¿Cuán­do hay que ir de ur­gen­cia al hos­pi­tal?

Ser Padres (Chile) - - PARTO -

Lle­ga en par­to pre­ma­tu­ro

Es el que acon­te­ce en­tre las se­ma­nas 22ª y 37ª de ges­ta­ción. Los sín­to­mas son los mis­mos que los de cual­quier par­to, aun­que los des­en­ca­de­nan­tes pue­den ser di­fe­ren­tes: in­fec­cio­nes, em­ba­ra­zo múl­ti­ple, san­gra­do, es­trés... Por ello, hay que es­tar aten­ta a los sín­to­mas de in­fec­ción va­gi­nal o de ori­na y, en ca­so de que se pre­sen­te al­gu­na ano­ma­lía, acu­dir de in­me­dia­to al gi­ne­có­lo­go, ya que se aso­cia con un al­to ín­di­ce de com­pli­ca­cio­nes pa­ra el re­cién na­ci­do.

Si ma­má es pri­me­ri­za...

Ge­ne­ral­men­te, la ca­be­za del be­bé se aco­mo­da en la pel­vis unas se­ma­nas an­tes del par­to en las pri­me­ri­zas, mien­tras que en las que han te­ni­do más hi­jos pue­de in­clu­so no ocu­rrir has­ta que se ha­ya ini­cia­do el par­to. En las que ya han si­do ma­dres las con­trac­cio­nes de Brax­ton Hicks (con­trac­cio­nes ute­ri­nas es­po­rá­di­cas que co­mien­zan al prin­ci­pio del em­ba­ra­zo) se dan con más in­ten­si­dad, pue­den ser do­lo­ro­sas y a ve­ces di­fí­ci­les de dis­tin­guir de las de par­to. En con­tra­par­ti­da, el cue­llo ute­ri­no se bo­rra an­tes y el par­to sue­le ser más rá­pi­do.

Las con­trac­cio­nes

Exis­ten unas que ocu­rren du­ran­te la ges­ta­ción; son irre­gu­la­res en su du­ra­ción, fre­cuen­cia e in­ten­si­dad y ge­ne­ral­men­te no re­sul­tan do­lo­ro­sas, aun­que al fi­nal pue­den pro­du­cir ma­les­tar ge­ne­ral y li­ge­ro do­lor lum­bar. Las de par­to son do­lo­ro­sas y se re­pi­ten a un rit­mo re­gu­lar du­ran­te más de una ho­ra. Ade­más, en los días pre­vios al par­to, ocu­rren otras que ayu­dan a bo­rrar el cue­llo del úte­ro, por lo que son más in­ten­sas y pue­den co­men­zar con rit­mo y des­apa­re­cer de re­pen­te (se lla­man con­trac­cio­nes pro­dró­mi­cas).

1. En ca­so de he­mo­rra­gia (igual o ma­yor a una mens­trua­ción).

2. Con­trac­cio­nes ute­ri­nas muy do­lo­ro­sas o muy cons­tan­tes y sin in­ter­va­los de re­la­ja­ción.

3. Si no se no­tan mo­vi­mien­tos fe­ta­les en los mo­men­tos en los que el be­bé sue­le mo­ver­se y ade­más no res­pon­de a es­tí­mu­los (co­mo co­mer al­go dul­ce o mo­ver la ba­rri­ga con las ma­nos).

4. Si no­ta­mos san­gre, se ha ro­to la bol­sa o pa­re­ce que se es­tá per­dien­do lí­qui­do am­nió­ti­co, hay que ir a ur­gen­cias cuan­to an­tes, pues al per­der lí­qui­do, el be­bé es­tá des­pro­te­gi­do y ex­pues­to a in­fec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.