Be­bé ar­coí­ris

Co­no­ce el ca­mino que es­te pe­que­ño re­co­rre pa­ra lle­gar has­ta sus fu­tu­ros pa­pás.

Ser Padres (Chile) - - ESTIMULACIÓN - JES­SI­CA LÓ­PEZ CER­VAN­TES LIC. TE­RE­SI­TA TI­NA­JE­RO, DI­REC­TO­RA DE INS­TI­TU­TO POR ME­XI­CANO DE TANATOLOGÍA ASE­SO­RÍA IS­TOCK SO­RA­YA AVELAR TANUS FO­TOS DI­SE­ÑO

Quien re­ci­be a un be­bé ar­coí­ris, re­ci­be uno de los re­ga­los más be­llos de la na­tu­ra­le­za. To­dos lo be­bés lo son, sin em­bar­go, un ar­coí­ris al­ber­ga un va­lor aún más es­pe­cial por­que es el fi­nal de un ca­mino tem­pes­tuo­so de­ja­do atrás. El ar­coí­ris apa­re­ce en el cie­lo des­pués de una tor­men­ta, des­ple­gan­do sie­te co­lo­res que in­flu­yen po­si­ti­va­men­te en las per­so­nas, ade­más de una ex­tre­ma lu­mi­no­si­dad oca­sio­na­da por los ra­yos del Sol; es un fe­nó­meno que nos evo­ca mu­cha ener­gía, ale­gría, ple­ni­tud y en­tu­sias­mo por la vi­da. Pues así tam­bién el be­bé ar­coí­ris, por­que trae con­si­go una nue­va ilu­sión pa­ra los fu­tu­ros pa­pás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.