Tras­plan­te de úte­ro: un lar­go ca­mino en vías de per­fec­ción

Sello Salud - - Editorial -

Ac­tual­men­te, las mu­je­res con in­fer­ti­li­dad por “fac­tor ute­ri­no”, es de­cir, que no po­seen úte­ro, tie­nen tres op­cio­nes si desean con­ver­tir­se en ma­dres: adop­tar, uti­li­zar un úte­ro su­bro­ga­do o so­me­ter­se a un tras­plan­te de es­te ór­gano, téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca desa­rro­lla­da por una eli­te mé­di­ca en­fo­ca­da en per­fec­cio­nar es­te pro­ce­di­mien­to y ex­ten­der­lo por el mun­do.

En oc­tu­bre de 2014 ocu­rrió uno de los hi­tos más im­por­tan­tes de la me­di­ci­na mo­der­na, na­ció el pri­mer be­bé des­de un úte­ro tras­plan­ta­do. Es­te acon­te­ci­mien­to tu­vo lu­gar en Sue­cia, don­de un gru­po de mé­di­cos co­men­zó a desa­rro­llar, a fi­nes de la dé­ca­da de los 90, un pro­yec­to que se con­ver­ti­ría en una so­lu­ción a la in­fer­ti­li­dad por fac­tor ute­ri­no.

El equi­po mé­di­co, li­de­ra­do por Matt Branns­trom, tra­ba­jó in­ten­sa­men­te en la in­ves­ti­ga­ción pa­ra es­ta­ble­cer pro­ce­di­mien­tos, pro­bar en mo­de­los ani­ma­les y desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad téc­ni­ca y mé­di­ca pa­ra po­der efec­tuar tras­plan­tes con re­sul­ta­dos exi­to­sos. Fue un ca­mino lar­go y que aún re­pre­sen­ta desafíos a ni­vel mun­dial, so­bre to­do pa­ra lo­grar la ex­per­tiz de equi­pos mé­di­cos que desa­rro­llen la téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca y, fi­nal­men­te, po­der ha­cer ex­ten­si­vo es­te pro­ce­di­mien­to a to­das las mu­je­res que lo re­quie­ran.

En Chi­le, el Dr. Carlos Ba­rre­ra, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Ma­terno Fe­tal, Je­fe del Pro­gra­ma de For­ma­ción de es­pe­cia­lis­tas en Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo (UNAB) y je­fe de la Uni­dad de Me­di­ci­na Pe­ri­na­tal de la Clí­ni­ca Las Con­des, co­no­ce de cer­ca la ex­pe­rien­cia sue­ca. En no­viem­bre de 2015, el doc­tor in­vi­tó a dos miem­bros del equi­po sue­co a dic­tar un cur­so en la Clí­ni­ca Las Con­des. “No­so­tros pen­sa­mos que se­ría re­le­van­te, si pre­ten­día­mos ini­ciar un pro­yec­to y un pro­ce­so pa­ra cul­mi­nar en un tras­plan­te de úte­ro, co­no­cer la ex­pe­rien­cia del equi­po pre­cur­sor en es­to. Ar­ma­mos un cur­so en el que nues­tros in­vi­ta­dos, nos re­la­ta­ran la ex­pe­rien­cia de las dis­tin­tas eta­pas, an­tes y des­pués del tras­plan­te, la idea es que es­to fue­ra co­mu­ni­ca­do a la co­mu­ni­dad mé­di­ca cien­tí­fi­ca en Chi­le”, co­men­ta el doc­tor.

El tras­plan­te de úte­ro es una al­ter­na­ti­va pa­ra aque­llas mu­je­res que son in­fér­ti­les por “fac­tor ute­ri­no”, es de­cir, aque­llas pa­cien­tes que na­cen sin es­te ór­gano, lo que es co­no­ci­do co­mo Sín­dro­me de Ma­yer Ro­ki­tansky y, en un se­gun­do ca­so, cuan­do ha si­do so­me­ti­da a una his­te­rec­to­mía tras una he­mo­rra­gia se­ve­ra du­ran­te el em­ba­ra­zo o por en­fer­me­dad on­co­ló­gi­ca. Só­lo en Es­ta­dos Uni­dos, país don­de exis­ten ci­fras reales, se es­ti­ma que cer­ca de 7 mi­llo­nes de mu­je­res son in­fér­ti­les por es­tas cau­sas, con­tex­tua­li­za el doc­tor Ba­rre­ra.

