¿Oye bien?

De­tec­tar a tiem­po cual­quier anor­ma­li­dad en la es­cu­cha de tu be­bé le apor­ta­rá bie­nes­tar. Te de­ci­mos có­mo ha­cer­lo.

Ser Padres (Chile) - - NEWS - KARMEN PAS­CUAL Y JES­SI­CA LÓ­PEZ DR. JAVIER CER­VE­RA ESCARIO, OTORRINOLARINGÓLOGO POR PEDIÁTRICO ASE­SO­RÍA ISTOCK SO­RA­YA AVELAR TANUS FO­TOS DI­SE­ÑO

An­tes que na­da que­re­mos de­cir­te que to­dos los pro­ble­mas de au­di­ción tie­nen so­lu­ción, la cla­ve es­tá en de­tec­tar­los a tiem­po pa­ra brin­dar un tra­ta­mien­to com­ple­to que ayu­de al desa­rro­llo óp­ti­mo del ni­ño. Pre­ci­so por es­to, en di­ver­sas par­tes del mun­do ya exis­ten pro­gra­mas pa­ra la de­tec­ción tem­pra­na de la hi­poa­cu­sia: en Es­pa­ña, por ejem­plo, tie­nen el Pro­gra­ma de De­tec­ción Pre­coz de la Hi­poa­cu­sia, que se apli­ca en los hos­pi­ta­les. En Mé­xi­co, se rea­li­za el ta­miz au­di­ti­vo neo­na­tal, el cual con­sis­te en co­lo­car un pe­que­ño “au­dí­fono” en el oí­do del be­bé du­ran­te unos se­gun­dos, pa­ra re­gis­trar si exis­te una dis­mi­nu­ción au­di­ti­va. Cuan­do es­tos es­tu­dios se rea­li­zan an­tes de los seis me­ses y en ca­so de de­tec­tar una com­pli­ca­ción se si­gue el tra­ta­mien­to ade­cua­do, los ni­ños lo­gran es­cu­char y ha­blar sin pro­ble­mas.

La hi­poa­cu­sia hoy

Sos­tu­vi­mos una char­la con la doc­to­ra Li­lian Flores, di­rec­to­ra de reha­bi­li­ta­ción pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na de Co­chlear; fue re­ve­la­dor sa­ber que cuan­do es­ta con­di­ción es diag­nos­ti­ca­da a tiem­po, la vi­da de los ni­ños con hi­poa­cu­sia no se ve afec­ta­da, pues ya no es dis­ca­pa­ci­tan­te.

Doc­to­ra Li­lian, ¿có­mo es la vi­da de un ni­ño con hi­poa­cu­sia y de su pa­pás?

Los pa­pás sí su­fren un due­lo por­que ellos no es­pe­ra­ban que su hi­jo pa­de­cie­ra es­ta con­di­ción. El 90% de los sor­dos en el mun­do son de pa­dres oyen­tes, que no tie­nen an­te­ce­den­tes de es­to. Sin em­bar­go, ac­tual­men­te, si es­te ni­ño es tra­ta­do a tiem­po, a pe­sar de que es el pro­ble­ma nú­me­ro uno al mo­men­to de na­cer, apren­den a es­cu­char y ha­blar, por tan­to, a leer y es­cri­bir; los ni­ños in­clu­so pue­den apren­der los idio­mas que quie­ran. El pro­ble­ma de la au­di­ción no es una dis­ca­pa­ci­dad que les im­pi­da desa­rro­llar­se y adap­tar­se a la so­cie­dad.

¿Có­mo los pa­pás pue­den dar­se cuen­ta de que su hi­jo tie­ne pro­ble­mas de au­di­ción?

Es muy im­por­tan­te que ob­ser­ven el cre­ci­mien­to de su hi­jo; mu­chos se dan cuen­ta de es­ta con­di­ción, so­bre to­do, cuan­do su ni­ño em­pie­za a ca­mi­nar, que lo lla­man y no vol­tea. Tam­bién pue­de ocu­rrir cuan­do su be­bi­to no reac­cio­na a los rui­dos fuer­tes: no se des­pier­ta, vol­tea ni par­pa­dea au­to­má­ti­ca­men­te. Más gran­de­ci­to, em­pie­za a bal­bu­cear, pe­ro si de re­pen­te cor­ta es­te bal­bu­ceo es por­que no tie­ne re­tro­ali­men­ta­cion au­di­ti­va, no es­cu­cha. De he­cho, a los seis me­ses, el ni­ño ya tie­ne que re­co­no­cer su nom­bre. Es­tas se­ña­les ayu­dan a los pa­dres a per­ca­tar­se de que al­go anor­mal le ocu­rre a su pe­que­ño. Sin em­bar­go, es mu­cho me­jor de­tec­tar­lo des­de su na­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.