LUK­SIC: LA PO­LÍ­TI­CA DEL MEME

EL HOM­BRE TWIT­TER; EL EM­PRE­SA­RIO CER­CANO. EL MI­LLO­NA­RIO QUE TO­MA TÉ CON SUS SE­GUI­DO­RES Y LES RE­GA­LA LI­BROS. ANDRÓNICO LUK­SIC, NUE­VA­MEN­TE ELE­GI­DO CO­MO UNO DE LOS PO­DE­RO­SOS DEL AÑO, SE HA MAN­TE­NI­DO EN LO MÁS AL­TO DE LA CON­TIN­GEN­CIA Y DEL DÍA A DÍA DE CHI­LE.

Que Pasa - - SUMARIO - Por Ál­va­ro Bi­sa­ma

Hay al­go in­quie­tan­te en el des­pla­za­mien­to que una fi­gu­ra co­mo Andrónico Luk­sic ha te­ni­do en la es­fe­ra pú­bli­ca los úl­ti­mos años. En cier­to mo­do, se tra­ta de al­guien cu­yos con­tor­nos se equi­li­bran en­tre va­rias imá­ge­nes di­sí­mi­les. Es­tas imá­ge­nes, ade­más, ter­mi­nan re­ve­lan­do cier­to ma­pa se­cre­to de nues­tra cul­tu­ra. Por aho­ra, se me ocu­rren dos. La pri­me­ra da­ta del 2013. En ella, Se­bas­tián Dá­va­los asis­te a una reu­nión en­tre Na­ta­lia Com­pag­non, su es­po­sa, y el em­pre­sa­rio. Ese en­cuen­tro es el cen­tro del es­cán­da­lo del ca­so Ca­val y es qui­zás el mo­men­to exac­to en que el go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría hi­po­te­có su cre­di­bi­li­dad mo­ral. La se­gun­da es más re­cien­te y pa­re­ce ca­si un chis­te: Ed­mun­do Va­ras, es­tre­lla caí­da en des­gra­cia de un reality show, le es­cri­be por Twit­ter a Luk­sic y le pi­de tra­ba­jo en Ca­nal 13, en tan­to due­ño del ca­nal. Luk­sic le res­pon­de que no pue­de ha­cer na­da, que él no ve las con­tra­ta­cio­nes de la es­ta­ción y Var­gas ter­mi­na ese mis­mo día es­cri­bién­do­le a Mar­ce­lo Ti­ne­lli, el ani­ma­dor ar­gen­tino. En­tre el se­cre­tis­mo de una y el ex­hi­bi­cio­nis­mo de la otra, en­tre las re­des so­cia­les y los acuer­dos pri­va­dos del po­der, pa­re­cie­ra exis­tir una con­tra­dic­ción, pe­ro aque­llo aho­ra mis­mo es una ilu­sión tan anacró­ni­ca co­mo con­so­la­do­ra, pues en reali­dad es­ta­mos en una co­lec­ción de se­me­jan­zas o más bien de una suer­te de lí­nea de con­ti­nui­dad en­cu­bier­ta. Mal que mal, Luk­sic, la mis­ma fi­gu­ra que aho­ra ha­bi­ta fe­liz las re­des so­cia­les (al pun­to de que fue a to­mar­se un te­ci­to con un fo­llo­wer de Es­ta­ción Cen­tral), al­gu­na vez de­man­dó al abo­ga­do Ro­dri­go Ferrari de su­plan­tar su iden­ti­dad el 2011, a cau­sa de una cuen­ta pa­ró­di­ca de Twit­ter. Ferrari ga­nó la de­man­da pues no ha­bía de­li­to en la sá­ti­ra y cual­quier otra po­si­bi­li­dad hu­bie­se si­do un aten­ta­do con­tra la li­bre ex­pre­sión que esa pa­ro­dia cons­truía. Aho­ra esa pa­ro­dia es­tá al cen­tro de la es­ce­na; en el ca­so de Luk­sic el po­der im­pli­ca vol­ver­se un meme, ser un meme.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.