EN PA­RE­JA PA­RE­JA ES­TA­BLE = NI­ÑOS SE­GU­ROS

Ser Padres (Chile) - - EN PORTADA -

Al de­ci­dir te­ner un hi­jo, us­te­des se con­vier­ten en un mo­de­lo a se­guir, no só­lo en la for­ma de pen­sar sino tam­bién de sen­tir y ac­tuar. Su hi­jo de­be vi­vir en un am­bien­te que le pro­por­cio­ne se­gu­ri­dad pa­ra for­ta­le­cer su au­to­es­ti­ma. Cuan­do es­tán se­gu­ros co­mo pa­re­ja de que se tie­nen el uno al otro pa­ra ha­cer­se fuer­tes, apo­yar­se, com­pren­der­se y sen­tir­se ama­dos a pe­sar de los ma­los tiem­pos, lo­gran la an­he­la­da es­ta­bi­li­dad. Su hi­jo es quien des­cu­bre sus erro­res y los po­ne en evi­den­cia de ma­ne­ra es­pon­tá­nea y na­tu­ral. De us­te­des de­pen­de que él sea acep­ta­do en su gru­po de ami­gos y con sus maes­tros.

An­tes de ac­tuar, pre­gún­ten­se có­mo quie­ren que su pe­que­ño se com­por­te con los otros. Nun­ca es tar­de pa­ra rec­ti­fi­car: pa­ra lo­grar­lo de­ben ser us­te­des mis­mos, te­ner la hu­mil­dad de re­co­no­cer cuán­do co­me­ten un error, acer­car­se a su hi­jo, dis­cul­par­se y ex­pli­car­le el mo­ti­vo del com­por­ta­mien­to y por qué no de­be ser re­pe­ti­do por él. Co­mo pa­pás en el queha­cer co­ti­diano, le de­mues­tran al pe­que­ño có­mo ser con­si­go mis­mo y con los de­más.

¿Có­mo lo­grar el equi­li­brio en pa­re­ja?

To­dos los se­res hu­ma­nos nos desem­pe­ña­mos en di­fe­ren­tes áreas: per­so­nal, fa­mi­liar, pro­fe­sio­nal y so­cial. El equi­li­brio se al­can­za cuan­do nos es­for­za­mos día a día, desa­rro­llan­do di­ver­sas ta­reas. Una pa­re­ja ac­túa en equi­po y lo­gra su es­ta­bi­li­dad cuan­do ca­da per­so­na que la in­te­gra es ca­paz de vi­vir con los de­fec­tos del otro. Los pa­dres con una re­la­ción po­si­ti­va son una fuen­te po­ten­cial pa­ra que su hi­jo sea di­ri­gi­do y orien­ta­do ob­je­ti­va­men­te ha­cia el desa­rro­llo de sus ha­bi­li­da­des, co­rre­gir sus erro­res y for­ta­le­cer sus de­bi­li­da­des.

EN UNA PA­RE­JA QUE ES ES­TA­BLE…

Dos per­so­nas que se aman y que li­bre­men­te han de­ci­di­do per­ma­ne­cer uni­das, por amor acom­pa­ña­do de com­pro­mi­so, pro­cu­ran las si­guien­tes ac­cio­nes. ¿Cuá­les lle­van a ca­bo en tu fa­mi­lia?

•Acep­tan sus de­fec­tos.

•Com­par­ten la sa­tis­fac­ción de sus lo­gros.

•Lu­chan jun­tos por cre­cer.

•Quie­ren con­ver­tir­se en el me­jor ejem­plo de su hi­jo.

•Prac­ti­can va­lo­res fuer­tes co­mo la jus­ti­cia, el amor, el res­pe­to y la dig­ni­dad.

•Ma­ni­fies­tan amor, res­pe­to y to­le­ran­cia tam­bién ha­cia su hi­jo.

•En el ho­gar no hay ofen­sas, agre­sio­nes ni vio­len­cia.

•Com­par­ten la res­pon­sa­bi­li­dad de trans­mi­tir va­lo­res a su ni­ño no só­lo con pa­la­bras, sino con el ejem­plo cons­tan­te.

•No ha­blan fren­te a su hi­jo de aque­llos te­mas en los que no pue­da in­ter­ve­nir.

•Dis­cu­ten en zo­nas don­de su pe­que­ño no es­té cer­ca.

•No ri­di­cu­li­zan al ni­ño cuan­do co­me­te un error.

•Pa­san tiem­po de ca­li­dad con su hi­jo.

Pa­ra for­mar per­so­nas fe­li­ces hay que ser pa­re­jas es­ta­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.