Los be­ne­fi­cios

Ser Padres (Chile) - - CONSULTORIO -

RE­CU­PE­RAN­DO FUER­ZAS

Du­ran­te el sue­ño de la tar­de se pro­du­cen cam­bios fi­sio­ló­gi­cos que ayu­dan a los ni­ños a re­cu­pe­rar la ener­gía gas­ta­da por la ma­ña­na. Ade­más, es muy útil pa­ra com­ba­tir el ner­vio­sis­mo. Que se lo di­gan a Lúa, de 28 me­ses: “No se de­tie­ne –co­men­ta su ma­má–. Si no fue­ra por la sies­ta de dos ho­ras que to­ma ca­da tar­de, ter­mi­na­ría ago­ta­da. De he­cho, cuan­do no duer­me por­que te­ne­mos que sa­lir, al fi­nal de la tar­de si­gue tan ac­ti­va que in­clu­so le cues­ta tra­ba­jo dor­mir”. Pa­ra sa­ber có­mo se sien­te un pe­que­ño que ha des­can­sa­do po­co, bas­ta con re­cor­dar una no­che de in­som­nio o la úl­ti­ma des­ve­la­da: ¿có­mo es­ta­bas? Es­tre­sa­da, can­sa­da y de ma­las. ASI­MI­LAN­DO ME­JOR LA CO­MI­DA

Sin la sies­ta, el día pue­de re­sul­tar muy lar­go pa­ra un tor­be­llino de dos años. Aun­que al­gu­nos ni­ños pre­fie­ren dor­mir a me­dia ma­ña­na, lo ideal es pro­pi­ciar el des­can­so jus­to des­pués del al­muer­zo. ¿Por qué? Pues re­sul­ta mu­cho más sen­ci­llo que les dé sue­ño, ya que al prin­ci­pio de la di­ges­tión se pro­du­ce una ligera dis­mi­nu­ción del flu­jo san­guí­neo ha­cia el ce­re­bro mien­tras que au­men­ta ha­cia el es­tó­ma­go. Es una ma­ne­ra que tie­ne nues­tro or­ga­nis­mo de fa­vo­re­cer una ab­sor­ción más rá­pi­da de los nu­trien­tes, lo que pro­vo­ca una ligera som­no­len­cia. Se­gu­ra­men­te te ha pa­sa­do. Ade­más, se fa­vo­re­ce el cre­ci­mien­to. ¿Ne­ce­si­tas más ra­zo­nes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.