De la ali­men­ta­ción y sus aler­gias

Un ni­ño sano vale por un cau­dal de son­ri­sas; te com­par­ti­mos los as­pec­tos re­le­van­tes de una ade­cua­da nu­tri­ción pa­ra su edad.

Ser Padres (Chile) - - NEWS - POR AÍ­DA DÍAZ Y JES­SI­CA LÓ­PEZ FO­TO ISTOCK DI­SE­ÑO SAÚL VIL­CHIS

De acuer­do con la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), se cal­cu­la que en 2017, a ni­vel mun­dial, 155 mi­llo­nes de ni­ños me­no­res de cin­co años su­fren re­tra­so del cre­ci­mien­to y 52 mi­llo­nes pre­sen­tan un pe­so ba­jo pa­ra su ta­lla; 41 mi­llo­nes tie­nen so­bre­pe­so o son obe­sos. La ra­zón: su ali­men­ta­ción. La mis­ma or­ga­ni­za­ción re­co­no­ce que “mu­chos lac­tan­tes y ni­ños no re­ci­ben una ali­men­ta­ción óp­ti­ma. Por ejem­plo, por tér­mino me­dio so­lo apro­xi­ma­da­men­te 36% de los lac­tan­tes de ce­ro a seis me­ses re­ci­bie­ron lac­tan­cia ex­clu­si­va­men­te ma­ter­na du­ran­te el pe­rio­do 2007-2014”. Sin du­da, la ali­men­ta­ción del lac­tan­te y del ni­ño pe­que­ño es fun­da­men­tal pa­ra fo­men­tar un cre­ci­mien­to y desa­rro­llo sa­lu­da­bles; de he­cho, los pri­me­ros dos años de vi­da del ni­ño son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes, pues­to que la nu­tri­ción co­rrec­ta du­ran­te es­te pe­rio­do re­du­ce la mor­ta­li­dad, así co­mo el ries­go de en­fer­me­da­des cró­ni­cas.

En es­te sen­ti­do, tan­to la OMS co­mo la UNICEF re­co­mien­dan el ini­cio in­me­dia­to de la lac­tan­cia ma­ter­na en la pri­me­ra ho­ra de vi­da, así co­mo pa­ra los pri­me­ros seis me­ses de vi­da; ade­más, la in­tro­duc­ción de ali­men­tos com­ple­men­ta­rios nu­tri­cio­nal­men­te ade­cua­dos a par­tir de los seis me­ses, con­ti­nuan­do la lac­tan­cia ma­ter­na has­ta los dos años o más. Es­to sig­ni­fi­ca que, una vez que el ni­ño ya es­tá en su eta­pa de ali­men­ta­ción com­ple­men­ta­ria, es vi­tal que los pa­dres es­tén aten­tos a que con­su­ma to­dos los nu­tri­men­tos ne­ce­sa­rios se­gún su desa­rro­llo, por lo que es im­por­tan­te acu­dir con un ex­per­to en nu­tri­ción in­fan­til e in­for­mar­se de los re­que­ri­mien­tos más esen­cia­les pa­ra su desa­rro­llo. Te de­ja­mos la si­guien­te ta­bla que la Se­cre­ta­ría de Sa­lud del estado de Nue­vo León, Mé­xi­co, pro­por­cio­nó de la die­ta ade­cua­da pa­ra los ni­ños se­gún su edad.

HAS­TA LOS 4 ME­SES

Le­che ma­ter­na o de fór­mu­la; de 8 a 12 ve­ces al día (ca­da dos a cua­tro ho­ras) o a pe­ti­ción del be­bé.

Nunca le des miel, ya que es­ta pue­de con­te­ner las es­po­ras que cau­san bo­tu­lis­mo y el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio del be­bé no es­tá com­ple­ta­men­te desa­rro­lla­do pa­ra com­ba­tir es­ta en­fer­me­dad.

4 A 6 ME­SES

De 28 a 45 on­zas (830 a 1,300 ml apro­xi­ma­da­men­te) de le­che ma­ter­na (o de fór­mu­la).

Por lo ge­ne­ral, ya es­tá lis­to pa­ra co­men­zar la tran­si­ción a la die­ta só­li­da: ofré­ce­le dos ve­ces al día ce­real de arroz for­ti­fi­ca­do con hie­rro en por­cio­nes de 1 a 2 cu­cha­ra­das (can­ti­dad se­ca, an­tes de mez­clar­la con le­che ma­ter­na).

Una vez que ya co­ma el ce­real de arroz de ma­ne­ra ru­ti­na­ria, pue­des in­tro­du­cir otros ce­rea­les ins­tan­tá­neos for­ti­fi­ca­dos con hie­rro; uno nue­vo por se­ma­na, de ma­ne­ra que pue­das ob­ser­var si hay in­to­le­ran­cia o aler­gias.

6 A 8 ME­SES

Le­che ma­ter­na o de fór­mu­la de tres a cin­co ve­ces al día.

