De la men­te al he­cho

Ser Padres (Chile) - - CONSULTORIO -

El ami­go ima­gi­na­rio. Te­ner un ami­go ima­gi­na­rio es muy co­mún a es­tas eda­des y no im­pli­ca nin­gún ti­po de des­or­den men­tal ni con­flic­to in­terno gra­ve. De­be­mos res­pe­tar a su ami­go, tam­bién de­jar cla­ro que la fa­mi­lia no va a cam­biar sus cos­tum­bres por él: no va­mos a es­pe­rar has­ta que el com­pa­ñe­ro de ba­ta­llas ha­ya ter­mi­na­do de jugar pa­ra sa­lir de ca­sa, ni a co­ci­nar una ra­ción más pa­ra la ce­na. Se tra­ta de que el pe­que­ño en­tien­da que el ami­go ima­gi­na­rio no es par­te de la reali­dad, por lo que no afec­ta su mun­do ex­terno ni el de las otras per­so­nas.

Mie­dos (pe­sa­di­llas, mons­truos, his­to­rias fan­tás­ti­cas). El he­cho de que pa­ra un ni­ño to­do lo que tie­ne nom­bre exis­te, ex­pli­ca por qué un di­bu­jo pue­de ate­rro­ri­zar­lo du­ran­te mu­cho tiempo. Los sen­ti­mien­tos que es­te ti­po de te­rro­res ge­ne­ran son tan reales co­mo te­ner mie­do a un tigre de Ben­ga­la o a un la­drón cuan­do uno es adul­to, así que hay que abor­dar­los con mu­cha sen­si­bi­li­dad. Sue­le ser útil com­ba­tir al mons­truo en su pro­pio te­rreno: si lo que asus­ta al pe­que­ño es al­gún per­so­na­je de un cuen­to, po­de­mos di­bu­jar so­bre el mis­mo li­bro unas es­po­sas que le aten las ma­nos pa­ra que “no pue­da ha­cer da­ño a na­die”.

Ob­je­tos ani­ma­dos. To­do lo que es­tá a su al­re­de­dor tie­ne vi­da pro­pia; es­to se de­no­mi­na ani­mis­mo. Por eso, pue­de dar ór­de­nes a las nu­bes (“mué­van­se pa­ra que sal­ga el Sol”) o se enoja con el agua por­que es­tá fría. Con­vie­ne co­men­zar a ex­pli­car­le las ra­zo­nes de las co­sas que ob­ser­va: por qué las nu­bes se mue­ven o por qué el agua a ve­ces es fría.

Ro­les (jugar a ser un su­per­hé­roe o una princesa). Se­gu­ro has no­ta­do que le en­can­ta in­ven­tar­se su­per­po­de­res; en el fon­do sa­be que es­tá ju­gan­do, pe­ro su po­ten­te ima­gi­na­ción lo ayu­da tan­to a me­ter­se en el pa­pel que, le cues­ta sa­lir de él (in­clu­so, a ve­ces ha ter­mi­na­do las­ti­ma­do). Mien­tras es­te­mos se­gu­ros de que su in­te­gri­dad fí­si­ca no pe­li­gra, no tie­ne na­da de ma­lo lle­var du­ran­te to­do el fin de se­ma­na el dis­fraz de Bat­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.