So­lu­cio­nes pa­ra ca­sos ate­rra­do­res

Ser Padres (Chile) - - 2 ANOS -

•Apli­ca el sen­ti­do del hu­mor

No se tra­ta de mi­nus­va­lo­rar sus sen­ti­mien­tos, sino de con­ver­tir al mons­truo en al­guien me­nos ate­rra­dor: “Se­gu­ro que tie­ne una na­ri­zo­ta tan gran­de que se tro­pie­za con ella o que cuan­do se en­te­re su ma­má mons­trua de que asus­ta a los ni­ños, se que­da­rá sin pos­tre”.

• No co­man jus­to an­tes de ir­se a la ca­ma

La di­ges­tión pue­de ace­le­rar el me­ta­bo­lis­mo cau­san­do in­ter­fe­ren­cias en el sue­ño.

• Pon una luz noc­tur­na en la ha­bi­ta­ción

Aun­que a es­ta edad re­sul­ta di­fí­cil ex­pli­car­le qué exis­te y qué no, de es­te mo­do se sen­ti­rá se­gu­ro y po­drás de­mos­trar­le que no se es­con­de nin­gún mons­truo en la ha­bi­ta­ción.

•Des­pués de la pe­sa­di­lla (o an­tes, si te­me ir­se a la ca­ma) qué­da­te un ra­to jun­to a él y can­ten jun­tos.

Así des­dra­ma­ti­za­rá la si­tua­ción: “Si ma­má y pa­pá es­tán tran­qui­los, es por al­go”.

•Ase­gú­ra­te de que duer­me lo su­fi­cien­te

De 11 a 14 ho­ras dia­rias, in­clu­yen­do sies­tas. Al pa­re­cer, los ni­ños que duer­men po­co tie­nen fa­ses REM más pro­lon­ga­das. Por lo tan­to, son más pro­cli­ves a ex­pe­ri­men­tar sue­ños tor­men­to­sos.

•Re­gá­la­le al­gún ob­je­to “má­gi­co”

Un pe­lu­che, una man­ti­ta o una al­moha­da. Si se va a dor­mir abra­za­do al osi­to Pe­pe, se ador­me­ce­rá tran­qui­lo y se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.