PER­SO­NA­JES REALES QUE HORRORIZAN A LOS NI­ÑOS

Mu­chos pa­dres nos ayu­da­mos de per­so­na­jes fan­tás­ti­cos pa­ra en­se­ñar a nues­tros hi­jos “a cui­dar­se” o pa­ra con­tro­lar­los en mo­men­tos de ries­go. Aun­que a pri­me­ra vis­ta pue­de ser al­go efi­caz, es­te mé­to­do pue­de te­ner des­agra­da­bles con­se­cuen­cias a la lar­ga.

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

EL CO­CO

Cuen­ta la le­yen­da que cuan­do los ni­ños no quie­ren dor­mir­se o se por­tan mal, el Co­co va a sus cuar­tos por la no­che a co­mer­los. Aun­que es­te ser “fa­ci­li­ta” el cie­rre de jor­na­da de mu­chas fa­mi­lias, la an­gus­tia que des­pier­ta en los ni­ños no es sa­na. Ellos ne­ce­si­tan un am­bien­te de pro­tec­ción que les ayu­de de ma­ne­ra pau­la­ti­na y na­tu­ral a su­pe­rar sus mie­dos. Pa­ra ello hay que to­le­rar amo­ro­sa­men­te las épo­cas de mal com­por­ta­mien­to y mie­dos al dor­mir, ayu­dar­los a ver­ba­li­zar las ra­zo­nes que les ha­cen te­ner pe­sa­di­llas o ser re­bel­des y, siem­pre de los siem­pres, an­te­po­ner su sa­lud men­tal a nues­tra co­mo­di­dad .

EL SE­ÑOR DE LOS HELADOS

Aun­que la in­ten­ción es en­se­ñar a los ni­ños a cui­dar­se a sí mis­mos, el men­sa­je ocul­to es que in­clu­so de­ben cui­dar­se de quie­nes quie­ren agra­dar­les. Desa­rro­lla en el ni­ño una sen­sa­ción de des­con­fian­za bá­si­ca que no que­re­mos que se vuel­va par­te de su per­so­na­li­dad. Más que con­di­cio­nar­los a te­mer a los des­co­no­ci­dos, hay que en­se­ñar­les a no po­ner­se en ries­go y a con­fiar en sus ins­tin­tos. Hay que mo­de­lar­les con el ejem­plo las re­glas bá­si­cas del au­to­cui­da­do pa­ra que ad­quie­ran la ca­pa­ci­dad de cui­dar­se a sí mis­mos cuan­do es­tén so­los. Lue­go, hay que re­cor­dar­les que po­seen un “ter­mó­me­tro emo­cio­nal” que les ayu­da­rá a iden­ti­fi­car cuán­do una per­so­na es o no con­fia­ble y qué ha­cer en cual­quie­ra de los ca­sos. Más que en­se­ñar­les a ser re­ce­lo­sos y sus­pi­ca­ces, oca­sio­nán­do­les pro­ble­mas de so­cia­bi­li­dad, au­to­es­ti­ma y fu­tu­ras re­la­cio­nes de pa­re­ja, re­quie­ren ser im­pul­sa­dos al dis­fru­te de la con­vi­ven­cia so­cial con la con­cien­cia de cui­dar­se.

