Amor de pa­pá, a la dis­tan­cia

Uno en Ar­gen­ti­na, el otro en Mé­xi­co; am­bos sa­ben que es­tán ahí pa­ra cre­cer jun­tos, co­mo hi­jo y pa­pá.

Ser Padres (Chile) - - NEWS - POR JES­SI­CA LÓ­PEZ FO­TO HECTOR GAR­CÍA ME­ZA PA­RA DCMET DI­SE­ÑO SAÚL VIL­CHIS JUAN CAR­LOS MARTÍNEZ MA­QUI­LLA­JE COOR­DI­NA­CIÓN DE MO­DA CA­RO­LI­NA ARRO­YO

Ha­ce cua­tro años y me­dio Ho­ra­cio Pancheri se en­te­ró de que iba a ser pa­pá; cuan­do re­ci­bió la noticia él te­nía dos me­ses ra­di­can­do en Mé­xi­co, lle­gó des­de Ar­gen­ti­na a es­te país en bus­ca de cum­plir su sue­ño de ser ac­tor. “Kar­la (Pas­qui­ni) y yo es­tá­ba­mos en pa­re­ja y nos em­ba­ra­za­mos a dis­tan­cia, bueno, yo me en­te­ré a la dis­tan­cia, pero de­ci­dí es­tar en con­tac­to siem­pre”. Des­de ese mo­men­to, él ha estado, ni el par­to se per­dió: “Fue una suer­te que yo es­tu­vie­ra en Ar­gen­ti­na, mi plan era ir­me dos se­ma­nas an­tes pa­ra pre­sen­ciar el par­to y al se­gun­do día de que lle­gué, ¡na­ció! Ese día fui­mos so­la­men­te a un chequeo con el mé­di­co; nos aga­rró por sor­pre­sa, te­nía­mos mie­do, tam­bién mu­chas ga­nas de ver­lo. Na­ció a los ocho me­ses y me­dio; se ade­lan­tó dos se­ma­ni­tas. Es una ex­pe­rien­cia que nunca se me va a ol­vi­dar, có­mo na­ce, es lo úni­co que se te que­da en la men­te. Se sien­te in­creí­ble. Has­ta que me re­gre­sé a Mé­xi­co a tra­ba­jar, y a la fe­cha nos ve­mos ca­da tres o cua­tro me­ses, yo voy a Ar­gen­ti­na o él vie­ne”.

Cuan­do lo veo y es­cu­cho me re­car­go de ener­gía, sien­to que vuel­vo a vi­vir, es mi mo­tor pa­ra se­guir ade­lan­te, tra­ba­jar, lu­char por mis sue­ños, es mi co­ra­zón.

La de­ci­sión que to­mó, por su­pues­to, no fue fá­cil: “Se­gu­ra­men­te hay mu­chos pa­dres co­mo yo, que es­tán a la dis­tan­cia, oja­lá esa dis­tan­cia no sig­ni­fi­que que es­tén se­pa­ra­dos de él o de ella; es me­jor tra­tar de es­tar siem­pre pen­dien­tes, más que na­da. Be­ni­cio es el amor de mi vi­da, tra­to de es­tar en con­tac­to con él, es muy di­fí­cil pa­ra mí, me ima­gino que pa­ra él tam­bién, pero así nos to­có, es­te es nues­tro ca­mino y nos ama­mos con toda el al­ma, que es lo más im­por­tan­te”.

¿Cuá­les son los ma­yo­res re­tos a los que te has en­fren­ta­do al te­ner a Be­ni­cio le­jos?

He te­ni­do que apren­der a ser pa­pá a la dis­tan­cia, al­go que no es pa­ra na­da sen­ci­llo. Pero he estado muy en con­tac­to con él; lo hi­ce des­de sus pri­me­ros años de vi­da. Ha­blo a dia­rio con mi pe­que­ño; me in­tere­sa sa­ber có­mo es­tá. Ha­ce año y me­dio que va al jar­dín (kín­der), en­ton­ces le pre­gun­to có­mo va; es­ta­mos ha­blan­do por Sky­pe o Fa­ce­ti­me, ha­ce­mos plá­ti­cas se­ma­na­les. A ve­ces, por la di­fe­ren­cia ho­ra­ria que hay con Ar­gen­ti­na, le mar­co y ya es­tá dor­mi­do o es­tá en­tre­te­ni­do, en­ton­ces hay que res­pe­tar que quie­ra ju­gar. Así han pa­sa­do es­tos cua­tro años y me­dio; la vi­da pa­sa muy rá­pi­do y tra­to de es­tar lo más pre­sen­te en su vi­da, si no es fí­si­ca­men­te por lo me­nos que sien­ta que su pa­pá es­tá pa­ra él. Tra­to de ha­cer lo me­jor pa­ra que el día de ma­ña­na me re­co­noz­ca que no fui un pa­dre au­sen­te.

Es­tar en ar­mo­nía con su ma­má se­gu­ra­men­te ha si­do vi­tal, ¿có­mo ha si­do es­ta di­ná­mi­ca en­tre us­te­des?

