“No” quie­re de­cir no

¿Có­mo lo­grar que te ha­ga ca­so cuan­do le di­ces “no”? Re­vi­sa las claves.

Ser Padres (Chile) - - CONSULTORIO - LU­CIANO MON­TE­RO, PSI­CÓ­LO­GO ISTOCK SO­RA­YA AVELAR TANUS POR FO­TO DI­SE­ÑO

Tu hi­jo es­tá cer­ca de dar sus pri­me­ros pa­sos, ¡qué emo­ción! Sin em­bar­go, con es­to tam­bién lle­ga su vo­lun­tad de opo­ner­se a cuan­ta or­den le das. Un pe­que­ño de un año an­dan­do por la ca­sa a sus an­chas pue­de con­ver­tir­se en una pe­sa­di­lla; lo peor es que a es­ta edad pa­re­cen in­mu­nes a las ór­de­nes y las ad­ver­ten­cias, por lo que ha­cer­se obe­de­cer re­sul­ta ca­si una mi­sión im­po­si­ble.

A par­tir del día en que los ni­ños dan sus pri­me­ros pa­sos, to­do se con­vier­te en tie­rra por con­quis­tar; ne­ce­si­tan ex­plo­rar a fon­do el mun­do que los ro­dea y es­te no es otro que su pro­pia ca­sa. Les ur­ge ex­pe­ri­men­tar con el en­torno fí­si­co y los ob­je­tos. Es­to sue­na com­pren­si­ble, pe­ro en una ca­sa, eso de re­co­rrer y co­no­cer el mun­do in­clu­ye co­sas co­mo el en­chu­fe de la plan­cha, el con­trol de la te­le­vi­sión, la pe­ce­ra, el man­tel con la va­ji­lla en­ci­ma, la lla­ve del gas, el hue­co de la es­ca­le­ra, las puer­tas...

Es po­si­ble que ha­ya pa­pás y ma­más con mu­cha in­tui­ción y enor­mes do­sis de sen­ti­do co­mún que los ayu­de a tra­tar fá­cil­men­te al ni­ño de un año. No obs­tan­te, son mu­chos, mu­chí­si­mos, los que se sien­ten des­con­cer­ta­dos, per­di­dos y no sa­ben có­mo ac­tuar an­te la tre­men­da in­quie­tud de su hi­jo, que a ve­ces lle­ga a re­sul­tar mo­les­ta, e in­clu­so, pe­li­gro­sa.

A VE­CES, TE DA­RÁ LA IM­PRE­SIÓN DE QUE QUIE­RE HA­CER SIEM­PRE LO CON­TRA­RIO DE LO QUE LE PI­DES. TE HA­BÍAS ACOS­TUM­BRA­DO A UN BE­BÉ EN­CAN­TA­DOR Y COM­PLA­CIEN­TE, AHO­RA TE RE­SUL­TA EX­TRA­ÑO ENCONTRARTE CON ES­TA NO­VE­DAD.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.