5 Prác­ti­cas pa­ra ayu­dar al pe­dia­tra

Jun­to a las in­du­da­bles pro­pie­da­des anes­té­si­cas de los be­sos y del sa­na, sa­na, hay mu­chas otras co­sas que po­de­mos ha­cer pa­ra ayu­dar a los ni­ños a so­por­tar los ma­los tra­gos.

Ser Padres (Chile) - - CONSULTORIO -

1. Apo­ya a tu hi­jo pa­ra que no llo­re. Nor­mal­men­te, el pe­dia­tra es­ta­rá de­seo­so de que ha­gas cual­quier co­sa pa­ra que el ni­ño no llo­re; no pue­de aus­cul­tar­lo mien­tras llo­ra por­que no se oye na­da.

2. Ayu­da con lo que pue­das ha­cer. Si tu pe­que sien­te te­rror cuan­do le qui­tan la ro­pa y lo de­jan en la ca­mi­lla, des­vís­te­lo sen­ta­do en tus pier­nas; el pe­dia­tra po­drá re­vi­sar­lo tran­qui­la­men­te. Si pa­ra la ex­plo­ra­ción es im­pres­cin­di­ble es­ti­rar­lo en la ca­mi­lla, si­gue dán­do­le la mano.

3. Há­bla­le. So­lo en al­gu­nos mo­men­tos con­cre­tos, cuan­do el pe­dia­tra es­tá aus­cul­tan­do a tu hi­jo o le es­tá ha­cien­do pre­gun­tas, es me­jor que los pa­dres es­tén ca­lla­dos. El res­to de la ex­plo­ra­ción sue­le ser más fá­cil si dis­traes al ni­ño.

4. No in­ten­tes res­pon­der por él. Mu­chos pa­dres tie­nen la cos­tum­bre de ac­tuar co­mo por­ta­vo­ces de los ni­ños. Si el pe­dia­tra le pre­gun­ta al ni­ño y no a la ma­dre, es por al­go: pue­de es­tar in­ten­tan­do ga­nar­se su con­fian­za o qui­zá ne­ce­si­ta sa­ber exac­ta­men­te, de pri­me­ra mano, lo que opi­na. Tam­bién pue­de que quie­ra oír­lo ha­blar, ver có­mo pro­nun­cia y qué vo­ca­bu­la­rio tie­ne, o com­pro­bar si oye bien.

5. Co­men­ta las co­sas que sa­bes que lo asus­tan. Si sa­bes de al­go que lo es­pan­ta es­pe­cial­men­te, in­ten­ta aho­rrár­se­lo. A ve­ces, los mé­di­cos ha­cen co­sas por ru­ti­na. No te­mas de­cir­le al pe­dia­tra co­sas co­mo: “Si no es ne­ce­sa­rio, no le ba­je el cal­zon­ci­to; le da ver­güen­za”. De he­cho, a al­gu­nos ni­ños les da as­co que les pon­gan el aba­te­len­guas en la bo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.