Ade­más del tras­plan­te, las mu­je­res que no tie­nen úte­ro y que quie­ren ser ma­dres tie­nen dos op­cio­nes: adop­tar o uti­li­zar un úte­ro su­bro­ga­do. Sin em­bar­go, el doc­tor Ba­rre­ra in­di­ca que el tras­plan­te tie­ne una ven­ta­ja que es­tas dos al­ter­na­ti­vas no tie­nen. “Pa­ra que una mu­jer pue­da re­ci­bir un úte­ro, es ne­ce­sa­rio que ten­ga sus ova­rios sa­nos, pro­du­cien­do ovo­ci­tos, los que pos­te­rior­men­te se­rán fe­cun­da­das por es­per­mios de su pa­re­ja. Lue­go, se ha­ce una fer­ti­li­za­ción in vi­tro y se ob­tie­nen em­brio­nes que son trans­fe­ri­dos a la ma­triz ute­ri­na. Aquí ra­di­ca la di­fe­ren­cia sus­tan­ti­va, pues se tie­nen hi­jos bio­ló­gi­cos”, di­ce el ex­per­to.

Una ci­ru­gía com­ple­ja

Uno de los ma­yo­res desafíos del equi­po sue­co pre­cur­sor en es­te te­ma, fue desa­rro­llar la téc­ni­ca qui­rúr­gi­ca pa­ra ex­traer el úte­ro des­de la do­nan­te, eta­pa del tras­plan­te que in­clu­so es más com­ple­ja que el im­plan­te del ór­gano en la mu­jer re­cep­to­ra. “Es una ci­ru­gía ex­tre­ma­da­men­te lar­ga, in­clu­so mu­cho más lar­ga que una ope­ra­ción on­co­ló­gi­ca. La ex­trac­ción del úte­ro re­quie­re de mu­cho más tiem­po por­que es in­dis­pen­sa­ble ob­te­ner lar­gos pe­dícu­los vas­cu­la­res, es de­cir, aque­llos va­sos san­guí­neos que irri­gan el úte­ro, ar­te­rias y ve­nas, de la ma­yor lon­gi­tud po­si­ble, que se­rán cla­ves a la ho­ra de rea­li­zar la ci­ru­gía de im­plan­te en la otra mu­jer”, ex­pli­ca el doc­tor.

En ese sen­ti­do, uno de los prin­ci­pa­les re­tos ha si­do dis­mi­nuir los tiem­pos de ci­ru­gía y ex­plo­rar pro­ce­di­mien­tos la­pa­ros­có­pi­cos me­nos in­va­si­vos. Al res­pec­to, el Dr. Ba­rre­ra sos­tie­ne que es fun­da­men­tal con­si­de­rar los ries­gos, pues am­bas mu­je­res, la do­nan­te y la re­cep­to­ra, es­tán ex­pues­tas a com­pli­ca­cio­nes. “Siem­pre cuan­do uno con­si­de­ra los ries­gos qui­rúr­gi­cos, hay que mi­rar pri­me­ro los de la do­nan­te, ya que es una mu­jer sana so­me­ti­da a una lar­ga ci­ru­gía que la ex­po­ne a even­tua­les pro­ble­mas o com­pli­ca­cio­nes in­tra-ci­ru­gía y post-ci­ru­gía. Por su par­te, la mu­jer re­cep­to­ra, tam­bién sana, se ve­rá so­me­ti­da a los ries­gos de una ope­ra­ción que du­ra en­tre 4 y 6 ho­ras, tiem­po que equi­va­le a la mi­tad del pro­ce­so de ex­traer­lo”, re­co­no­ce el es­pe­cia­lis­ta.

Otro de los pro­ble­mas es la in­mu­no­su­pre­sión apli­ca­da a la mu­jer tras­plan­ta­da. En Chi­le y el mun­do hay más de 50 años de ex­pe­rien­cia en es­te te­ma, pues los mo­de­los apli­ca­dos son los mis­mos que se uti­li­zan en los tras­plan­tes de ri­ñón e hí­ga­do. Sin em­bar­go, en el ca­so de un tras­plan­te de úte­ro, el ries­go es­tá du­ran­te el em­ba­ra­zo ya que la in­mu­no­su­pre­sión tie­ne efec­tos co­la­te­ra­les ha­cia la ma­dre y, even­tual­men­te, ha­cia el desa­rro­llo de su em­ba­ra­zo. “Hoy, co­no­ce­mos y uti­li­za­mos dro­gas in­mu­no­su­pre­so­ras fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner al ór­gano tras­plan­ta­do sin sig­nos de re­cha­zo. No obs­tan­te, esos me­di­ca­men­tos tie­ne efec­tos co­la­te­ra­les y pue­den ge­ne­rar, ade­más, la apa­ri­ción de com­pli­ca­cio­nes du­ran­te la ges­ta­ción co­mo la preeclam­psia”, pun­tua­li­za el doc­tor.

¿Do­nan­te vi­va o ca­dá­ver?

