EN­TRE CARCAMALES Y PEN­DE­JOS, CRÓNICA DE UN DES­PLA­ZA­MIEN­TO

AL­GU­NA VEZ PEN­SA­MOS QUE EL FREN­TE AM­PLIO HA­BÍA MUER­TO AN­TES DE EM­PE­ZAR. PE­RO AHO­RA LAS CO­SAS SON DIS­TIN­TAS.

Que Pasa - - COLUMNA QP - Por Mar­ce­lo Mellado, es­cri­tor

El pro­ce­so elec­to­ral

del 19 de no­viem­bre co­men­zó, pa­ra mí, el vier­nes 17, cuan­do en el Pu­ro Ca­fé de la Pla­za Vic­to­ria, en Val­po, vi a Sharp reuni­do con Fer­nan­do Atria. No pu­de es­cu­char lo que ha­bla­ban, pe­ro lo su­pu­se. Sen­tí, de­li­ran­te­men­te, que el FA era una frac­ción de una frac­ción del vie­jo y mal­di­to Par­ti­do So­cia­lis­ta. Val­po co­mo el cen­tro de la cons­pi­ra­ción. Igual hay que ima­gi­nar la lla­ma­da or­di­na­ria de al­gún fun­cio­na­rio o de al­gún po­lí­ti­co de la NM tra­tan­do de ne­go­ciar al vie­jo es­ti­lo y más de al­gún fren­team­plis­ta, hi­jo de su pa­dre, con la ten­ta­ción que le pro­vee la so­ber­bia pen­de­jís­ti­ca. En es­te ins­tan­te no pue­do de­jar de re­cor­dar las jor­na­das que lle­va­ron al MVC (Mo­vi­mien­to Val­pa­raí­so Ciu­da­dano) al mu­ni­ci­pio de Val­po (Sharp), en don­de tu­vo un rol pro­ta­gó­ni­co el Pac­to Ur­bano La Ma­triz (PULM), que son an­te­ce­den­tes cla­ves de lo que ocu­rre hoy en el país. Ahí hu­bo ca­li­dad de di­se­ño po­lí­ti­co de­fi­ni­do por un espíritu ciu­da­dano que, a pe­sar de la fa­go­ci­ta­ción del pro­ce­so por par­te de los au­to­no­mis­tas, es un an­te­ce­den­te pa­tri­mo­nial del FA, que es mu­cho más am­plio de lo que él mis­mo cree. La de­re­cha, por su par­te, no lo­gra ar­ti­cu­lar de ma­ne­ra creí­ble un nue­vo mo­de­lo, y aun­que hay una ge­ne­ra­ción que to­ma posición de lu­ga­res y ex­hi­be un mo­do más li­be­ral, pri­ma el re­gis­tro pa­triar­cal y la uni­for­mi­dad iden­ti­ta­ria. Igual creo que la de­re­cha chi­le­na ha de­bi­do pa­de­cer a la iz­quier­da, que en es­te país tie­ne mu­chas aris­tas y pri­ma­cía dis­cur­si­va, desde la cul­tu­ral, pa­san­do por la aca­dé­mi­ca y, por cier­to, lo que que­da del mun­do po­pu­lar, y ha de­bi­do bai­lar a su rit­mo que, ojo, no es otra co­sa que la mo­der­ni­dad mis­ma.

NUE­VAS CA­RAS EN EL PAR­LA­MEN­TO

Pue­de que los re­sul­ta­dos del do­min­go 19 de no­viem­bre sean una sor­pre­sa pa­ra la po­lí­ti­ca san­tia­gui­na, pe­ro ha­cía ra­to que las co­sas es­ta­ban pa­san­do por otro la­do, fue­ra de los sa­lo­nes por don­de sue­le tran­si­tar el de­seo me­tro­po­li­tano de la co­sa pú­bli­ca. Pa­ra el ca­non po­lí­ti­co, el asun­to es có­mo re­du­cir es­to a al­go ma­ne­ja­ble a ni­vel de con­trol de ima­gen, por eso se nos ha­bla del ca­so es­pa­ñol, fran­cés, del bre­xit, de Trump, etc. Y no es que las co­sas no es­tén co­nec­ta­das, es que a la desafec­ción ge­ne­ra­li­za­da se le ad­jun­tó un de­seo de jo­da, de ex­pe­ri­men- to, de alar­de de la des­po­se­sión más o me­nos or­ga­ni­za­da. Y si bien el FA es la ex­pre­sión de al­gu­nas fuer­zas o tri­bus po­lí­ti­cas, en­tre las que so­bre­sa­le RD, con el pe­ca­do ori­gi­nal de ha­ber coha­bi­ta­do con el enemi­go, y los au­to­no­mis­tas ( y la Iz­quier­da Au­tó­no­ma), es tam­bién el vehícu­lo de mu­chos otros apa­ra­tos par­ti­da­rios, co­mo Igual­dad, el Par­ti­do Hu­ma­nis­ta y los eco­lo­gis­tas. Pe­ro hay un nue­vo ac­tor que mu­chas ve­ces es sa­cri­fi­ca­do, la ciu­da­da­nía, fuer­za so­cial que se ex­pre­sa de di­ver­sos mo­dos, uno de ellos son las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, que aun­que ma­ni­pu­la­das mu­chas ve­ces por los apa­ra­tos par­ti­dis­tas, son ca­pa­ces de le­van­tar gran­des cau­sas. Otro da­to clave que hay que con­si­de­rar en los nue­vos acon­te­ci­mien­tos, es al­go que se alo­ja en la sub­je­ti­vi­dad chi­len­sis, el sa­dis­mo na­cio­nal, que al­go le qui­so co­mu­ni­car al or­den po­lí­ti­co-cul­tu­ral, tan­to a la de­re­cha, que ya se creía en La Mo­ne­da, co­mo a to­do el que se apol­tro­ne en los si­llo­nes de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. Co­mo que hay un ajus­te de cuen­tas de la ga­le­ría que de atrás ti­ró la ta­lla, con­tra los en­go­la­dos re­tó­ri­cos y la ins­pec­to­ría ge­ne­ral (ima­gi­nan­do a

