Te­rro­res noc­tur­nos

El tiempo de los ma­los sue­ños ha lle­ga­do; ár­ma­te de re­cur­sos pa­ra ayu­dar­lo a ven­cer­los.

Ser Padres (Chile) - - NEWS - POR ADRIA­NA GAR­CÍA FO­TO ISTOCK DI­SE­ÑO SO­RA­YA AVELAR TANUS

Las pri­me­ras pe­sa­di­llas apa­re­cen a par­tir de los dos años, coin­ci­den con la lle­ga­da de nue­vos es­tí­mu­los a su or­ga­ni­za­da y tran­qui­la vi­da. En­tre el año y me­dio y los dos años, le em­pie­zan a ocu­rrir co­sas que an­tes nunca le ha­bían pa­sa­do y que son fuen­te de es­trés y ten­sión. La in­te­li­gen­cia de los ni­ños de dos años es más prác­ti­ca que la de los adul­tos y sus sue­ños son más cla­ros, con mu­cho me­nos sim­bo­lis­mo. Por eso po­de­mos de­cir que, bá­si­ca­men­te, re­vi­ven lo que les su­ce­dió du­ran­te el día. Si son co­sas que les mo­les­ta­ron, po­drán vol­ver en sus sue­ños en for­ma de pe­sa­di­lla. Por ejem­plo, si hay pa­dres que in­ten­tan enseñar a su hi­jo a de­jar el pa­ñal an­tes de tiempo y eso le cau­sa un con­flic­to; lo mis­mo su­ce­de si han vis­to du­ran­te el día imá­ge­nes que los asus­ta­ron, co­mo di­bu­jos ani­ma­dos po­co apro­pia­dos pa­ra su edad o al­gu­nas es­ce­nas de la te­le­vi­sión.

NUNCA MENOSPRECIES SUS MA­LOS SUE­ÑOS, ME­JOR ESCÚCHALO Y HAZLO SEN­TIR QUE LO ENTIENDES Y QUIE­RES.

Di­fe­ren­cias en­tre pe­sa­di­lla y te­rror noc­turno

La pe­sa­di­lla coin­ci­de con la fa­se REM del sue­ño, la de mo­vi­mien­tos ocu­la­res rá­pi­dos, y sue­le ocu­rrir en las úl­ti­mas ho­ras del des­can­so. Cuan­do nos des­per­ta­mos en ese pe­rio­do, so­le­mos re­cor­dar lo que es­tá­ba­mos so­ñan­do. Pero que su­ce­da en la úl­ti­ma fa­se del sue­ño no es la úni­ca con­di­ción pa­ra re­cor­dar­lo: de­pen­de­rá, sobre to­do, del con­te­ni­do te­rro­rí­fi­co de la pe­sa­di­lla.

Con­se­jos pa­ra ayu­dar

• Es­cu­cha el re­la­to de tu ni­ño pa­ra en­ten­der­lo. Aun­que las bru­jas no sean reales, sus sen­sa­cio­nes sí lo son. A es­ta edad, la com­pren­sión en­tre lo que exis­te y lo que no es bas­tan­te li­mi­ta­da.

• En nin­gún ca­so mi­nus­va­lo­res sus mie­dos; no son una exa­ge­ra­ción in­fan­til. Tam­po­co lo re­ga­ñes por­que te ha­ya des­per­ta­do. Lo que él ne­ce­si­ta en ese mo­men­to es la se­gu­ri­dad de que na­da ma­lo va a ocu­rrir­le.

• Acu­de en­se­gui­da a su ca­ma pa­ra con­so­lar­lo con ca­ri­cias tran­qui­li­za­do­ras. A ve­ces, el sim­ple con­tac­to con nues­tro cuer­po lo cal­ma.

• Ha­blen sobre lo que aca­ba de vi­vir en su sue­ño, sea en el mo­men­to de des­per­tar­se o a la ma­ña­na si­guien­te; ello lo ayu­da a dar­se cuen­ta de que no exis­te un pe­li­gro real.

• No in­sis­tas pa­ra que te cuen­te los de­ta­lles o las par­tes más ho­rri­bles del sue­ño; so­lo es­cu­cha lo que te quie­ra trans­mi­tir. Los te­rro­res noc­tur­nos no tie­nen re­la­ción con el con­te­ni­do del sue­ño. Sue­len apa­re­cer en mi­tad de la no­che, cuan­do el pe­que­ño es­tá pro­fun­da­men­te dor­mi­do. Son epi­so­dios bas­tan­te pa­re­ci­dos al so­nam­bu­lis­mo, con un com­po­nen­te he­re­di­ta­rio, que se pre­sen­tan en el pe­rio­do más len­to del sue­ño.

El ni­ño que los su­fre, a pe­sar de las mues­tras de so­bre­sal­to y an­gus­tia, no es­tá des­pier­to

(ni si­quie­ra si tie­ne los ojos abier­tos) y se­gu­ra­men­te no va a re­cor­dar na­da al día si­guien­te. Nor­mal­men­te, no sue­le tar­dar más de quin­ce mi­nu­tos en cal­mar­se.

Con­se­jos pa­ra ayu­dar­lo

• Pe­se a su es­pec­ta­cu­la­ri­dad, son fre­cuen­tes a es­ta edad y aca­ban pa­san­do so­los.

• Lo me­jor es que no in­ter­ven­gas ni tra­tes de des­per­tar al ni­ño, ya que so­lo con­se­gui­rás po­ner­lo ner­vio­so y al­te­rar su sue­ño.

• Cui­da mu­cho que no se las­ti­me (si­gue dor­mi­do y no con­tro­la sus mo­vi­mien­tos); en ca­so de que se ha­ya le­van­ta­do, ayú­da­lo a vol­ver a la ca­ma y es­pe­ra a que se cal­me.

Tiempo al tiempo

Las pe­sa­di­llas son nor­ma­les y ca­si to­dos los ni­ños las su­fren. Sin em­bar­go, cuan­do la an­gus­tia noc­tur­na del pe­que­ño es exa­ge­ra­da, con­vie­ne ave­ri­guar si hay al­gu­na cau­sa es­con­di­da que la es­té pro­vo­can­do. Pa­ra ello, es re­co­men­da­ble pres­tar mu­cha aten­ción a lo que le su­ce­de a lo lar­go del día y a sus reac­cio­nes cuan­do es­tá des­pier­to, tam­bién, ha­blar con los pro­fe­so­res de la es­cue­la o con su cui­da­do­ra.

Sin em­bar­go, an­tes de preo­cu­par­nos, con­vie­ne te­ner en cuen­ta que los ni­ños más cu­rio­sos son tam­bién los que más se car­gan de vi­ven­cias y que es­tas, mu­chas ve­ces, se ma­te­ria­li­zan en pe­sa­di­llas.

Ade­más, a me­di­da que pa­se el tiempo, los ma­los sue­ños se es­pa­cia­rán o des­apa­re­ce­rán. Se­gún al­gu­nos es­tu­dios, los ni­ños ape­nas los su­fren cum­pli­dos los ocho años. Tal vez por­que sus ci­clos REM se acor­tan (es­to su­ce­de po­co a po­co a lo lar­go del cre­ci­mien­to), o qui­zá por­que es­tán de­ma­sia­do con­cen­tra­dos en las exi­gen­cias de su nue­va vi­da es­co­lar y so­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.