¡A es­con­der­se!

¿Dón­de es­tá Car­la, que no la en­cuen­tro? ¿Estará de­ba­jo de la me­sa? Síííí, ¡aquí es­tá!

Ser Padres (Chile) - - NEWS - POR GRA­CIA R. FO­TO ISTOCK DI­SE­ÑO SO­RA­YA AVELAR TANUS

Pa­ra un be­bé, aque­llo que no ve no exis­te, así de ele­men­tal. Y que vuel­va a apa­re­cer co­mo por ar­te de ma­gia le pa­re­ce sor­pren­den­te. Des­apa­re­cer y re­apa­re­cer; ver­lo y no ver­lo: ahí es­tá la gra­cia del jue­go. Es­te es el se­cre­to de que sus ojos se ilu­mi­nen y nos re­ga­le una am­plia son­ri­sa ca­da vez que ve apa­re­cer (aun­que sea por quin­ta vez con­se­cu­ti­va) nues­tra ca­ra tras el pa­ñue­lo o su ra­ton­ci­to de tra­po por de­trás de nues­tra es­pal­da.

Has­ta que el be­bé no cum­ple los ocho o nue­ve me­ses, las per­so­nas y ob­je­tos so­lo exis­ten en la me­di­da en que él pue­de ver­los. To­da­vía es in­ca­paz de en­ten­der con­cep­tos co­mo el tiempo o la con­ti­nui­dad de las co­sas; la úni­ca no­ción tem­po­ral que pa­ra él cuen­ta es la de­ri­va­da de la ru­ti­na: des­pués de co­mer, un ra­to de jue­go; lue­go, otro de sue­ño; más tar­de la co­mi­da y una bue­na sies­ta... Así has­ta com­ple­tar un día y otro día, prác­ti­ca­men­te igua­les.

Cla­ro que es­te des­pis­te tem­po­ral re­sul­ta muy útil en oca­sio­nes. Bas­ta con re­ti­rar de su vis­ta el con­trol de la te­le, pa­ra que se ol­vi­de de él (más aún si le ofre­ce­mos un ju­gue­te di­ver­ti­do). Pero tam­bién es verdad que, cuan­do sa­li­mos de la ha­bi­ta­ción y de­ja­mos de es­tar al al­can­ce de sus ojos, se in­quie­ta, llo­ra y nos re­cla­ma co­mo si nos hu­bié­ra­mos ido pa­ra siem­pre.

El apren­di­za­je: hay que es­pe­rar un po­qui­to

La fas­ci­na­ción que ejer­ce en los ni­ños el jue­go del es­con­di­te re­si­de pre­ci­sa­men­te en el fi­nal. Con él re­crea­mos en el pe­que­ño, una y otra vez, un sen­ti­mien­to de in­quie­tud (ma­má ocul­ta su ros­tro de­trás de un pa­ñue­lo: “¡Ma­má no es­tá!”) se­gui­do del fe­liz mo­men­to del re­gre­so (ma­má se de­ja ver de nue­vo: “¡Ma­má sí es­tá!”). Y to­do ello en­mar­ca­do en un am­bien­te fes­ti­vo, de ri­sas, can­cio­nes y apa­pa­chos: ¿se pue­de pe­dir más?

Es más, con el tiempo, an­tes de cum­plir el año, la imi­ta­ción en­tra­rá en jue­go y se­rá él quien se es­con­da y desee ser pro­ta­go­nis­ta. Es­to le en­se­ña a con­vi­vir con la au­sen­cia y la es­pe­ra de las per­so­nas que más quie­re (sus pa­dres), quie­nes a ve­ces es­tán y a ve­ces no, pero que siem­pre vuel­ven a su la­do.

El fi­nal fe­liz: ma­má siem­pre vuel­ve

Com­par­tir con el be­bé es­tos sen­ti­mien­tos de du­da y es­pe­ran­za que im­pli­ca es­te jue­go es una pie­za cla­ve en su desa­rro­llo afec­ti­vo: en­se­gui­da apren­de que in­cer­ti­dum­bre, cu­rio­si­dad, sor­pre­sa, ale­gría... se dan la mano y que siem­pre hay un fi­nal fe­liz. La res­pues­ta po­si­ti­va de los pa­dres lo ani­ma a re­pe­tir y la re­pe­ti­ción lo lle­va a apren­der (a co­mu­ni­car­se por ges­tos, ha­blar...). Así, no so­la­men­te se sien­te fe­liz y que­ri­do, tam­bién con­tri­bui­mos a sen­tar la ba­se de su apren­di­za­je. Has­ta que lle­ga un mo­men­to en que, en­tre sus­tos y ri­sas, el ni­ño des­cu­bre que es im­po­si­ble que ha­ya­mos des­apa­re­ci­do tras un pa­ñue­lo y que, al mis­mo tiempo, si­ga­mos ha­blán­do­le tan cer­ca. Es en­ton­ces, al­re­de­dor del año, cuan­do el con­cep­to del mun­do cam­bia: des­cu­bre que las co­sas exis­ten to­do el tiempo aun­que él no pue­da ver­las. A par­tir de es­ta re­ve­la­ción, dis­fru­ta­rá en­con­tran­do ju­gue­tes que ha­ya­mos es­con­di­do a su vis­ta o ju­gan­do al es­con­di­te en toda su ex­ten­sión: ocul­tán­do­se él mis­mo con los co­ji­nes del so­fá, de­trás de la puer­ta...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.