5-6 AÑOS ENSÉÑALE A DI­VER­TIR­SE SO­LO

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

Ya fuis­te con tu ni­ño al zoo­ló­gi­co, al par­que, al ci­ne, le leís­te cuen­tos, ju­ga­ron, vie­ron una pe­lí­cu­la y te sa­le con… “¡Es­toy abu­rri­do!”. ¿Te sue­na fa­mi­liar? Só­lo de­bes ser crea­ti­va y es­ti­mu­lar­lo ade­cua­da­men­te pa­ra que se en­tre­ten­ga con co­sas sen­ci­llas. Al­gu­nas cla­ves pa­ra com­ba­tir el te­dio:

PON­TE EN AC­CIÓN: par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te en el tiem­po de ocio de tu hi­jo; no bas­ta con com­prar­le ju­gue­tes, pa­ra que se ani­me a ju­gar so­li­to de­bes...

ini­cien jun­tos un rom­pe­ca­be­zas, Im­pli­car­te en sus jue­gos: un cas­ti­llo con blo­ques o un di­bu­jo y aníma­lo a ter­mi­nar­lo por su cuen­ta.

En com­pa­ñía: dé­ja­lo per­ma­ne­cer a tu la­do aún si tie­nes tra­ba­jo o queha­ce­res que te im­pi­dan ju­gar con él, no lo re­clu­yas en su ha­bi­ta­ción.

Buen ayu­dan­te: per­mi­te que te dé una mano: a los ni­ños les en­can­ta colaborar. Pue­de ayu­dar­te a do­blar cal­ce­ti­nes, sa­cu­dir un mue­ble... si lo plan­teas co­mo un jue­go, lo dis­fru­ta­rá.

Ju­gue­tes di­dác­ti­cos: de­be te­ner jue­gos y ju­gue­tes ade­cua­dos a su edad y de­ben es­tar a la mano pa­ra que to­me uno y lue­go otro y otro.

Zo­na fe­liz: acon­di­cio­na un es­pa­cio de tu ca­sa pa­ra la lec­tu­ra, im­pro­vi­sa un ta­ller de ma­nua­li­da­des con plas­ti­li­nas, pin­tu­ras…

Fo­men­ta su crea­ti­vi­dad: fa­ci­lí­ta­le ob­je­tos co­mo re­vis­tas, ca­jas de ce­rea­les va­cías, ro­llos de pa­pel hi­gié­ni­co, re­ta­zos, pe­ga­men­to, ti­je­ras, car­tu­li­na o co­lla­res de cuen­tas pa­ra que pue­da ha­cer un co­lla­ge.

Or­ga­ni­za reunio­nes infantiles sen­ci­llas: Tu hi­jo ne­ce­si­ta ju­gar con ni­ños de su edad. Ca­da que pue­das in­vi­ta al­gu­na tar­de a al­gún pri­mo, ve­cino o ami­gui­to de la es­cue­la.

¿ABU­RRI­MIEN­TO O TRIS­TE­ZA?

Los ni­ños tam­bién se de­pri­men o atra­vie­san periodos de tris­te­za pro­fun­da, aun­que su com­por­ta­mien­to y sín­to­mas di­fie­ren de los de un adul­to. Un ni­ño que cree­mos abu­rri­do o po­co ca­ri­ño­so pue­de ser en reali­dad un in­fan­te tris­te. De­bes es­tar aten­ta a los sín­to­mas: si se que­ja cons­tan­te­men­te de abu­rri­mien­to y fal­ta de ener­gía, tien­de a ais­lar­se de otros ni­ños, se al­te­ran sus pa­tro­nes de co­mi­da y sue­ño, se que­ja de do­lo­res va­rios... pue­de que es­tés an­te un ca­so de de­pre­sión in­fan­til. El pri­mer pa­so es acu­dir al mé­di­co pa­ra des­car­tar po­si­bles en­fer­me­da­des. Si a pe­sar de to­do los sín­to­mas per­sis­ten, ten­drás que ir con un psi­có­lo­go o psi­quia­tra in­fan­til: cuan­to an­tes se diag­nos­ti­que y tra­te la de­pre­sión, más rá­pi­do y me­jor se cu­ra­rá.

CUAN­DO LOS NI­ÑOS NO­TAN QUE SUS PA­PÁS SE IN­TERE­SAN POR LO QUE HA­CEN, SE VUEL­VEN MÁS CREA­TI­VOS Y TIE­NEN MÁS INI­CIA­TI­VAS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.