Ac­tual­men­te, exis­te un de­ba­te res­pec­to al em­pleo de do­nan­tes vi­vas o ca­dá­ve­res pa­ra los tras­plan­tes de úte­ro. Pa­ra el Dr. Ba­rre­ra, am­bos mo­de­los de tras­plan­te tie­nen ven­ta­jas y des­ven­ta­jas. “En el ca­so de una do­nan­te vi­va, ge­ne­ral­men­te se tra­ta de una miem­bro de la fa­mi­lia, por lo que la po­si­bi­li­dad de te­ner com­pa­ti­bi­li­dad in­mu­no­ló­gi­ca es más al­ta. Asi­mis­mo, tam­bién nos per­mi­te es­tu­diar ese úte­ro du­ran­te me­ses, ana­li­zar­lo des­de el pun­to de vis­ta anató­mi­co y ce­lu­lar pa­ra sa­ber que efec­ti­va­men­te es un úte­ro sano”, ex­pli­ca. Es­to no ocu­rre con un do­nan­te ca­dá­ver, ya que no ha­brá po­si­bi­li­dad de te­ner un es­tu­dio aca­ba­do de ese úte­ro.

Por otro la­do, en el ca­so de una do­nan­te vi­va, exis­te el gran pro­ble­ma de so­me­ter a una mu­jer, que no tie­ne ries­go de muer­te, a una ci­ru­gía com­ple­ja y lar­ga, pro­ce­di­mien­to en el que even­tual­men­te po­dría fa­lle­cer o te­ner com­pli­ca­cio­nes se­ve­ras lo que “ha­ce una di­fe­ren­cia muy po­ten­te des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co y éti­co”, afir­ma Carlos Ba­rre­ra.

Pers­pec­ti­vas pa­ra Chi­le

Li­sa Joha­nes­son y Ni­clas Kvarns­trom, miem­bros del equi­po sue­co que en­ca­be­zó las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes y tras­plan­tes de úte­ro en el mun­do, vi­si­ta­ron Chi­le en el mar­co del cur­so or­ga­ni­za­do por el aca­dé­mi­co de la UNAB en la Clí­ni­ca Las Con­des. Fue­ron dos in­ten­sas jor­na­das, una de ellas se reali­zó en el Cen­tro de Ci­ru­gía Ex­pe­ri­men­tal de la UNAB, opor­tu­ni­dad en la que se prac­ti­có una ex­trac­ción de úte­ro des­de una ove­ja, pro­ce­di­mien­to que fue guia­do por los mé­di­cos sue­cos y en la que par­ti­ci­pa­ron pro­fe­sio­na­les del equi­po de Clí­ni­ca Las Con­des. Se­gún el Dr. Ba­rre­ra, la ex­pe­rien­cia “nos mar­có enor­me­men­te en el desafío que hay por de­lan­te, in­de­pen­dien­te de si ter­mi­na­mos o no ha­cien­do un tras­plan­te de úte­ro en tres años más”.

Pe­se a es­te pri­mer acer­ca­mien­to, el Dr. Ba­rre­ra es rea­lis­ta y no se aven­tu­ra en pro­po­ner fe­chas pa­ra la rea­li­za­ción de un tras­plan­te de úte­ro en Chi­le. Ar­gu­men­ta que asen­tar un pro­ce­di­mien­to de es­ta mag­ni­tud, con los cos­tos eco­nó­mi­cos y el desa­rro­llo téc­ni­co que im­pli­ca, va a lle­var un tiem­po lar­go.

“Sen­ti­mos que te­ne­mos que cum­plir dis­tin­tas eta­pas, al­gu­nas de ellas tie­nen que ver con ge­ne­rar con­di­cio­nes cul­tu­ra­les en nues­tro me­dio, con avan­zar en re­sol­ver y ge­ne­rar dis­cu­sio­nes des­de el pun­to de vis­ta éti­co, de ge­ne­rar ex­per­tiz en los gru­pos que van a in­ter­ve­nir qui­rúr­gi­ca­men­te, re­unir el nú­me­ro de pa­cien­tes ba­jo cier­tas con­di­cio­nes pa­ra que se pue­dan rea­li­zar tras­plan­tes, de­fi­nir si efec­ti­va­men­te se va a tra­tar de do­nan­tes vi­vos o do­nan­tes ca­dá­ve­res. Ese es un ca­mino que lle­va cier­to tiem­po y que no­so­tros he­mos em­pe­za­do a ca­mi­nar y a ex­plo­rar”, fi­na­li­za

Dr. Carlos Ba­rre­ra, Je­fe del Pro­gra­ma de For­ma­ción de es­pe­cia­lis­tas en Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo (UNAB) y je­fe de la Uni­dad de Me­di­ci­na Pe­ri­na­tal de Cli­ni­ca Las Con­des.

“Es una ci­ru­gía ex­tre­ma­da­men­te lar­ga, in­clu­so mu­cho más lar­ga que una ope­ra­ción on­co­ló­gi­ca”, Dr. Carlos Ba­rre­ra, Je­fe del Pro­gra­ma de For­ma­ción de es­pe­cia­lis­tas en Obs­te­tri­cia y Gi­ne­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad An­drés Be­llo (UNAB) y je­fe de la Uni­dad de Me­di­ci­na Pe­ri­na­tal de Cli­ni­ca Las Con­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.