De Las aler­gias, con­tac­to ce­ro

Ser Padres (Chile) - - NUTRICIÓN -

Leo, el hi­jo de Pa­blo Gar­cía, es alér­gi­co a las pro­teí­nas de la le­che, al hue­vo, al plá­tano y al ki­wi. Tie­ne tan­ta aler­gia que, por ejem­plo, si su pa­pá ol­vi­da la­var­se los dien­tes des­pués de to­mar un ca­fé y le da un be­so, le sa­le un sar­pu­lli­do tre­men­do en la me­ji­lla. Es más, Pa­blo y su pa­re­ja de­ben mi­ran con lu­pa las eti­que­tas de to­dos ali­men­tos en­va­sa­dos que ad­quie­ren en el su­per­mer­ca­do y com­pro­bar­los en ca­da com­pra “por­que los eti­que­ta­dos pue­den cam­biar de un mes pa­ra otro”. Tam­bién de­ben te­ner ex­tre­mo cui­da­do con los ali­men­tos que ad­quie­ren en el mer­ca­do, por­que el ven­de­dor pu­do to­car an­tes un ali­men­to aler­gé­ni­co y con­ta­mi­nar los que ellos lle­van. Por to­do es­to, al­gu­nos pro­duc­tos so­lo los com­pran en tien­das es­pe­cia­li­za­das pa­ra alér­gi­cos, que son mu­cho más ca­ras.

Pa­ra es­tos pa­dres, “lo más com­pli­ca­do” es co­mer en un res­tau­ran­te y la in­se­gu­ri­dad en el co­le­gio. “El co­me­dor no es el úni­co pe­li­gro que pue­de es­con­der­se en la es­cue­la; en cla­se, las fies­tas se ce­le­bran con co­mi­da (pas­te­les y go­lo­si­nas) y se ha­cen ma­nua­li­da­des con pro­duc­tos que han estado en con­tac­to con ali­men­tos aler­gé­ni­cos. Por eso bus­ca­mos un co­le­gio don­de hu­bie­ra en­fer­me­ra”. Pero Pa­blo, quien de pe­que­ño tam­bién fue alér­gi­co a los ali­men­tos, ha si­do op­ti­mis­ta; es­pe­ra que en los pró­xi­mos años su hi­jo su­pere es­pon­tá­nea­men­te la aler­gia. Y pa­re­ce que así se­rá, Leo (con seis años) ya to­le­ra el hue­vo, eso sí, por in­di­ca­ción del aler­gó­lo­go, de mo­men­to so­lo se lo ofre­cen si es­tá muy co­ci­do.

Otro as­pec­to co­ti­diano im­por­tan­te en es­tos ca­sos de aler­gia es que los pa­dres de­ben es­tar muy aten­tos a las reac­cio­nes del ni­ño des­pués de co­mer; si el pe­que­ño tie­ne al­gún sín­to­ma sos­pe­cho­so en las dos o cua­tro ho­ras (en mu­chos ni­ños apa­re­cen en la pri­me­ra me­dia ho­ra) si­guien­tes, no de­be vol­ver a to­mar­lo, no de­be to­car­lo y tam­po­co de­be­mos co­ci­nar­lo (pa­ra que no pue­da in­ha­lar los va­po­res de la coc­ción) por­que nunca se sa­be si pue­de te­ner una reac­ción gra­ve, co­mo le ocu­rrió a Al­ba. “Nues­tra hi­ja to­ma­ba el pe­cho, pero nos re­co­men­da­ron dar­le ayu­da de bi­be­rón. Cuan­do le

ofre­ci­mos el se­gun­do, en po­cos se­gun­dos se le irri­tó la bo­ca y se lle­nó de gra­nos por to­do el cuer­po, des­pués em­pe­zó a res­pi­rar con di­fi­cul­tad”, ex­pli­ca Ma­nuel, el pa­pá.

Tras el pri­mer epi­so­dio, si el ni­ño no ne­ce­si­ta aten­ción ur­gen­te, el pediatra re­co­men­da­rá con­sul­tar con el aler­gó­lo­go, quien ha­rá el diag­nós­ti­co e in­di­ca­rá los cui­da­dos. Si el be­bé no to­ma el pe­cho y tie­ne aler­gia a la le­che, el mé­di­co re­ce­ta­rá una le­che hi­dro­li­za­da, en la que se han frac­cio­na­do las pro­teí­nas, que le pro­por­cio­na­rá to­dos los nu­trien­tes que ne­ce­si­ta pa­ra desa­rro­llar­se. Des­pués del pri­mer año, cuan­do su ali­men­ta­ción es más va­ria­da, el es­pe­cia­lis­ta in­di­ca­rá a los pa­dres que si lo desean, pue­den dar­le una le­che ve­ge­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.