IN­TROS­PEC­CIÓN EN CRI­SIS

Ser Padres (Chile) - - SER PAREJA -

Di­ce el psi­có­lo­go Wal­ter Ri­zo que más va­le una bue­na se­pa­ra­ción que un mal ma­tri­mo­nio. Aun­que pa­ra lle­gar a tal con­clu­sión ha­ce fal­ta un trabajo in­di­vi­dual muy fuer­te, pa­ra que les sea po­si­ble su­pe­rar es­ta cri­sis e ini­ciar la si­guien­te eta­pa sa­nos; li­bres de ren­cor, cons­cien­tes de su de­ci­sión y con­ven­ci­dos de que es lo me­jor tan­to pa­ra ca­da uno de us­te­des, co­mo pa­ra su hi­jo. En es­te trabajo de re­fle­xión, exis­ten al­gu­nos fac­to­res in­vo­lu­cra­dos que les con­ven­dría ana­li­zar pa­ra re­co­no­cer en qué fa­lló ca­da uno, com­pren­der­se, per­do­nar­se a sí mis­mos y al otro; tam­bién pa­ra eva­luar qué ne­ce­si­tan pa­ra es­ta tran­si­ción.

1. La his­to­ria de ca­da uno mar­ca una in­fluen­cia fuer­te e in­cons­cien­te en su se­pa­ra­ción; al­ber­ga mo­ti­va­cio­nes si­len­cio­sas que los lle­va­ron a ac­tuar y sen­tir de de­ter­mi­na­da for­ma: al­guno o am­bos pro­vie­nen de pa­dres di­vor­cia­dos, de ni­ños se sin­tie­ron aban­do­na­dos, vi­vie­ron in­fi­de­li­dad, ce­los, re­la­cio­nes tó­xi­cas…

2.Sus ras­gos de per­so­na­li­dad fun­cio­nan co­mo una vir­tud, tam­bién co­mo un obs­tácu­lo. Qui­zá aho­ra se den cuen­ta de que su in­to­le­ran­cia o ira los ha lle­va­do a la cri­sis en va­rias oca­sio­nes.

3. Las ra­zo­nes de la se­pa­ra­ción. Na­die tie­ne la cul­pa to­tal, no fue una re­la­ción de uno so­lo; ne­ce­si­tan en­con­trar la ma­yor ob­je­ti­vi­dad po­si­ble pa­ra no car­gar cul­pas ni a sí mis­mos ni al otro.

4.Su his­to­ria co­mo pa­re­ja. Así co­mo vi­vie­ron tiem­pos caó­ti­cos, tu­vie­ron va­rios fe­li­ces; unos y otros aho­ra pe­san en su emo­cio­na­li­dad, pe­ro re­co­no­cer­los les per­mi­te va­lo­rar el es­fuer­zo que am­bos hi­cie­ron pa­ra que la pa­re­ja y sus pro­yec­tos se con­cre­ta­ran y fun­cio­na­ran. 5. Fac­to­res ex­ter­nos. No es igual cuan­do se tie­ne el apo­yo fa­mi­liar que si no, có­mo asi­mi­la un ni­ño la se­pa­ra­ción de sus pa­dres a los 15 años que a los cin­co, tam­po­co si es­tán en un em­pleo es­ta­ble que cuan­do ha­ce mu­cho se de­jó de tra­ba­jar. Al­gu­nas si­tua­cio­nes los ha­rán sen­tir fuer­tes, otras bas­tan­te vul­ne­ra­bles y te­me­ro­sos. El con­se­jo es iden­ti­fi­car­las pa­ra dar­les una so­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.