Eso es un pun­to muy im­por­tan­te por­que un ni­ño, por lo me­nos has­ta los 10 o 12 años va a te­ner un te­lé­fono ce­lu­lar, en­ton­ces, de­pen­de de los pa­dres; si la ma­dre no le ha­bla al ni­ño de su pa­pá o no tie­ne una bue­na co­mu­ni­ca­ción con ella, se­ría mu­cho más di­fí­cil es­tar cer­ca y crear ese víncu­lo con él. Yo agra­dez­co mu­cho a Kar­la que le ha­ble bien a mi be­bé de mí, que sea ac­ce­si­ble pa­ra que po­da­mos ha­blar; la verdad es que en es­te ca­so soy ben­de­ci­do. Me ayu­da que lle­vo una ex­ce­len­te re­la­ción con ella, eso se agra­de­ce por­que co­noz­co his­to­rias en las que los pa­dres ni se ha­blan y el hi­jo es­tá en me­dio, eso es la­men­ta­ble por­que al fi­nal del día, el que su­fre es el pe­que­ño. En mi ca­so, mi re­la­ción de pa­re­ja no fun­cio­nó, pero tu­vi­mos al­go muy lin­do, a Be­ni­cio, y hay que res­pe­tar eso.

En cues­tión de la dis­ci­pli­na, los va­lo­res, los te­mas de crian­za, ¿có­mo los re­suel­ves?

Yo con­fío ple­na­men­te en la edu­ca­ción que su ma­má le da, ade­más, tie­ne unos tíos y abue­los in­creí­bles que la ayu­dan por­que ella tra­ba­ja y es­tu­dia. Es­toy tran­qui­lo de que mi hi­jo se es­tá edu­can­do muy bien, muy sano. Cuan­do es­tá con­mi­go, me cuen­ta de sus co­sas; to­da­vía es muy chi­qui­to, no es que ha­ble­mos de­ma­sia­do, se dis­trae con fa­ci­li­dad y so­lo quie­re ju­gar, pero veo to­do lo que ha­ce, si se por­ta bien o si se por­ta mal, co­noz­co có­mo es­tá cre­cien­do. Tra­to de ser un pa­pá, pero tam­bién quie­ro ser su ami­go.

Ob­via­men­te, hay mu­chas co­sas que ha­ce que es­tán mal, co­sas de un ni­ño de cua­tro años, y sí pon­go lí­mi­tes, pero me cues­ta por­que al es­tar tan po­co tiempo con él me da pe­na re­ga­ñar­lo; el va a de­cir “mi pa­pá so­lo me re­ga­ña”, no quie­ro eso. Tra­to de ser su­til, le di­go “no Be­ni­cio, es­to no se ha­ce”; lla­mar­le la aten­ción, aun­que siem­pre con mu­cho cui­da­do por­que es un chi­qui­to y es­toy muy le­jos, no me la voy a pa­sar re­ga­ñán­do­lo cuan­do es­ta­mos jun­tos. Bus­co in­cul­car­le mu­chos va­lo­res pa­ra que va­ya cre­cien­do con res­pon­sa­bi­li­dad en es­ta vi­da tan di­fí­cil que nos to­ca.

¿Qué has apren­di­do de ser pa­pá en la dis­tan­cia?

Em­pie­zas a dar­le va­lor a co­sas a las que an­tes no se lo da­bas. Un ca­so muy es­pe­cial pa­ra mí es que an­tes pen­sa­ba so­lo en mí, com­prar­me co­sas pa­ra mí, tra­ba­ja­ba pa­ra mí, aho­ra no. Cuan­do ten­go tiempo de sa­lir a com­prar al­go, gas­to pa­ra mi hi­jo, pien­so en su pa­sa­je pa­ra que ven­ga a ver­me. Cla­ro, cuan­do es­toy con él ha­go otro ti­po de vi­da que cuan­do es­toy so­lo, pero son co­sas que dis­fru­to y apren­do. Na­die es per­fec­to, yo tra­to de ha­cer lo me­jor pa­ra cre­cer, co­mo pa­pá, per­so­na y pro­fe­sio­nal.

“Tra­to de que el amor que le es­toy dan­do crez­ca día a día has­ta que sea un gran amor el día de ma­ña­na”.

¿Cuál es tu sen­tir fren­te a es­ta si­tua­ción?

Al prin­ci­pio, sen­tía mu­cha cul­pa de es­tar le­jos, pero fui apren­dien­do, con mi psicóloga y mi maes­tro de ac­tua­ción, que es al­go que me to­có vi­vir, ten­go que acep­tar lo que de­ci­dí, por él y por mí. Cla­ro que me en­can­ta­ría te­ner­lo to­dos los días; cuan­do vie­ne a Mé­xi­co lo dis­fru­to mu­cho, cuan­do se va es un shock, pero con ese shock vi­vo los tres o cua­tro me­ses res­tan­tes has­ta ver­lo. Se sien­te mu­cha ale­gría mi­rar­lo tan gran­de, tam­bién son mu­chos sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos.

SU MEN­SA­JE

Pa­ra to­dos los pa­dres que es­tán le­jos de sus hi­jos, les com­par­to que lo más im­por­tan­te es es­tar pen­dien­tes de ellos; que el tiempo que es­tén jun­tos sea pa­ra dis­fru­tar­los, pla­ti­car, ju­gar, co­no­cer­los, ver­los cre­cer, por­que en es­ta re­la­ción él cre­ce y no­so­tros cre­ce­mos co­mo pa­dres, es­ta­mos apren­dien­do. De­be ha­ber mu­cha co­mu­ni­ca­ción con nues­tros hi­jos pa­ra que no se pier­da el víncu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.