Desafíos en la lu­cha con­tra las in­fec­cio­nes de tras­mi­sión se­xual en Chi­le

Sello Salud - - Editorial -

Des­de for­ta­le­cer la edu­ca­ción se­xual en ca­sas y co­le­gios, has­ta el desa­rro­llo de in­mu­ni­za­cio­nes y de tra­ta­mien­tos pa­ra in­fec­cio­nes re­sis­ten­tes, for­man par­te de las gran­des ta­reas pen­dien­tes en ma­te­ria de con­trol de las In­fec­cio­nes de Trans­mi­sión Se­xual (ITS) en Chi­le y el mun­do.

La ba­ta­lla con­tra el Si­da ha si­do pro­ta­gó­ni­ca en ma­te­ria de in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual a par­tir de la dé­ca­da de los 80, cuan­do el VIH apa­re­ció den­tro del es­ce­na­rio epi­de­mio­ló­gi­co mun­dial. Ac­tual­men­te, gra­cias al avan­ce en los tra­ta­mien­tos, el VIH se ha trans­for­ma­do en una en­fer­me­dad crónica y con ba­jas ta­sas de mor­ta­li­dad. Pe­ro, ¿Qué ocu­rre con las otras in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual?

De acuer­do al Mi­nis­te­rio de Salud (MIN­SAL), las in­fec­cio­nes de trans­mi­sión se­xual (ITSs) más fre­cuen­tes en Chi­le son: con­di­lo­ma acu­mi­na­do, sí­fi­lis, go­no­rrea, her­pes ge­ni­tal e in­fec­ción por Ch­lamy­dia. De és­tas, hay re­por­tes que se­ña­lan la pre­va­len­cia en ta­sas me­no­res de coin­fec­cio­nes ta­les co­mo sí­fi­lis-VIH y sí­fi­lis-go­no­rrea.

Ba­jo es­te con­tex­to, los es­pe­cia­lis­tas ha­cen un lla­ma­do a in­for­mar­se res­pec­to de los al­can­ces de in­fec­cio­nes co­mo la go­no­rrea y la Ch­lamy­dia. Pau­la Ro­das, Doc­to­ra en Bio­quí­mi­ca y pro­fe­so­ra asis­ten­te del Cen­ter for In­te­gra­ti­ve Me­di­ci­ne and In­no­va­ti­ve Scien­ce de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo (CIMIS UNAB), tra­ba­ja en es­ta ma­te­ria y ad­vier­te que es­tas en­fer­me­da­des, sin un tra­ta­mien­to co­rrec­to, pue­den traer se­rias con­se­cuen­cias.

Un ca­so par­ti­cu­lar ocu­rre con la go­no­rrea en mu­je­res, in­fec­ción cau­sa­da por la bac­te­ria Neis­se­ria go­norrhoeae que la ma­yo­ría de las ve­ces no pre­sen­ta sín­to­mas y que avan­za sin ser per­ci­bi­da, ex­pli­ca Ro­das. “La bac­te­ria pue­de su­bir si­len­cio­sa­men­te has­ta lle­gar a la Trom­pa de Fa­lo­pio y cau­sar pér­di­da de la fun­ción re­pro­duc­ti­va de­bi­do al da­ño que pro­vo­ca al in­fec­tar el tejido. A ello se su­ma el he­cho que la in­fec­ción go­no­có­ci­ca au­men­ta la sus­cep­ti­bi­li­dad pa­ra la trans­mi­sión del vi­rus de in­mu­no­de­fi­cien­cia hu­ma­na (VIH)”, afir­ma.

Lo mis­mo ocu­rre con el ca­so de la Ch­lamy­dia, que si bien es cau­sa­da por una bac­te­ria dis­tin­ta (Ch­lamy­dia tra­cho­ma­tis), am­bas com­par­ten el me­ca­nis­mo por el cual cau­san da­ño a la fun­ción re­pro­duc­ti­va de la mu­jer.

Otro fe­nó­meno preo­cu­pan­te es la coin­fec­ción de es­tas dos ITS y la vul­ne­ra­bi­li­dad que exis­te cuan­do se pre­sen­tan dos in­fec­cio­nes en una mis­ma per­so­na. “Si bien no hay re­por­tes ofi­cia­les del Min­sal, de­bi­do a que la in­fec­ción por Ch­lamy­dia no es de no­ti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria, has­ta un 30% de pa­cien­tes con una ITS pue­den ser por­ta­do­res de otra y con­si­de­ran­do que la in­fec­ción por Ch­lamy­dia es la ITS bac­te­ria­na más fre­cuen­te a ni­vel mun­dial, es pro­ba­ble una coin­fec­ción con go­no­co­co”, ex­pli­ca Pau­la Ro­das.

