¿De qué sir­ve un co­mer­cial des­pués de la te­le­se­rie tur­ca?”.

Que Pasa - - ACTUALIDADQP -

san un se­gun­do. —El go­bierno pu­do ha­ber to­ma­do me­di­das pa­ra pre­ve­nir­la —di­ce Se­bas­tián, al fin—. Tam­bién pu­do en­fo­car me­jor sus cam­pa­ñas con­tra el VIH. Pe­ro no es so­lo cul­pa del go­bierno, tam­bién es­tá la res­pon­sa­bi­li­dad per­so­nal, y la res­pon­sa­bi­li­dad de las fa­mi­lias. Los pa­dres sa­ben que tie­nes que cui­dar­te, pe­ro no te ha­blan de la en­fer­me­dad, no te en­se­ñan a po­ner­te un condón. No co­noz­co a na­die que al pa­pá le ha­ya en­se­ña­do a po­ner­se el condón. To­dos apren­de­mos en la prác­ti­ca, con la adrenalina a cua­tro mil. Y así se te ol­vi­da… así se pro­du­ce el con­ta­gio… Los de­más asien­ten. De cier­ta for­ma, es la his­to­ria de to­dos. En Chi­le, el 38% de los jó­ve­nes de­tec­ta­dos lle­gan, co­mo Die­go, ya en eta­pa si­da. —Yo que­ría de­cir­les a otros chi­cos que no es­tán so­los —di­ce Se­bas­tián—, que los tra­ta­mien­tos es­tán me­jo­ran­do, que te­ne­mos que pa­rar la epi­de­mia. Pa­ra es­to no hay una cu­ra, pe­ro te­ne­mos que de­te­ner­lo. Yo les di­go a mis ami­gos: “Oye, cuí­da­te”. A mí se me de­rrum­bó el mun­do pe­ro me le­van­té otra vez con es­to, que es pa­ra to­da la vi­da. Es una mo­chi­la que no es fá­cil car­gar al prin­ci­pio, co­mo cuan­do te man­dan al pri­mer día de co­le­gio y no sabes có­mo te van a tra­tar. Los de­más asien­ten y Se­bas­tián pa­re­ce emo­cio­na­do. Afue­ra es me­dio­día. —Y los co­le­gios tie­nen que en­ten­der que pe­di­mos edu­ca­ción se­xual bien he­cha, ta­men­te en us­te­des… por­que sé que es­tán pa­san­do lo mis­mo que yo, que es­ta­mos vi­vien­do la mis­ma his­to­ria. Die­go y Se­bas­tián lo mi­ran con­mo­vi­dos. Die­go sa­ca su smartp­ho­ne, y le mues­tra un gru­po se­cre­to de Fa­ce­book que creó una se­ma­na atrás, la pri­me­ra red de jó­ve­nes chi­le­nos vi­vien­do con VIH. Sue­ña con or­ga­ni­zar­los, con for­mar una co­mu­ni­dad, con ha­cer un pri­mer en­cuen­tro na­cio­nal. Pe­ro no es fá­cil: has­ta aho­ra, só­lo ha con­se­gui­do que cua­tro mu­cha­chos se atre­van a en­trar al gru­po. To­dos los de­más vi­ven con de­ma­sia­do mie­do co­mo pa­ra asu­mir­se fren­te a sus pa­res. Es­ta ma­ña­na, sin em­bar­go, sa­be que sin bus­car­los ha en­con­tra­do dos com­pa­ñe­ros.[

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.