SESION DE PRE­GUN­TAS Y RES­PUES­TAS

Ser Padres (Chile) - - TEMAS DE HOY -

¿Los be­bés muy pre­ma­tu­ros o »en­fer­mos pue­den to­mar le­che del pe­cho de ma­má?

No, ni to­mar el bi­be­rón, hay que dar­les la le­che por son­da. En el hos­pi­tal, le ex­pli­can a la ma­má có­mo sa­car­se la le­che, al me­nos seis ve­ces al día. Es fun­da­men­tal em­pe­zar po­co des­pués del par­to, en las pri­me­ras ho­ras, pa­ra es­ti­mu­lar una co­rrec­ta pro­duc­ción.

¿La anes­te­sia de la ce­sá­rea afec­ta »la le­che?

La anes­te­sia en la le­che no cau­sa nin­gún pro­ble­ma (el gol­pe de anes­te­sia lo re­ci­bió el ne­ne a tra­vés de la pla­cen­ta, jus­to an­tes de la ce­sá­rea; com­pa­ra­do con eso, no tie­ne im­por­tan­cia).De he­cho, es fun­da­men­tal po­ner­lo al pe­cho lo an­tes po­si­ble y ali­men­tar­lo con fre­cuen­cia.

¿De­bo des­per­tar a mi be­bé pa­ra »dar­le pe­cho?

Nor­mal­men­te no es ne­ce­sa­rio des­per­tar a un be­bé pa­ra que co­ma. Aun­que sí es pre­ci­so que es­tés aten­ta pa­ra dar­le el pe­cho a la me­nor opor­tu­ni­dad. No te es­pe­res a que llo­re, ofré­ce­le el pe­cho en cuan­to se mue­va o ha­ga al­gún rui­do. El ob­je­ti­vo es con­se­guir 10 o 12 to­mas en 24 ho­ras (al­gu­nos ni­ños ha­cen me­nos y si van en­gor­dan­do, es que no ne­ce­si­tan más). Sin em­bar­go, de ma­ne­ra ex­cep­cio­nal, cuan­do un be­bi­to pier­de de­ma­sia­do pe­so, el doc­tor re­co­mien­da que lo des­pier­ten pa­ra dar­le las to­mas de ma­dru­ga­da.

¿Y si se duer­me al pe­cho?

»El re­cién na­ci­do se duer­me cuan­do es­tá co­mien­do, re­car­ga­do en el pe­cho, ¡pa­ra eso sir­ve! Nor­mal­men­te no ha­ce fal­ta mo­ver­lo ni in­sis­tir, sim­ple­men­te vuel­ve a dar­le el pe­cho cuan­do se des­pier­te. Si da la im­pre­sión de que­dar­se dor­mi­do de­ma­sia­do rá­pi­do y no ha te­ni­do tiem­po de co­mer, con­vie­ne vi­gi­lar el pe­so.

¿Qué ha­cer cuan­do no sa­le »la le­che?

Si no­tas una zo­na del pe­cho ca­lien­te, ro­ja y do­lo­ro­sa es sín­to­ma de que se ha blo­quea­do un con­duc­to, con­vie­ne que si­gas dan­do el pe­cho (co­lo­can­do si es po­si­ble la len­gua del be­bé en la di­rec­ción de la in­fla­ma­ción), pues la suc­ción ayu­da a des­blo­quear la obs­truc­ción y fa­ci­li­ta el flu­jo de lí­qui­do. Tam­bién sir­ve apli­car ca­lor en­tre to­mas, ma­sa­jear la zo­na afec­ta­da e in­ten­tar sa­car le­che, al me­nos tres ve­ces al día des­pués de las to­mas, pa­ra va­ciar me­jor los pe­chos.Si apa­re­ce fie­bre al­ta y mu­cho ma­les­tar, o si la fie­bre no es muy ele­va­da pe­ro no des­apa­re­ce en 24 ho­ras, de­bes con­sul­tar al mé­di­co por si fue­ra ne­ce­sa­rio to­mar un an­ti­bió­ti­co. Pe­ro in­clu­so las mas­ti­tis in­fec­cio­sas mu­chas ve­ces se cu­ran sin ne­ce­si­dad de me­di­ca­men­to, sino con so­lo va­ciar el pe­cho y se­guir con la lac­tan­cia. No es bue­na idea des­te­tar en ca­so de mas­ti­tis, pues la in­fec­ción po­dría agra­var­se y con­ver­tir­se en un abs­ce­so.

¿Có­mo sé que sí es­tá to­man­do »mi le­che?

Así co­mo has apren­di­do que ya es­tá lis­to pa­ra co­mer, ob­ser­va su com­por­ta­mien­to una vez que es­tá to­ma­do de tu seno. Pri­me­ro suc­cio­na­rá rá­pi­da­men­te pa­ra es­ti­mu­lar el “re­fle­jo de eyec­ción” (el re­fle­jo que ha­ce que sal­ga la le­che pro­du­ci­da por tus se­nos). Des­pués cam­bia­rá a suc­cio­nes más len­tas y lar­gas al ini­ciar el flu­jo de le­che. No­ta­rás que tu be­bé ha­ce pau­sas re­gu­la­res y con­ti­núa suc­cio­nan­do. Al ad­ver­tir que tu be­bé es­tá tra­gan­do, te sen­ti­rás más tran­qui­la de sa­ber que el “aga­rre” es ade­cua­do y es­tá to­man­do bas­tan­te le­che. Cuan­do las suc­cio­nes se vuel­ven más len­tas y es­po­rá­di­cas es in­di­ca­dor de que ya es­tá a pun­to de ter­mi­nar la to­ma del pri­mer pe­cho. Lo más evi­den­te: su cuer­po se ve­rá más re­la­ja­do y fi­nal­men­te se sol­ta­rá so­lo al ter­mi­nar. Pue­des apro­ve­char ese mo­men­to pa­ra cam­biar su pa­ñal y ofre­cer­le el se­gun­do pe­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.