LLAN­TO

Ellos lo usan co­mo len­gua­je. Tú lo pue­des des­ci­frar ana­li­zan­do su in­ten­si­dad, rit­mo, tono, fre­cuen­cia y du­ra­ción.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA - POR MARTINA NÚ­ÑEZ ASE­SOR EN­RI­QUE GAR­CÍA FER­NÁN­DEZ- ABASCAL, CA­TE­DRÁ­TI­CO DE EMO­CIÓN Y MO­TI­VA­CIÓN DE LA UNED, COOR­DI­NA­DOR DE LA GUÍA DE LA EX­PRE­SIÓN DEL BE­BÉ NUK.

Ellos usan el llan­to co­mo len­gua­je.

Tú lo pue­des des­ci­frar ana­li­zan­do su in­ten­si­dad, rit­mo, tono, fre­cuen­cia y du­ra­ción.

Si tuviéramos que apren­der a llo­rar no po­dría­mos so­bre­vi­vir. El llan­to es la se­ñal que aler­ta del pe­li­gro.

Has­ta que sean ca­pa­ces de ha­blar, los ni­ños llo­ran por la mis­ma ra­zón que los adul­tos ha­bla­mos: pa­ra co­mu­ni­car es­ta­dos y ne­ce­si­da­des. Por eso, apren­der a dis­tin­guir las di­fe­ren­tes for­mas del llan­to su­po­ne to­do un re­to. «Los be­bés no en­ga­ñan, son pu­ra emo­ción», co­men­ta En­ri­que Gar­cía Fer­nán­dez-Abascal, ca­te­drá­ti­co de Emo­ción y Mo­ti­va­ción de la Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia (UNED) y coor­di­na­dor de la Guía de la Ex­pre­sión del Be­bé, ela­bo­ra­da por el Ins­ti­tu­to del Be­bé Nuk. «De­pen­den al 100% de no­so­tros y ne­ce­si­tan co­mu­ni­car bien sus emo­cio­nes. Al prin­ci­pio, el úni­co re­cur­so que tie­nen es el llan­to, el cual apren­den a ma­ne­jar muy tem­prano». Des­ci­frán­do­lo, dis­tin­guien­do el do­lor del mie­do o el en­fa­do, les da­mos las aten­cio­nes que me­re­cen. Cuen­ta Án­ge­la, ma­dre de Luis, de cua­tro me­ses, que du­ran­te las pri­me­ras se­ma­nas de vi­da de su hi­jo apren­dió a es­pa­ciar sus to­mas gra­cias a su po­ten­te llan­to. «El pe­dia­tra me ha­bía di­cho que le die­ra el pe­cho a de­man­da, cuan­do él me lo pi­die­ra, pe­ro eso pa­ra una ma­dre pri­me­ri­za es co­mo un jeroglífico. ¿Cómo iba a sa­ber cuán­do un ni­ño que só­lo tiene días quie­re co­mer? En­se­gui­da lo en­ten­dí: en cuan­to te­nía ham­bre, Luis ex­plo­ta­ba en un llan­to enér­gi­co que so­la­men­te se cal­ma­ba en cuan­to me lo po­nía al pe­cho. Así apren­dí a ajus­tar­me a sus ho­ra­rios de co­mi­da».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.