to úl­ti­mo, es tam­bién cer­cano al chi­leno me­dio, só­lo que mul­ti­mi­llo­na­rio y po­co co­nec­ta­do, o sea en ver­dad le­ja­ní­si­mo, pe­ro chis­to­so igual). Más que una chi­le­na co­mún, Ba­che­let es una hi­per­chi­le­na cu­ya vi­da –no­ta- ble­men­te na­rra­da en la bio­gra­fía de An­drea In­sun­za y Ja­vier Or­te­ga– es co­mo un es­pe­jo con­ve­xo de la re­cien­te historia na­cio­nal: su in­fan­cia y ju­ven­tud las pa­só en­tre el mun­do mi­li­tar y la iz­quier­da ac­ti­va, sus es­tu­dios de Me­di­ci­na los em­pe­zó en plena efer­ves­cen­cia re­vo­lu­cio­na­ria, mi­li­tan­do en la Ju­ven­tud So­cia­lis­ta has­ta que lle­gó el gol­pe y la muer­te de su pa­dre es­tan­do de­te­ni­do por sus pro­pios ca­ma­ra­das de la FACH, y lue­go el due­lo sin so­sie­go, el pa­so por Vi­lla Gri­mal­di jun­to a su ma­dre, el exi­lio, el amor, la ma­ter­ni­dad a so­las, el re­gre­so a Chi­le, la cul­mi­na­ción de los es­tu­dios, la re­sis­ten­cia clan­des­ti­na. Y des­pués la de­mo­cra­cia, el tra­ba­jo en Co­na­si­da y

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.