CÓM­PLI­CES PA­SI­VOS

LA DI­FE­REN­CIA DE VO­TOS QUE NE­CE­SI­TA SE­BAS­TIÁN PI­ÑE­RA PA­RA GA­NAR EL 17 DI­CIEM­BRE SE EN­CUEN­TRA DUR­MIEN­DO CON EL ENEMI­GO.

Que Pasa - - COLUMNA QP - Por Ca­mi­lo Fe­res, di­rec­tor Área de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos y So­cia­les Azer­ta

Con­tra ca­si to­dos los pro­nós­ti­cos, la se­gun­da vuel­ta pre­si­den­cial del 17 de di­ciem­bre se­rá una com­pe­ten­cia en­tre dos can­di­da­tos per­de­do­res. Más allá de los nú­me­ros y sus in­fi­ni­tas com­bi­na­cio­nes, lo cier­to es que tan­to el can­di­da­to de Chi­le Va­mos, Se­bas­tián Pi­ñe­ra, co­mo el de Fuer­za de la Ma­yo­ría, Ale­jan­dro Gui­llier, es­pe­ra­ban lle­gar a es­ta ins­tan­cia con una vo­ta­ción ma­yor a la ob­te­ni­da y con sus res­pec­ti­vos fan­tas­mas más le­jos y más mo­re­tea­dos. De ma­ne­ra muy su­cin­ta, la si­tua­ción de los fi­na­lis­tas de la elec­ción pre­si­den­cial es la si­guien­te: Ale­jan­dro Gui­llier ob­tu­vo una muy ba­ja vo­ta­ción ( 22,7%), aun­que su prin­ci­pal de­rro­ta fue la de que­dar prác­ti­ca­men­te em­pa­ta­do con los re­ta­do­res a su iz­quier­da: el Fren­te Am­plio. Con to­do, Gui­llier es un can­di­da­to que pa­sa a se­gun­da vuel­ta con dis­tin­tos bol­so­nes de vo­ta­ción dis­po­ni­bles que, en teo­ría, su­man más que los que pue­den ad­he­rir a su ad­ver­sa­rio. Se­bas­tián Pi­ñe­ra, en tan­to, pa­sa co­mo pri­me­ra mi­no­ría al ba­lo­ta­je ( 36,6%). Con una fuer­za cohe­sio­na­da tras de sí y con un re­ta­dor in­terno ( el dipu­tado Jo­sé An­to­nio Kast) que, a di­fe­ren­cia del cri­sol de sen­si­bi­li­da­des y se­ña­les de apo­yo con­di­cio­na­do que en­fren­ta Gui­llier en su ba­rrio, no per­dió tiempo en po­ner­se tras de él y su can­di­da­tu­ra. El pro­ble­ma de Pi­ñe­ra, sin em­bar­go, es que la su­ma de los vo­tos que la pri­me­ra vuel­ta de­jó den­tro del arco de la cen­tro­de­re­cha es in­su­fi­cien­te pa­ra mar­car una ma­yo­ría ní­ti­da. Ca­du­ca ya la mon­ser­ga de la con­ver­gen­cia del so­cial­cris­tia­nis­mo o la ima­gen de una fa­lan­ge co­rrien­do de vuel­ta en ma­sa ha­cia su tron­co con­ser­va­dor, y de­va­lua­dos tam­bién los bo­nos del li­be­ra­lis­mo pro­gre de Ciu­da­da­nos et ál., co­mo po­cas ve­ces en la his­to­ria, los nú­me­ros no le cua­dran al pi­ñe­ris­mo y han he­cho re­cu­rren­te la pre­gun­ta res­pec­to de có­mo pa­sar del 44% que su­man su vo­ta­ción y la de Kast. To­do pa­re­ce in­di­car que la di­fe­ren­cia de vo­ta­ción que Pi­ñe­ra ne­ce­si­ta pa­ra ga­nar se en­cuen­tra dur­mien­do con el enemi- go. Es de­cir, los vo­tos más va­lio­sos no de­pen­de­rían tan­to del ar­te de con­quis­tar co­ra­zo­nes, co­mo le gus­ta de­cir, sino más bien de la inac­ti­va­ción de dis­per­sos y di­sí­mi­les vo­tan­tes que lo pue­den ha­cer ga­nar por omi­sión, más o me­nos do­lo­sa, da­da la con­ver­gen­cia de sus pro­pios in­tere­ses con los del can­di­da­to de Chi­le Va­mos. En su­ma, pa­ra­fra­sean­do al pro­pio ex pre­si­den­te, su éxi­to en el ba­lo­ta­je de­pen­de­rá, en una bue­na me­di­da, de la ac­tua­ción de cier­tos cóm­pli­ces pa­si­vos. Ca­be se­ña­lar que se des­cuen­tan de es­te con­cep­to to­dos quie­nes de­re­cha­men­te vo­ta­rán por el ex pre­si­den­te, que vie­nen mas­ti­can­do esa op­ción desde ha­ce tiempo y se han pues­to en un cos­ta­do que, mo­men­tá­nea­men­te, li­mi­tó en la DC Ca­ro­li­na Goic, pe­ro que hoy es­tá li­be­ra­do de leal­ta­des ob­so­le­tas. Con lo de pa­si­vo nos re­fe­ri­mos a quie­nes apor­ta­rán no asis­tien­do, anu­lan­do, via­jan­do el día de la elec­ción o apo­yan­do des­ga­na­da­men­te en pú­bli­co mien­tras se res­tan en pri­va­do. Ac­to­res di­sí­mi­les y ca­mu­fla­dos den­tro de los bol­so­nes de vo­to po­ten­cial de Gui­llier.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.