MA­YO­RÍA A

Ser Padres (Chile) - - SER ABUELOS -

Hay al­gu­nos as­pec­tos que ne­ce­si­tas re­vi­sar pa­ra cre­cer es­te víncu­lo po­si­ti­vo con tu nie­to. Uno de ellos es que qui­zá te es­tás sin­tien­do can­sa­do por­que te per­ci­bes con la res­pon­sa­bi­li­dad de cui­dar­lo y has de­ja­do de la­do va­rias oca­sio­nes tu pro­pia vi­da; es­tás to­man­do un rol que no te co­rres­pon­de y ne­ce­si­tas sol­tar­lo pa­ra to­mar tu lu­gar de abue­lo, no de pa­pá. Es­to te per­mi­ti­rá ser esa fi­gu­ra de amor que un ni­ño ne­ce­si­ta en su abue­lo, no de au­to­ri­dad. El sín­to­ma más cla­ro de que es­tás ca­yen­do en es­to es si tu nie­to ya no to­ma en cuen­ta a sus pa­pás y ca­da vez que ne­ce­si­ta per­mi­sos, ali­men­to, ayu­da… re­cu­rre a ti, aun­que ellos es­tén pre­sen­tes.

Otro fac­tor que pue­de es­tar in­ter­fi­rien­do es que el ni­ño no se sien­te acep­ta­do tal co­mo es por ti, qui­zá hay al­go de su ca­rác­ter o per­so­na­li­dad que no te agra­da; en es­te ca­so, has el ejer­ci­cio del es­pe­jo, por­que mu­chas ve­ces ocu­rre que las per­so­nas re­fle­jan en los de­más aque­llo que no les gus­ta de ellos mis­mos.

Re­vi­sa qué le es­tás re­fle­jan­do tú, los ni­ños son muy per­cep­ti­vos y en­se­gui­da se ale­jan de quie­nes no les trans­mi­ten cer­ca­nía emo­cio­nal o se­gu­ri­dad; qui­zá te es­tás mos­tran­do muy frío, hos­til, dis­tan­te; lo com­pa­ras, lo mi­ras se­ve­ra­men­te, le ha­blas fuer­te… Ellos sien­ten per­fec­ta­men­te bien la amar­gu­ra de la gen­te, pre­gún­ta­te si tie­nes al­gu­nos te­mas no re­suel­tos en tu vi­da que no te per­mi­ten ex­pre­sar tu amor. Ellos me­re­cen lo me­jor de ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.