Un da­to no me­nor es la ini­cia­ción se­xual a tem­pra­na edad. Se­gún el úl­ti­mo bo­le­tín epi­de­mio­ló­gi­co tri­mes­tral del MIN­SAL, co­rres­pon­dien­te al se­gui­mien­to de la go­no­rrea, el 88% de los ca­sos de es­ta in­fec­ción se con­cen­tra en­tre la po­bla­ción de 15 a 39 años, pre­sen­tán­do­se las ma­yo­res ta­sas en el gru­po de 20 a 24 años, con 7,6 ca­sos por cien mil ha­bi­tan­tes, se­gui­do por el gru­po de 15 a 19 años, con 6,5 ca­sos por cien mil ha­bi­tan­tes.

Ba­jo es­te con­tex­to ¿Qué desafíos exis­ten?

Pa­ra Pau­la Ro­das, el pa­no­ra­ma epi­de­mio­ló­gi­co ac­tual ha­ce pre­sen­te una se­rie de desafíos. Mien­tras al­gu­nos ra­di­can en el desa­rro­llo cul­tu­ral en Chi­le, otros co­rres­pon­den a las po­lí­ti­cas de con­trol sa­ni­ta­rio y al desa­rro­llo cien­tí­fi­co.

- Me­jo­rar la edu­ca­ción se­xual, so­bre to­do con los más chi­cos. Fren­te a las al­tas ta­sas de con­ta­gio de ITSs en ado­les­cen­tes, Pau­la Ro­das su­gie­re fo­men­tar la edu­ca­ción se­xual for­mal en éstos sec­to­res eta­rios. “Te­ne­mos un pro­ble­ma se­rio con nues­tros jó­ve­nes, pues no tie­nen la in­for­ma­ción apro­pia­da y re­cu­rren a fuen­tes in­for­ma­les, don­de a ve­ces tam­po­co la en­cuen­tran”, pun­tua­li­za.

- Po­ner más én­fa­sis en la cam­pa­ña del uso del pre­ser­va­ti­vo. Es­te mé­to­do de ba­rre­ra, con­ti­núa sien­do uno de los más im­por­tan­tes y ac­ce­si­bles, por es­ta ra­zón Pau­la se­ña­la la im­por­tan­cia de fo­men­tar su uso, pues “el pre­ser­va­ti­vo es el mé­to­do más efec­ti­vo pa­ra pre­ve­nir la trans­mi­sión de ITSs”, afir­ma.

- Ojo con la re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos. Es­te pun­to es re­le­van­te, so­bre to­do en ca­sos co­mo la go­no­rrea. “Es un he­cho que la bac­te­ria ad­quie­re rá­pi­da­men­te re­sis­ten­cia a los an­ti­bió­ti­cos. En Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Asia, exis­ten ce­pas cir­cu­lan­tes mu­ti­rre­sis­ten­tes. De acuer­do al Min­sal, en su re­por­te del año 2012, no hay ce­pas chi­le­nas con esas ca­rac­te­rís­ti­cas, pe­ro da­da la di­ná­mi­ca po­bla­cio­nal de las bac­te­rias pa­tó­ge­nas, nues­tro país no pue­de ce­rrar los ojos y asu­mir que es­to no su­ce­de­rá en un cor­to pla­zo”, sos­tie­ne.

- Me­jo­rar pro­to­co­lo de con­fir­ma­ción de ca­sos. Uno de los desafíos que exis­te, di­ce re­la­ción con los tiem­pos de diag­nós­ti­co y el re­gis­tro de con­ta­gia­dos con cier­tas ITSs en Chi­le. “Los re­por­tes del Min­sal to­man bas­tan­te tiem­po en ser emi­ti­dos de­bi­do a que cues­ta con­fir­mar los ca­sos re­por­ta­dos. Pa­ra ello se ha pro­pues­to el uso de téc­ni­cas mo­le­cu­la­res (am­pli­fi­ca­ción de áci­dos nu­clei­cos) en re­em­pla­zo del test de in­mu­noa­ná­li­sis, es­to por va­rios mo­ti­vos: es al­ta­men­te es­pe­cí­fi­co y sen­si­ble y se pue­den usar mues­tras de di­ver­so ori­gen (ori­na, hi­so­pa­do va­gi­nal, Pa­pa­ni­co­lau lí­qui­do) a di­fe­ren­cia del test clá­si­co que re­quie­re to­ma de mues­tra cer­vi­cal. El otro pun­to es que Ch­lamy­dia de­bie­ra ser in­cor­po­ra­da en el sis­te­ma de no­ti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria ya que es una ITS muy fre­cuen­te en po­bla­ción jo­ven (15 -39 años) y, has­ta hoy, no con­ta­mos con nin­gu­na es­ta­dís­ti­ca na­cio­nal, lo cual ha­ce que su si­tua­ción epi­de­mio­ló­gi­ca sea un com­ple­to mis­te­rio”, con­clu­ye la pro­fe­so­ra de CIMIS UNAB

“Te­ne­mos un pro­ble­ma se­rio con nues­tros jó­ve­nes, pues no tie­nen la in­for­ma­ción apro­pia­da y re­cu­rren a fuen­tes in­for­ma­les, don­de a ve­ces tam­po­co la en­cuen­tran”, Pau­la Ro­das, Doc­to­ra en Bio­quí­mi­ca y pro­fe­so­ra asis­ten­te del CIMIS de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.