EL ROBACHICOS

Es una for­ma en que las abue­las en­se­ña­ban a los nie­tos a no sa­lir sin per­mi­so de ca­sa, a no se­pa­rar­se de sus pa­dres en lu­ga­res pú­bli­cos y a no ha­blar con ex­tra­ños. El cos­to de no cum­plir es­tas re­co­men­da­cio­nes es al­to: se­rán ro­ba­dos y se­pa­ra­dos de sus pa­dres pa­ra siem­pre; pe­ro no es la for­ma de in­cul­car en tu hi­jo el se­gui­mien­to de las re­glas de se­gu­ri­dad. Acom­pá­ña­lo hasta que sea ca­paz de ha­cer­lo por sí mis­mo; de lo con­tra­rio, el re­trai­mien­to se vol­ve­rá par­te de su per­so­na­li­dad, ma­ni­fes­tan­do mie­dos e in­hi­bi­cio­nes. Asi­mis­mo, no po­seen la ca­pa­ci­dad psí­qui­ca ni la ex­pe­rien­cia, ma­du­rez y/o he­rra­mien­tas emo­cio­na­les pa­ra con­so­lar­se o pa­ra en­ten­der que es un per­so­na­je fic­ti­cio. Ellos real­men­te cree­rán que exis­te una per­so­na que bus­ca lle­vár­se­los. ¡Ima­gí­na­te vi­vir con es­te mie­do! Ade­más de una sen­sa­ción de in­ca­pa­ci­dad y vul­ne­ra­bi­li­dad que po­dría vol­ver­se par­te de su esen­cia de ma­ne­ra per­ma­nen­te.

LOS PA­YA­SOS

Su ves­ti­men­ta es po­co co­mún, lla­ma­ti­va y des­pro­por­cio­na­da; sus ras­gos fa­cia­les, acen­tua­dos con ma­qui­lla­je, son exa­ge­ra­dos y ma­nia­cos. Po­seen una son­ri­sa que de ma­ne­ra in­cons­cien­te nos cau­sa des­con­fian­za, nos su­gie­re fal­se­dad. Aho­ra bien, si tu hi­jo le tie­ne mie­do a los pa­ya­sos ne­ce­si­ta que lo res­pe­tes y com­pren­das. Tra­ta de po­ner en pa­la­bras aque­lla ca­rac­te­rís­ti­ca que no le gus­ta, ya sea su ro­pa, que no sa­be quién es­tá de­ba­jo del dis­fraz o cual­quier his­to­ria que ha­ya es­cu­cha­do al res­pec­to. Acom­pá­ña­lo, sé com­pren­si­va y ve­rás que de ma­ne­ra na­tu­ral se irá des­va­ne­cien­do su mie­do.

EL DI­REC­TOR DE LA ES­CUE­LA

La in­ten­si­dad de es­te te­mor tie­ne mu­cho que ver con la re­la­ción que el ni­ño ten­ga con sus pro­pios pa­dres y fi­gu­ras de au­to­ri­dad co­ti­dia­nas. Se po­dría de­cir que en­tre más cer­cano, bon­da­do­so y com­pren­si­vo sea un pa­pá con su hi­jo, me­jor re­la­ción ten­drá con el di­rec­tor, pues po­see­rá de en­tra­da las mis­mas cua­li­da­des. Por otro la­do, en­tre más dis­tan­te, co­lé­ri­co e in­cons­tan­te sea un pa­pá, más mie­do y re­sen­ti­mien­to le ten­drá al di­rec­tor de su es­cue­la. Si tu hi­jo pre­sen­ta es­te ti­po de te­mor de for­ma tal que se le com­pli­que su asis­ten­cia a la es­cue­la o su adap­ta­ción con los otros ni­ños, pro­fe­so­res o re­glas es­co­la­res, va­le la pe­na pen­sar en la re­la­ción que lle­va con sus pa­pás, so­bre to­do con su fi­gu­ra pa­ter­na. Si me­jo­ran­do la re­la­ción en­tre pa­dre-hi­jo es­te te­mor no ba­ja, ten una junta en la es­cue­la pa­ra cer­cio­rar­te de que to­do es­tá bien.

AYU­DA A TU NI­ÑO A DESEN­VOL­VER­SE EN UN AM­BIEN­TE SA­LU­DA­BLE, SE­GU­RO Y AMO­RO­SO: ¡VA­LE LA PE­NA!

Ju­dith Celis, psi­co­te­ra­peu­ta y blo­gue­ra en pa­dre­ses­tre­lla.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.