Ca­jo­nes de ideas

Ser Padres (Chile) - - CONSULTORIO -

Los ex­per­tos en desa­rro­llo in­fan­til creen que los ni­ños pue­den re­la­cio­nar, por ejem­plo, un sen­ci­llo ju­gue­te de un co­co­dri­lo de pe­lu­che con el ani­mal real si lo tie­nen a la vis­ta. Es­to ocu­rre por­que las ex­pe­rien­cias que les lle­gan a tra­vés de to­dos sus sen­ti­dos se van guar­dan­do con to­do de­ta­lle en lo que se po­dría lla­mar “ca­jo­nes de ideas”.

•En su ca­be­ci­ta, tie­nen un ca­jón pa­ra ani­ma­les y se­res vivos y otro pa­ra los que no es­tán vivos. Mu­chas co­sas que no en­ca­jan en el mis­mo ca­jón con­cep­tual tie­nen ras­gos muy pa­re­ci­dos. Por ejem­plo, una si­lla tie­ne cua­tro pa­tas y un ga­to tam­bién. A pe­sar de eso, a nin­gún be­bé se le ocu­rri­ría lla­mar miau-miau a la si­lla. Evi­den­te­men­te, los ni­ños se fi­jan en otras ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo los ojos o el mo­vi­mien­to.

•A los co­lo­res, cu­rio­sa­men­te, no les dan mu­cha im­por­tan­cia. Ya des­de una edad muy tem­pra­na, los ni­ños in­tu­yen que las co­sas del mis­mo co­lor no tie­nen por qué es­tar re­la­cio­na­das ne­ce­sa­ria­men­te. El pa­ti­to de go­ma con el que jue­gan en la ti­na no tie­ne na­da que ver con el bu­zón, por mu­cho que los dos sean ama­ri­llos.

•Des­car­tan lo que no les sir­ve. Es­ta bue­na in­tui­ción pa­ra cap­tar lo esen­cial tie­ne sus ven­ta­jas, ya que cla­si­fi­car las co­sas fa­ci­li­ta la vi­da. Si no eva­lua­ran y cla­si­fi­ca­ran los es­tí­mu­los que re­ci­ben, su ce­re­bro pron­to no se da­ría abas­to.

•Ha­cen prue­bas, es­ta­ble­cen re­la­cio­nes y al­can­zan con­clu­sio­nes cons­tan­te­men­te. Guar­dan es­tas ideas en un gran al­ma­cén, pe­ro so­lo con­ser­van aque­llas que pa­re­cen te­ner sen­ti­do e im­por­tan­cia. Re­cuer­dan que la pa­ta de una si­lla les sir­ve pa­ra po­ner­se de pie y que las mi­ga­jas de la ga­lle­ta sa­ben ri­co. No es que ten­gan desa­rro­lla­do un sis­te­ma con­cep­tual ma­du­ro, sino que es­ta­ble­cen ca­te­go­rías im­plí­ci­tas ba­sa­das en imá­ge­nes men­ta­les. Ha­brá que es­pe­rar has­ta los tres años pa­ra em­pe­zar a ha­blar de ca­te­go­rías más ela­bo­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.