¿Qué se di­ce?

Sus pri­me­ros bue­nos mo­da­les.

Ser Padres (Chile) - - NEWS - POR LI­DIA GAR­CÍA FRESNEDA FO­TO ISTOCK DI­SE­ÑO SO­RA­YA AVELAR TANUS

Es­ta pre­gun­ta es ca­si un man­tra pa­ra mu­chos pa­dres. Po­de­mos lle­gar a re­pe­tir­la cien­tos de ve­ces y, cuan­do la ha­ce­mos, es­pe­ra­mos una de es­tas tres res­pues­tas: “Gra­cias, por fa­vor o per­dón”. Si nues­tro hi­jo lo di­ce, nos que­da­mos sa­tis­fe­chos: lo es­ta­mos edu­can­do bien. Pero, ¿es así? Pues... no exac­ta­men­te.

Con­vi­vir en so­cie­dad

Gra­cias, per­dón y por fa­vor son fór­mu­las con­ven­cio­na­les (y su­per­fi­cia­les) que re­fle­jan al­go que es im­por­tan­te y pro­fun­do: va­lo­res que nos per­mi­ten con­vi­vir fe­li­ces en gru­po, co­mo la to­le­ran­cia o la so­li­da­ri­dad que el ni­ño es­tá in­terio­ri­zan­do en es­ta eta­pa.

“Por fa­vor, sién­te­se aquí”, le de­ci­mos a un an­ciano en el au­to­bús. ¿Qué es lo que nos im­pul­sa a ce­der­le el si­tio? ¿Es una cos­tum­bre o es que po­de­mos sen­tir su fra­gi­li­dad, su di­fi­cul­tad pa­ra man­te­ner­se en equi­li­brio? La au­tén­ti­ca con­vi­ven­cia no es cues­tión de for­mas sino de fon­do: de em­pa­tía, res­pe­to, so­li­da­ri­dad. Si te­ne­mos in­terio­ri­za­da esa co­ne­xión con los de­más, la cortesía se ad­quie­re fá­cil­men­te.

La em­pa­tía, li­te­ral­men­te “sen­tir con el otro”, es­tá en el fon­do de nues­tra con­duc­ta éti­ca y mo­ral. Es vi­tal pa­ra vi­vir en so­cie­dad y na­ce­mos con ella. Pero si no se ejer­ci­ta, se pier­de o se di­lu­ye. Cuan­do com­par­ti­mos nues­tros sen­ti­mien­tos con los ni­ños y cuan­do ver­ba­li­za­mos los su­yos, los ayu­da­mos a desa­rro­llar es­ta ca­pa­ci­dad.

LA VER­DA­DE­RA CORTESÍA ES EL RES­PE­TO, LA EM­PA­TÍA, LA SO­LI­DA­RI­DAD... NO SO­LO EL “DAR LAS GRA­CIAS”.

Gra­cias

Agra­de­cer es una for­ma de re­co­no­cer el es­fuer­zo que el otro ha he­cho por no­so­tros. Por ejem­plo, nues­tro hi­jo se­ña­la un bo­li­llo en la pa­na­de­ría, el pa­na­de­ro se lo da y no nos lo co­bra: “No, no, pa­ra el ni­ño”, mur­mu­ra el hom­bre. “¿Qué se di­ce?” es de­ma­sia­do cor­to pa­ra trans­mi­tir al pe­que­ño la pro­fun­di­dad de lo que su­ce­de. Es el mo­men­to de re­cu­rrir a la dis­ci­pli­na in­duc­ti­va, en la que ha­ce­mos ex­plí­ci­to lo que es­tá ocu­rrien­do, lo que que­re­mos que el ni­ño in­terio­ri­ce. Po­dría­mos de­cir (con com­pli­ci­dad): “Mi­ra lo que ha he­cho. Di­le que te sien­tes muy con­ten­to”. Pue­de que el ni­ño son­ría con ti­mi­dez y se­rá su­fi­cien­te. No im­por­ta tan­to lo que di­ga co­mo que ex­pre­se su agra­de­ci­mien­to sin­ce­ro.

Per­dón

Al­ma le pe­ga a Pa­blo en el par­que; le da un em­pu­jón pa­ra su­bir­se an­tes al co­lum­pio, pero Pa­blo se ha caí­do y es­tá llo­ran­do. En vez de gri­tar “¡Al­ma, ¡no! ¿Qué se di­ce?”, po­de­mos ha­blar con ella pa­ra trans­mi­tir­le lo que de verdad im­por­ta. Pe­dir “per­dón” sir­ve, ade­más, pa­ra res­tau­rar las re­la­cio­nes: es im­por­tan­te en­se­ñar­le que uno pue­de ha­cer al­go mal, equi­vo­car­se y arre­glar­lo: “¿Te acuer­das de cuan­do ese ni­ño te pe­gó? Vino y te pi­dió per­dón y ya pu­die­ron vol­ver a ju­gar jun­tos”. No se tra­ta tan­to de de­cir­le lo que tie­ne que ha­cer (aun­que se lo po­de­mos su­ge­rir, a mo­do de ejem­plo), sino de que sea ca­paz de po­ner­se en el lu­gar del otro.

Por fa­vor

Nues­tro ejem­plo es otra gran fuen­te de apren­di­za­je. El ni­ño se fi­ja mu­cho en nues­tras con­duc­tas es­pon­tá­neas y no in­te­gra­rá lo mis­mo si al en­trar en la tien­da de­ci­mos “bue­nos días, ¿me da una bo­te­lla de agua?” que si pe­di­mos di­rec­ta­men­te las co­sas por fa­vor. ¿Te­ne­mos en cuen­ta a los de­más, nos po­ne­mos en su lu­gar, da­mos las gra­cias, pe­di­mos las co­sas por fa­vor, con una son­ri­sa, con el ce­ño frun­ci­do?

Los mo­da­les son cues­tión de for­mas y ca­da cul­tu­ra tie­ne las su­yas: hay paí­ses don­de co­mer con las ma­nos es lo más ele­gan­te. Tie­nen una im­por­tan­cia re­la­ti­va, fa­ci­li­tan las re­la­cio­nes. Qui­zá es­te año nues­tro hi­jo no di­ga siem­pre “por fa­vor”, pero si son­ríe cuan­do pi­da las co­sas, con de­li­ca­de­za, ya es un “por fa­vor” bien gran­de y res­pe­tuo­so. Va­lo­re­mos los au­tén­ti­cos avan­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.