Cláu­su­las pa­ra su con­tra­to

Trai­gan una li­bre­ta, anoten ideas mien­tras leen las que no­so­tros les com­par­ti­mos, lue­go ha­gan su con­tra­to a par­tir de to­do aque­llo que con­si­de­ran vi­tal pa­ra su fa­mi­lia; lo pue­den plas­mar en una car­tu­li­na y col­gar­lo en un lu­gar pro­ta­go­nis­ta de su ho­gar par

Ser Padres (Chile) - - SER PAPÁ - (ideas que po­drían con­si­de­rar pa­ra ha­cer el su­yo)

1. Reunio­nes dia­rias. Las par­tes acuer­dan dar­se tiempo pa­ra sen­tar­se a char­lar sobre los te­mas co­ti­dia­nos. Es muy po­si­ti­vo pa­ra sa­ber iden­ti­fi­car los po­si­bles pro­ble­mas que mu­chas ve­ces no sur­gen sin una charla previa. 2.“Yo sien­to”. Las par­tes acuer­dan ha­blar de sus sen­ti­mien­tos, sobre to­do an­te los te­mas que les ha­yan mo­les­ta­do, y no des­de lo que el otro hi­zo mal o “in­ter­pre­tan­do” el com­por­ta­mien­to de la pa­re­ja. 3. Las agen­das ocul­tas. Las par­tes acuer­dan ser muy cla­ros en­tre ellos: no ocul­tar­se in­for­ma­ción, sino po­ner to­do sobre la me­sa aun­que se­pan que pue­de mo­les­tar a su pa­re­ja. Siem­pre de­cir lo que ne­ce­si­tan y pe­dir­lo. 4.Los ro­les. Las par­tes acuer­dan cum­plir con su fun­ción en la fa­mi­lia; es­ta la ne­ce­si­tan de­fi­nir en­tre us­te­des a par­tir de la cul­tu­ra fa­mi­liar que es­tán crean­do, pues mien­tras pa­ra una fa­mi­lia pa­pá es el pro­vee­dor, pa­ra otras es quien tam­bién cui­da a los ni­ños.

5. De las creen­cias y va­lo­res. Las par­tes acuer­dan res­pe­tar la cul­tu­ra de su pa­re­ja; ca­da uno pro­vie­ne de una fa­mi­lia que les in­cul­có de­ter­mi­na­dos va­lo­res, há­bi­tos, creen­cias: pa­ra uno pue­de ser im­por­tan­te acu­dir a la igle­sia ca­da do­min­go y pa­ra el otro, la re­li­gión no es lo su­yo; lo im­por­tan­te es acep­tar aque­llo que es esen­cial en el otro.

6.Li­ber­tad de ex­pre­sión. Las par­tes acuer­dan de­jar­se ser, sin crí­ti­cas des­truc­ti­vas ni ac­cio­nes que pue­dan ha­cer sen­tir al otro que es­tá mal. Am­bos tie­nen una for­ma de ser y de ac­tuar muy par­ti­cu­lar; la fa­mi­lia de­be de­jar­los ser, ex­pre­sar su ge­nui­na per­so­na­li­dad. 7. Co­la­bo­ra­ción, so­li­da­ri­dad, apo­yo. Las par­tes acuer­dan ayu­dar­se, es de­cir, pen­sar en qué ne­ce­si­ta el otro y có­mo pue­de ha­cer­lo sen­tir me­jor.

8. Con­flic­tos. Las par­tes acuer­dan re­sol­ver cual­quier si­tua­ción pro­ble­má­ti­ca, sin de­jar­la pa­ra des­pués. Se tra­ta de en­con­trar una so­lu­ción, lo cual re­que­ri­rá que ca­da uno es­té dis­pues­to a ne­go­ciar y ce­der.

9. Ni­ños. Las par­tes acuer­dan que la dis­ci­pli­na, há­bi­tos y lí­mi­tes pa­ra sus hi­jos los de­fi­nen en­tre los dos y los ejer­cen am­bos en sin­to­nía.

10. Obli­ga­cio­nes. Las par­tes acuer­dan re­par­tir tan­to las ta­reas de la ca­sa co­mo las res­pon­sa­bi­li­da­des de sus ro­les, así evi­ta­rán caer en el en­fa­do por per­ci­bir que el otro “na­da ha­ce”. Te­ner cla­ro qué le to­ca ha­cer a ca­da uno, los ha­rá sen­tir en ba­lan­ce, aun­que cla­ro, es­to no sig­ni­fi­ca que no pue­dan in­ter­cam­biar ta­reas, ne­go­ciar­las o ayu­dar a la pa­re­ja con las su­yas cuan­do lo re­quie­ra. 11. Ali­viar las pe­nas del otro. Las par­tes acuer­dan ser pa­ra su com­pa­ñe­ro un apo­yo emo­cio­nal an­te cual­quier con­flic­to. Por tan­to, se com­pro­me­ten a tra­ba­jar en la con­fian­za en­tre ellos pa­ra que se­pan que cuan­do ne­ce­si­ten apa­pa­cho, que los es­cu­chen o les den una opi­nión, cuen­tan con su fa­mi­lia pa­ra dar­les es­ta con­ten­ción emo­cio­nal. 12. Com­pli­ci­dad del gru­po fa­mi­liar.

Las par­tes acuer­dan crear y defen­der el “no­so­tros” de to­do lo ex­terno, con el fin de evi­tar los con­flic­tos que la in­tro­mi­sión de ter­ce­ros pue­de crear­les; es­tos son des­de una sue­gra muy con­tro­la­do­ra has­ta los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos. Se tra­ta de pro­te­ger­se, cui­dar­se, res­guar­dar­se y sal­va­guar­dar­se co­mo fa­mi­lia. 13. Amor in­con­di­cio­nal. Las par­tes acuer­dan que su amor no pue­de es­tar en fun­ción de la sa­tis­fac­ción que ob­tie­nen del otro: “si tú no me das, ya no te ama­ré”. Su amor exis­te in­de­pen­dien­te de lo que el otro ha­ga o quie­ra dar, o co­mo él sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.