Im­pac­to psi­co­ló­gi­co de la in­fer­ti­li­dad: ¿Có­mo afec­ta a una per­so­na sa­ber que se es in­fér­til?

Sello Salud - - Columna -

Es­tu­dios psi­co­ló­gi­cos de pa­re­jas in­fér­ti­les mues­tran que es­ta si­tua­ción cons­ti­tu­ye una ame­na­za al pro­yec­to de vi­da de las per­so­nas y de la pa­re­ja, al­te­ra su fun­cio­na­mien­to so­cial, su vi­da se­xual y pue­de afec­tar de un mo­do im­por­tan­te la au­to­es­ti­ma de la pa­re­ja y de la per­so­na que pa­de­ce de in­fer­ti­li­dad.

Se­gún ex­pli­ca Lu­cía Go­doy, psi­có­lo­ga y aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Reha­bi­li­ta­ción de la U. An­drés Be­llo, “las con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas de la in­fer­ti­li­dad de­ri­van de la cri­sis vi­tal que las di­fi­cul­ta­des pa­ra con­ce­bir o las pér­di­das re­pro­duc­ti­vas re­pe­ti­das de­sen­ca­de­nan y de los due­los que ello im­pli­ca, que mu­chas ve­ces con­du­cen a una de­pre­sión. De he­cho, la in­ci­den­cia de de­pre­sión en­tre las mu­je­res in­fér­ti­les du­pli­ca la ob­ser­va­da en la po­bla­ción fe­me­ni­na ge­ne­ral”.

La in­ca­pa­ci­dad de te­ner hi­jos es una de las ex­pe­rien­cias más di­fí­ci­les que de­be abor­dar el ser hu­mano. “La per­so­na se ve en­fren­ta­da a una cri­sis que ge­ne­ra an­gus­tia y sen­ti­mien­tos de pér­di­da. En­fren­tar, tan­to el diag­nós­ti­co co­mo el tra­ta­mien­to, pro­du­ce una sen­sa­ción de in­cer­ti­dum­bre y de fal­ta de con­trol que ori­gi­nan res­pues­tas psi­co­ló­gi­cas va­ria­das, co­mo negación, an­sie­dad, an­gus­tia, de­ses­pe­ra­ción, frus­tra­ción, mie­do, pér­di­da de la con­fian­za en sí mis­mo, ba­ja au­to­es­ti­ma, de­pre­sión, cri­sis de an­sie­dad y otras cu­ya so­lu­ción de­pen­de­rán en gran par­te de los re­cur­sos psi­co­ló­gi­cos pro­pios, con que cuen­te el in­di­vi­duo, la re­la­ción de pa­re­ja, la co­mu­ni­ca­ción de és­ta, el es­ta­do de áni­mo ge­ne­ral y las di­ver­sas si­tua­cio­nes con­tin­gen­tes que pue­den agre­gar com­po­nen­tes es­tre­san­tes a la si­tua­ción”, de­ta­lla la psi­có­lo­ga.

La pro­fe­sio­nal ex­pli­ca que es po­si­ble re­po­ner­se a la no­ti­cia y pro­por­cio­na al­gu­nas recomendaciones pa­ra en­fren­tar la in­fer­ti­li­dad y sus con­se­cuen­cias:

1.- Acep­ta­do el pro­ble­ma, se da ini­cio al tra­ta­mien­to es el mo­men­to de ma­yor es­trés. Se ge­ne­ra un am­bien­te en don­de el cen­tro de aten­ción es el em­ba­ra­zo, las po­si­bi­li­da­des, los avan­ces que se ob­ser­van, y la es­pe­ran­za de que to­do re­sul­te bien. Pe­ro es po­si­ble que apa­rez­can los pri­me­ros sín­to­mas de es­trés, an­sie­dad y de­pre­sión. En mu­chas oca­sio­nes las pa­re­jas man­tie­nen en su in­ti­mi­dad to­do es­te pro­ce­di­mien­to; a ve­ces es re­co­men­da­ble con­tar con re­des de apo­yo que pue­dan ser­vir pa­ra com­par­tir las in­quie­tu­des, mie­dos, y pe­nas.

2.- Apa­re­cen los pri­me­ros pro­ble­mas se­xua­les, ya que la in­fer­ti­li­dad es­tá muy aso­cia­da con la se­xua­li­dad, al­go tan ín­ti­mo y pro­pio de la pa­re­ja pa­sa a ser un cen­tro de aten­ción. El se­xo pue­de vol­ver­se una ru­ti­na me­cá­ni­ca y pro­gra­ma­da de acuer­do con el me­jor mo­men­to pa­ra con­ce­bir. Es ne­ce­sa­rio con­ver­sar y com­par­tir en pa­re­ja los sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes so­bre el te­ma; es­to fa­ci­li­ta­rá el en­ten­di­mien­to y el acer­ca­mien­to.

3.- Es im­por­tan­te pre­ser­var la cal­ma y eli­mi­nar ele­men­tos es­tre­san­tes que no sean cau­sa di­rec­ta del tra­ta­mien­to. Des­can­sar, rea­li­zar ac­ti­vi­da­des pla­cen­te­ras, to­mar­se va­ca­cio­nes.

4.- Tras un tra­ta­mien­to que fra­ca­só, las es­pe­ran­zas que se te­nían se des­va­ne­cen, la sen­sa­ción que in­va­de a la pa­re­ja es con­fu­sa, hay frus­tra­ción, pe­na y do­lor (apa­re­ce el llan­to, el des­con­trol, la de­s­es­pe­ran­za). Es co­mún que la pa­re­ja en­tre en cri­sis. La co­mu­ni­ca­ción si­gue sien­do el pun­to fun­da­men­tal, es ne­ce­sa­rio com­par­tir los sen­ti­mien­tos y emo­cio­nes con al­guien que com­pren­da la si­tua­ción.

Lu­cía Go­doy, psi­có­lo­ga y aca­dé­mi­ca de la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Reha­bi­li­ta­ción de la U. An­drés Be­llo, ex­pli­ca las con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas y los due­los que im­pli­ca la in­fer­ti­li­dad en la pa­re­ja.

5.- Pa­sa­do es­tos pri­me­ros mo­men­tos, lue­go de la no­ti­cia del fra­ca­so de un tra­ta­mien­to, es ne­ce­sa­rio des­can­sar, to­mar­se un tiem­po, pa­ra re­to­mar o ini­ciar otro o el mis­mo tra­ta­mien­to; no es con­ve­nien­te to­mar de­ci­sio­nes apre­su­ra­das, ya que el des­gas­te emo­cio­nal es muy al­to.

6.- Cuan­do los fra­ca­sos son reite­ra­dos los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos van au­men­tan­do, y es po­si­ble que las pa­re­jas o la per­so­na se sien­tan so­las y de­pri­mi­das, y que la so­le­dad se apo­de­re más de uno que de otro. En oca­sio­nes, la pa­re­ja se aís­la, ya no fre­cuen­tan a los ami­gos, se ale­jan de las amis­ta­des que tie­nen hi­jos y de quie­nes no los en­tien­den. Lle­ga­do a es­te pun­to, es ne­ce­sa­rio de­te­ner­se a pen­sar, ana­li­zar y va­lo­rar otras po­si­bi­li­da­des de ser pa­dres, co­mo la adop­ción. Sin em­bar­go, es­ta de­be ser una de­ci­sión per­so­nal de la pa­re­ja, don­de van a ini­ciar otro pro­ce­so, y de­ben eva­luar­se mu­chos fac­to­res pa­ra po­der to­mar una de­ci­sión res­pon­sa­ble e ini­ciar una nue­va eta­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.