Chi­le co­mo un li­ceo cu­yos alum­nos se ríen de la au­to­ri­dad mien­tras par­ti­ci­pan de un ac­to que qui­so ser so­lem­ne en el gim­na­sio del es­ta­ble­ci­mien­to). Tam­bién es­tá el in­gre­dien­te del odio pa­ri­do ( y con­te­ni­do), que eso sí que nos iden­ti­fi­ca y que siem­pre fun­cio­na, ya sea con su­ti­le­za o con bru­ta­li­dad. Y la de­re­cha, por su par­te, uti­li­za­rá, co­mo siem­pre, su gran ca­pi­tal po­lí­ti­co que es la ex­tor­sión. Es de­cir, hay mu­cha violencia sim­bó­li­ca de­ter­mi­nan­do nues­tra con­duc­ta cí­vi­ca. Lo que es­tá cla­ro es que cam­bió el eje de la dis­tri­bu­ción po­lí­ti­ca, go­ber­nar hoy día va a sig­ni­fi­car pro­ba­ble­men­te fis­ca­li­zar y co­go­ber­nar; na­die, en el go­bierno o no, va a ha­cer lo que quie­ra, só­lo aque­llo que es po­si­ble en el mar­co de una ne­go­cia­ción. Yo, por mi par­te, es­toy cho­cho, por­que mi ami­ga, la Ca­mi­la Ro­jas, de San An­to­nio sa­lió ele­gi­da dipu­tada, al igual que Jor­ge Bri­to de Val­po, por el dis­tri­to 7. Se tra­ta de ca­bros que no tie­nen más de 27 años, que son sa­via nue­va, de eso no ca­be du­da, y que jun­to a la nue­va ban­ca­da del FA van a di­na­mi­zar la po­lí­ti­ca na­cio­nal y re­gio­nal. Es­te pe­rio­do ha si­do muy po­ten­te pa­ra mu­chos, co­mo lo fue el triun­fo del No, in­clu­so.

EN­CA­RA­MAR­SE A LA ES­CE­NA

Al­gu­na vez pen­sa­mos que el FA ha­bía muer­to an­tes de em­pe­zar, por su opor­tu­nis­mo es­cé­ni­co y su pre­ten­cio­sa apues­ta. Aho­ra de­ci­mos que mu­rió pa­ra que­dar­se, por­que pue­de su­cum­bir al en­tu­sias­mo de ser las ni­ñas bo­ni­tas del bai­le o di­luir­se en las frac­cio­nes que lo com­po­nen y per­der vi­ta­li­dad por las lu­chas he­ge­mó­ni­cas, con esas ma­qui­na­rias que se acos­tum­bra­ron a mon­tar en las lu­chas uni­ver­si­ta­rias. Eso se­ría la muer­te de la po­lí­ti­ca co­mo ex­pre­sión ciu­da­da­na. El pla­cer de ha­ber­les ob­tu­ra­do el de­seo a los gran­des, a los tíos, a los pa­pás, a los abue­los, no se los qui­ta na­die, pe­ro que no pa­se lo que ocu­rrió (ocu­rre) en Val­po, de que un gru­po jue­gue a la clá­si­ca po­lí­ti­ca de ga­nar po­si­cio­nes y co­par el es­ce­na­rio con “los míos y mis fie­les”, co­mo el au­to­no­mis­mo en el mu­ni­ci­pio por­te­ño. De­cir que el lo­gro de la Sán­chez, al me­nos en Val­po, fue gra­cias a la ges­tión del al­cal­de de la mis­ma ciu­dad, es, ade­más de una so­ber­bia, una per­so­na­li­za­ción del análisis po­lí­ti­co, que tan­to gus­ta a la pers­pec­ti­va me­ta­fí­si­ca (reac­cio­na­ria) de la po­lí­ti­ca. Hay un efec­to que va mu­cho más allá de eso, de al­go que ya ve­nía ges­tán­do­se y al que se suben al­gu­nos apa­ra­tos par­ti­da­rios. La po­lí­ti­ca, en par­te, es eso, apro­pia­ción del de­seo del otro. El pen­de­jis­mo po­lí­ti­co sa­be, ade­más, que con su ver­dad ins­ta­la­da no pue­de su­pe­rar la “po­lí­ti­ca de los acuer­dos”, el te­ma po­drá ser la ca­li­dad de los mis­mos. Su irrup­ción es clave pa­ra neu­tra­li­zar a los “vie­jos de mier­da” y su irre­me­dia­ble ten­den­cia a la ge­ron­to­cra­cia. El te­ma siem­pre va a ser có­mo ge­ne­rar una co­rrec­ta po­lí­ti­ca de alian­zas, vie­jo asun­to de nues­tras prác­ti­cas po­lí­ti­cas, pa­ra ase­gu­rar go­ber­na­bi­li­dad y de pa­so cui­dar la de­mo­cra­cia.[

El pen­de­jis­mo po­lí­ti­co sa­be que con su ver­dad ins­ta­la­da no pue­de su­pe­rar la “po­lí­ti­ca de los acuer­dos”, el te­ma po­drá ser la ca­li­dad de los mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.