¿Có­mo el pe­dia­tra pue­de ayu­dar al ni­ño a no sen­tir mie­do?

Ser Padres (Chile) - - CONSULTORIO -

Pla­ti­ca los si­guien­tes pun­tos con tu doc­tor, jun­tos po­drán ha­cer que tu hi­jo de­je de per­ci­bir­lo co­mo fuente de te­mor. Re­cuer­da que es­tás en tu de­re­cho de te­ner cer­ca a la me­jor per­so­na pa­ra tu pe­que­ño.

• Evi­tan­do cual­quier ges­to que pue­da in­ti­mi­dar al ni­ño: mo­vi­mien­tos brus­cos, ha­blar fuer­te, acer­car­se de­ma­sia­do rá­pi­do o mi­rar­lo fi­ja­men­te.

• Pi­dien­do per­mi­so pa­ra ca­da ma­nio­bra. Lo mis­mo que con un pa­cien­te adul­to, el doc­tor no pue­de to­car al ni­ño sin pe­dir­le per­mi­so. La au­to­ri­za­ción no siem­pre es ex­plí­ci­ta; la ma­yo­ría de las ve­ces se con­si­gue con un sim­ple ges­to, co­mo acer­car la mano, de­te­ner­se dos se­gun­dos o son­reír. Tam­bién, con­vie­ne ir anun­cian­do ca­da paso: “Va­mos a to­car la pan­za”, “aho­ra te mi­ra­ré la ore­ja”, “uti­li­za­ré es­to pa­ra po­der es­cu­char tu co­ra­zón”.

• Eli­mi­nan­do las ame­na­zas: “Si no te es­tás quie­to, va­mos a sa­car a ma­má y ya no po­drá en­trar”. Eso no tran­qui­li­za al ni­ño, de he­cho, lo asus­ta aún más. Ade­más, si se lle­ga­ra a cum­plir la ame­na­za, pro­ba­ble­men­te el pe­que­ño em­pe­za­ría a gri­tar y llo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.