Los pa­dres co­la­bo­ra­mos

Ser Padres (Chile) - - CONSULTORIO -

Es­te cam­bio no ocu­rre de la no­che a la ma­ña­na y es nor­mal que ge­ne­re con­fu­sión en quie­nes ro­dean al ni­ño, pues to­do lo que no com­pren­de lo in­ten­ta­rá ex­pli­car ba­jo su pun­to de vis­ta, el cual no es otro que el de un pe­que­ño ca­jón en el que ca­be to­do un uni­ver­so de lo­cas po­si­bi­li­da­des. Por otro la­do, es ha­bi­tual que a es­tas eda­des los pa­pás nos in­vo­lu­cre­mos en el mun­do de nues­tros hi­jos y ju­gue­mos, por ejem­plo, a do­tar de vi­da a los ob­je­tos con los que se re­la­cio­na (re­ga­ña­mos a la pa­red si el ni­ño cho­có con ella o le ha­bla­mos a sus mu­ñe­cos). No tie­ne na­da de ma­lo ni de pe­li­gro­so que a es­tas eda­des la ima­gi­na­ción del ni­ño vue­le o que, a ve­ces, con­fun­da su mun­do in­te­rior con el real. No hay que asus­tar­se cuan­do lo ca­che­mos en­ta­blan­do una con­ver­sa­ción con­si­go mis­mo a dos vo­ces ni cuan­do ten­ga­mos que ce­der­le el paso a su ami­go in­vi­si­ble en el ele­va­dor, o nos cuen­te que ano­che es­tu­vo ju­gan­do con tres ar­di­llas en su ca­ma. Sin em­bar­go, si a los nue­ve años con­ti­núa te­nien­do vi­sio­nes, po­de­mos plan­tear­nos lle­var­lo a un es­pe­cia­lis­ta; pe­ro has­ta en­ton­ces, nues­tra la­bor co­mo edu­ca­do­res y pa­dres es per­mi­tir que se re­cree en su mun­do to­do lo que ne­ce­si­te y en pa­ra­le­lo, ir ayu­dán­do­le a co­no­cer me­jor el es­pa­cio en el que vi­ve pa­ra que, po­co a po­co, apren­da a dis­tin­guir en­tre su uni­ver­so par­ti­cu­lar y la reali­dad que lo ro­dea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.