¡Es­toy aquí, pa­pá!

Ser Padres (Chile) - - EMBARAZO -

Pa­ra el pa­dre, sen­tir có­mo se mue­ve su hi­jo es una nue­va y po­de­ro­sa vía de co­ne­xión. No ha ex­pe­ri­men­ta­do las náu­seas, los cam­bios cor­po­ra­les ni el efec­to de las hor­mo­nas, sin em­bar­go, aho­ra tam­bién pue­de par­ti­ci­par y to­car al be­bé a tra­vés de la pan­ci­ta de ma­má. El fu­tu­ro be­bé es muy sen­si­ble al tac­to y reac­cio­na rá­pi­da­men­te an­te el con­tac­to ex­terno, así que las ca­ri­cias, los ma­sa­jes y la pre­sión sua­ve de la mano de pa­pá son bien­ve­ni­dos. Ade­más, a par­tir de la se­ma­na 20 em­pie­za a per­ci­bir so­ni­dos que le des­pier­tan emo­cio­nes y en la se­ma­na 25, su oí­do ya es­tá com­ple­ta­men­te ma­du­ro y per­ci­be los rui­dos am­bien­ta­les, en­tre ellos, la voz pa­ter­na. “Cuan­do es­toy des­can­san­do y mi ma­ri­do vie­ne a aca­ri­ciar­me la pan­ci­ta y de­cir­le co­si­tas al ni­ño, no­to có­mo se mue­ve más. Es co­mo si le res­pon­die­ra”, ase­gu­ra Clara.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.