In­tro­du­ce las ver­du­ras (pa­pa, za­naho­ria y ca­la­ba­ci­tas) y fru­tas (plá­tano, man­za­na, pe­ras, du­raz­nos y me­lón): una a la vez y es­pe­ra dos a tres días pa­ra ver si pro­du­ce reac­ción alér­gi­ca; en­tre 2 cu­cha­ra­das y ¾ de ta­za se­gún la ta­lla y el gus­to del be­bé. Pue­des po­ner­le pe­que­ñas can­ti­da­des de co­mi­da en las ma­nos, pero evi­ta los ali­men­tos co­mo pe­da­zos de man­za­na, uvas, sal­chi­chas, pa­lo­mi­tas de maíz, nue­ces, gra­nos, dul­ces re­don­dos y tro­zos du­ros de ver­du­ras cru­das que pue­den cau­sar aho­ga­mien­to.

8 A 12 ME­SES

Le­che ma­ter­na o de fór­mu­la tres a cua­tro ve­ces al día. No se re­co­mien­da la le­che de va­ca pa­ra ni­ños me­no­res de un año.

Es­tá lis­to pa­ra in­ge­rir car­ne; da­le un nue­vo ti­po por se­ma­na, en por­cio­nes de tres o cua­tro cu­cha­ra­das. De­be ser mo­li­da, fi­na­men­te pi­ca­da o des­he­bra­da. Au­men­ta las por­cio­nes de fru­tas y ver­du­ras de tres a cua­tro cu­cha­ra­das, cua­tro ve­ces al día.

Pue­des ofre­cer­le un hue­vo de tres a cua­tro ve­ces por se­ma­na, pero so­lo la ye­ma, pues al­gu­nos ni­ños son sen­si­bles a la cla­ra.

Al año de edad, la ma­yo­ría de los be­bés ya han de­ja­do el bi­be­rón; pero si to­da­vía lo to­ma, de­be con­te­ner so­lo agua.

1 AÑO

Ya de­be es­tar ob­te­nien­do gran par­te de su nu­tri­ción de las car­nes, fru­tas y ver­du­ras, pa­nes y gra­nos, así co­mo de los pro­duc­tos lác­teos.

Lo re­co­men­da­ble es se­guir con la le­che ma­ter­na; a los ni­ños me­no­res de un año no se les de­be dar le­che en­te­ra, ya que se ha de­mos­tra­do que pro­du­ce con­teos san­guí­neos ba­jos. Sin em­bar­go, se les pue­de su­mi­nis­trar que­so, re­que­són y yo­gur en pe­que­ñas can­ti­da­des.

Por lo ge­ne­ral, co­me­rán so­lo pe­que­ñas can­ti­da­des a la vez, pero lo ha­rán con fre­cuen­cia (de cua­tro a seis ve­ces dia­rias) du­ran­te to­do el día, así que se acon­se­jan los re­fri­ge­rios.

2 AÑOS EN ADE­LAN­TE

Los prin­ci­pios de la guía El Bien Co­mer se apli­can tan­to pa­ra la ali­men­ta­ción de los ni­ños co­mo pa­ra la de los adul­tos, aun­que la can­ti­dad y el nú­me­ro de por­cio­nes dia­rias son me­no­res pa­ra los ni­ños.

Su die­ta de­be ser mo­de­ra­da­men­te ba­ja en gra­sa, lo con­tra­rio pue­de con­tri­buir a que se pre­sen­te car­dio­pa­tía, obe­si­dad y otros pro­ble­mas de sa­lud. Los nu­trien­tes que tie­nen la ma­yor po­si­bi­li­dad de ser de­fi­cien­tes en su die­ta son el cal­cio, el hie­rro, la vi­ta­mi­na C, la vi­ta­mi­na A, el áci­do fó­li­co y la vi­ta­mi­na B6; se re­co­mien­da la su­ple­men­ta­ción con mi­cro­nu­trien­tes (vi­ta­mi­nas y mi­ne­ra­les). En­tre los ali­men­tos que son bue­nas fuen­tes de cal­cio es­tán la le­che des­cre­ma­da o ba­ja en gra­sa, el yo­gur y los que­sos; el bró­co­li, las ver­du­ras co­ci­das y el sal­món.

Los re­que­ri­mien­tos de hie­rro va­rían se­gún la edad del pe­que­ño, su ni­vel de cre­ci­mien­to y las re­ser­vas que ten­ga de es­te ele­men­to; sus fuen­tes prin­ci­pa­les son la car­ne de res y de aves, el pes­ca­do, los ce­rea­les for­ti­fi­ca­dos con hie­rro, las es­pi­na­cas, las le­gum­bres y los chí­cha­ros se­cos.

En­tre el na­ci­mien­to y los dos o tres años de vi­da, los ali­men­tos que cau­san más aler­gias son la le­che y el hue­vo, aun­que tam­bién otros ali­men­tos pue­den pro­vo­car reac­cio­nes alér­gi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.