AGUA­FUER­TES DE CHILE

Que Pasa - - GUÍA QP - Por Cons­tan­za Gu­tié­rrez

Des­de 1999, Mario Va­ras (Llay-Llay, 1981) ha he­cho una ca­rre­ra mu­si­cal si­len­cio­sa­men­te, de­sin­te­re­sa­do en si se le pres­ta más o me­nos aten­ción. Ba­jo el nom­bre de Ca­los­tro ha edi­ta­do sie­te dis­cos, to­dos gra­ba­dos y pro­du­ci­dos por él de for­ma ca­se­ra, sal­vo por An­to­lo­gía (2015) — que con­tó con el tra­ba­jo de Pa­blo Mu­ñoz, de De Ja­nei­ros— y Allen­de los dos­mi­les (2002) — gra­ba­do por Pa­blo Flo­res y Se­bas­tián Sam­pie­ri—. Aho­ra lan­za Cas­zely, su úl­ti­mo dis­co —tam­bién gra­ba­do en su ca­sa— llamado así en ho­nor al rey del me­tro cua­dra­do. Com­pró su pri­me­ra gui­ta­rra, usa­da, en una tien­da de Con­cha­lí. Te­nía quin­ce años y apren­dió a to­car­la so­lo, de oí­do. An­tes de eso ha­bía cons­trui­do una ba­te­ría con la­tas de be­tún va­cías y un ca­jón de ce­bo­llas. 22 años des­pués, el es­pí­ri­tu si­gue sien­do el mis­mo: Ca­los­tro ha­ce mú­si­ca con lo que en­cuen­tra. Una con­so­la de vi­deo­jue­gos o una olla. Su tra­ba­jo se ha ca­rac­te­ri­za­do siem­pre por dos co­sas: gra­ba­cio­nes de ba­ja fi­de­li­dad y me­lan­có­li­cas le­tras so­bre la vi­da co­ti­dia­na, y ha he­cho un ca­mino so­li­ta­rio, en pa­ra­le­lo a otros mú­si­cos —co­mo Ge­pe, con quien par­tió en Ja­co­bino Dis­cos— en una dé­ca­da en la que en Chile lo que más se ha he­cho y ha gus­ta­do ha si­do un pop de au­tor muy cui­da­do y pro­du­ci­do. Ca­los­tro, en cam­bio, registra sus can­cio­nes sin se­gun­das to­mas, co­mo si fue­ran

una fo­to­gra­fía. —¿Por qué Cas­zely?

—Es un ho­me­na­je, pe­ro no pen­san­do es­pe­cí­fi­ca­men­te en él, sino en el he­cho de de­cir que no a Cha­ca­ri­llas, y que eso tu­vie­ra con­se­cuen­cias pa­ra tu fa­mi­lia. No me gus­ta el fútbol, pe­ro al­go me pa­sa con la ima­gen de Cas­zely: una vez lo vi que­brar­se en una en­tre­vis­ta y eso me to­có. Le pre­gun­ta­ban por su ma­má, que fue tor­tu­ra­da. Pu­de ver el su­fri­mien­to en su ros­tro, el mis­mo que he vis­to en las ca­ras de mu­chos fa­mi­lia­res de de­te­ni­dos des­apa­re­ci­dos, tor­tu­ra­dos o so­bre­vi­vien­tes. Ese do­lor ha­bla so­lo. Y, de al­gu­na ma­ne­ra, es ese do­lor el que ha ha­bla­do a través de mis can­cio­nes: sien­do hi­jo de tor­tu­ra­do, no pue­des es­ca­par de ese do­lor. Es al­go que es parte de uno. —¿Las le­tras de Cas­zely ha­blan de eso? —Sur­gen de ahí. “Cho­co­li­to”, la pri­me­ra, ha­bla de que­rer re­pe­tir la in­fan­cia, ha­cer to­do de nue­vo con la con­cien­cia del aho­ra. “La cur­va”, la sex­ta, la pen­sé co­mo si hu­bie­se es­ta­do en Qui­llo­ta el 73, en el re­gi­mien­to. Co­mo si fue­se al­guien ama­rra­do a una si­lla, con los ojos ta­pa­dos con una ti­ra de sa­co ha­ri­ne­ro. —¿Qué te pro­po­nías con es­te dis­co?, ¿te im­pu­sis­te li­mi­ta­cio­nes? — Nin­gu­na más que el he­cho de gra­bar­lo en Por­tas­tu­dio y re­pe­tir al mí­ni­mo las to­mas. Lo que sí que­ría es que, a pe­sar de que lo con­si­de­ro un dis­co tris­te, no fue­ra te­dio­so, y por eso agre­gué ba­te­rías en algunos te­mas, don­de pen­sé que te­nía sen­ti­do. Y, bueno, tam­bién la idea de in­ter­ca­lar te­mas ins­tru­men­ta­les con algunos can­ta­dos, pa­ra dar­le un flu­jo cal­mo al dis­co en con­jun­to. Que los in­ter­lu­dios fun­cio­na­ran co­mo des­can­sos. Igual ha­bía te­mas que ha­bía tra­ba­ja­do de an­tes ( de he­cho, dos can­cio­nes del dis­co sa­len en la an­to­lo­gía del 2015, por­que eran parte de mi re­per­to­rio, pe­ro nun­ca las ha­bía gra­ba­do).[

Ca­los­tro ha he­cho una ca­rre­ra mu­si­cal si­len­cio­sa, pe­ro con­tun­den­te. Su úl­ti­mo dis­co, Cas­zely, es una muestra per­fec­ta de su ta­len­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.