Co­ra­zón de ni­ña

¿Có­mo ella cam­bia des­de tu mo­do de mi­rar la vi­da, has­ta tu ma­ne­ra de sen­tir?

Ser Padres (Chile) - - NEWS -

La so­cie­dad ac­tual se es­tá ca­rac­te­ri­zan­do por una pa­ter­ni­dad dis­tin­ta: hoy los pa­dres es­tán más cer­ca­nos a su hi­jos, se ocu­pan sobre to­do en sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des afec­ti­vas. Por ello, bus­can ser cons­cien­tes de su pa­pel no so­lo en la crian­za de su ni­ños, tam­bién en el desa­rro­llo fí­si­co y emo­cio­nal de ellos. Los ex­per­tos coin­ci­den en que los pa­pás de hoy po­nen ma­yor aten­ción en guiar­los lo me­jor po­si­ble en su pro­ce­so de desa­rro­llo ha­cia la vi­da adul­ta.

Jus­ta­men­te es­ta in­ter­ac­ción más emo­cio­nal ge­ne­ra que los pa­dres es­tén más co­nec­ta­dos con sus pe­que­ños; lo cual des­pier­ta un ti­po de re­ci­pro­ci­dad, por­que los ni­ños tam­bién im­pac­tan en la for­ma de ser y mi­rar el mun­do de los pa­dres. Bas­ta con tu pro­pio testimonio pa­ra de­mos­trar­lo: ¿Có­mo tu pe­que cam­bió tu vi­da y la ma­ne­ra en que lo mi­ras?

Reu­ni­mos una se­rie de da­tos que pue­den ayu­dar­te a en­ten­der más a fon­do la re­la­ción de un pa­pá con su hi­ja, pues si bien un pa­dre ama por igual a su ni­ño y a su ni­ña, hay cier­tos as­pec­tos que los ex­per­tos han des­cu­bier­to acer­ca de la re­la­ción de un pa­pá con su ne­na que pue­den so­pren­der. Ma­ra­ví­lla­te mien­tras los lees.

1. Dal­ton Con­ley de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York y Emily Raus­cher de la Uni­ver­si­dad de Kan­sas, en Es­ta­dos Uni­dos, de­mos­tra­ron que los hom­bres con hi­jas son más pro­cli­ves a desa­rro­llar ideas con­ser­va­do­ras, de­bi­do a que se vuel­ven más so­bre­pro­tec­to­res; es­pe­cial­men­te du­ran­te la pu­ber­tad. ¡Y de­cla­ra­ron que es­ta po­si­ción es más no­to­ria cuan­do son hi­jas úni­cas o las pri­mo­gé­ni­tas!

2.El psi­quia­tra in­fan­til Ger­mán Ca­sas ha afir­ma­do en en­tre­vis­tas con me­dios di­gi­ta­les que “du­ran­te la in­fan­cia de sus pe­que­ñas, los pa­pás son ca­ri­ño­sos, con­sen­ti­do­res y mu­cho más per­mi­si­vos”. Es­te ex­per­to co­lom­biano ad­ju­di­ca tal com­por­ta­mien­to a que los hom­bres ex­pe­ri­men­tan sen­ti­mien­tos que di­fí­cil­men­te en­cuen­tran sien­do va­ro­nes. 3. El es­tu­dio Fat­her­hood and Ma­na­ge­rial Sty­le: How a Ma­le CEO’s Chil­dren Af­fect the Wa­ges of His Em­plo­yees (La pa­ter­ni­dad y el es­ti­lo ge­ren­cial) rea­li­za­do en 2012, de­mos­tró a tra­vés de una en­cues­ta he­cha a los ge­ren­tes de com­pa­ñías en Di­na­mar­ca que los hom­bres tien­den a ser más ge­ne­ro­sos

cuan­do tie­nen hi­jas: los pa­dres de va­ro­nes eran más pro­pen­sos a re­du­cir los sa­la­rios de sus em­plea­dos, mien­tras que quie­nes te­nían ni­ñas se preocupaban más por el bie­nes­tar de los de­más.

4.In­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Emory, en Atlan­ta, Es­ta­dos Uni­dos, so­me­tie­ron a un gru­po de pa­dres a re­so­nan­cias mag­né­ti­cas pa­ra co­no­cer la reac­ción de su ce­re­bro mien­tras veían fo­tos de un adul­to des­co­no­ci­do, un ni­ño des­co­no­ci­do y su pro­pio hi­jo fe­liz, tris­te o con una ex­pre­sión neu­tral. La re­ve­la­ción fue que el sis­te­ma lím­bi­co de los hom­bres (don­de se ge­ne­ran las emo­cio­nes) se ac­ti­va­ba más fren­te a la fo­to de su ni­ña tris­te que an­te la de su hi­jo.

5. En no­ta del The Daily Mail se ha­bla de un es­tu­dio en el que se gra­ba­ron a más de 50 pa­dres in­ter­ac­tuan­do con sus hi­jos; los res­pon­sa­bles se per­ca­ta­ron de que los pa­dres de ni­ñas pa­sa­ban 60% más de tiempo con ellas, tam­bién pa­sa­ron cin­co ve­ces más tiempo can­tan­do y ha­blan­do más de sus emo­cio­nes; usa­ban más pa­la­bras aso­cia­das a emo­cio­nes: lá­gri­mas o soledad.

6.Los hom­bres que tie­nen hi­jas son más pro­pen­sos a tra­tar de cam­biar el mun­do pa­ra me­jo­rar­lo, de acuer­do con una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Mia­mi, la cual re­ve­ló que las em­pre­sas ad­mi­nis­tra­das por eje­cu­ti­vos con ni­ñas des­ti­na­ban un 13.4% más de sus in­gre­sos a pro­gra­mas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial cor­po­ra­ti­va.

Ellas son más sen­si­bles a lo so­cial: res­pon­den más rá­pi­do a las vo­ces o ros­tro; qui­zá por eso tu pe­que­ña res­pon­de me­jor a tu voz, que es más gra­ve que la de ma­má.

JES­SI­CA LÓ­PEZ ISTOCK SAÚL VIL­CHIS POR FO­TO DI­SE­ÑO

Fuen­tes: “El po­de­ro­so efec­to de las hi­jas sobre sus pa­dres”, en Re­vis­ta di­gi­tal Se­ma­na. “Los pa­dres atien­den an­tes a las ni­ñas que a los ni­ños” en El país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.